Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Menos es más, una estrategia que nuestro cerebro pasa por alto
20 mayo 2021

Menos es más, una estrategia que nuestro cerebro pasa por alto

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Se nos llena la boca proclamando que “menos es más”, pero por mucho que nos empeñemos en repetirlo como un mantra, la realidad es que la mayoría de nosotros pensamos justamente (y por defecto) lo contrario. Cuando tenemos que solucionar un problema o  un desafío, apostamos por soluciones que implican sumar elementos en lugar de eliminarlos, aunque esto último sea más eficaz. 

Así lo ha puesto de manifiesto un estudio en el que más de 1500 participantes tuvieron que plantear soluciones a una serie de problemas prácticos y cotidianos. Por ejemplo, mejorar la estabilidad de esta estructura hecha con piezas de Lego y, más concretamente, la estabilidad del tejado, sostenido por un solo pilar localizado en una esquina; con el condicionante de que cada bloque que se incorporase a la estructura tendría un coste adicional.  

>> Antes de seguir leyendo piensa cuál sería tu respuesta.

BBVA-Menos es mas-estrategia cerebro pasa por alto-Pasatiempo-2-Crédito: Adams et al/Nature 2021
Crédito: Adams et al/Nature 2021

Prácticamente el 90% de los voluntarios optaron por incorporar uno o más pilares en las restantes esquinas, en lugar, simplemente de retirar el existente y apoyar el tejado directamente sobre la base, la mejor opción desde un punto de vista ingenieril y económico.

Un proceso mental más intuitivo

A través de éste y otros experimentos similares, el estudio evidencia que nuestra mentalidad adicionadora limita y condiciona la capacidad para tomar las mejores decisiones en la vida real. Y asimismo, que el problema no es que no veamos las ventajas de la solución sustractiva una vez que nos la presentan, sino que nos cuesta mucho considerarlas a priori. Incluso cuando en las instrucciones se recoge de forma explícita esta posibilidad y hasta se incentiva —o se grava la aditiva.

Los responsables del estudio justifican esta tendencia a pensar primero en aumentar y/o adicionar, en lugar de suprimir y/o minimizar  atendiendo a varios factores. El más importante tiene que ver con cómo funciona nuestro cerebro: adicionar es un proceso mental más intuitivo y rápido; requiere menos esfuerzo y ofrece una solución y una recompensa más inmediata. 

Para acabar de entender que esta limitación nos viene de serie basta con reparar en cómo procesamos mentalmente una resta, por ejemplo 10 – 7. La resolvemos “diciendo” del 7 al 10 van 3 (es decir 7 + 3 = 10). De hecho, cuando aprendemos a restar nos ayudamos de los dedos adicionando —levantando— 3 dígitos  a la hora de realizar la cuenta. Tanto es así que incluso se ha desarrollado un matemático “método de los complementos” que permite resolver una resta a través de la suma del número complementario del sustraendo; bajo la premisa de que es más fácil sumar que restar.

Juego 1:   Elimina dos de los círculos o bolas de cada una de las siguientes ecuaciones para conseguir que sean correctas. 

Ejemplo:

  BBVA-Menos es mas-estrategia cerebro pasa por alto-Pasatiempo-3

BBVA-Menos es mas-estrategia cerebro pasa por alto-Pasatiempo-4

Restar se percibe menos imaginativo

Pero además de este factor inherente, también se apunta a otros condicionantes “externos” o “sociales” que provocan que las soluciones sustractivas estén peor consideradas y con ello el temor de perder prestigio y credibilidad al que las propone: se asume que son menos creativas;  restrictivas (que imponen limitaciones); y que conllevan una crítica hacia las soluciones ya existentes.

En otro de los experimentos del estudio se les pidió a los voluntarios que sugiriesen soluciones para mejorar el diseño de este hoyo de minigolf. 

>> Te invitamos a que tú también plantees una mejora antes de continuar leyendo.

BBVA-Menos es mas-estrategia cerebro pasa por alto-Pasatiempo-5

Como era de esperar, la mayoría de los participantes propuso soluciones aditivas, como incorporar más obstáculos y dificultades. Ello se debe a que las soluciones que implican eliminar elementos se consideraban más aburridas, menos atractivas, poco imaginativas y poco exigentes al simplificar el recorrido… (¿también reducir el número de golpes para completarlo?)

Y a lo anterior aún hay que añadir el “peso del pasado” que nos lleva a asumir que si algo está puesto ahí, debe haber un buen motivo para ello. Este factor se constató en un experimento en el que se propuso a los voluntarios mejorar distintas recetas de cocina. Los participantes se mostraron más proclives a proponer soluciones que implicaban eliminar ingredientes en las recetas menos tradicionales para incorporar ingredientes atípicos, exóticos o poco conocidos.

En contra de la sostenibilidad

La combinación de todos estos condicionantes y limitaciones se traduce en una pérdida de oportunidades a la hora de enfrentarnos a los problemas reales: desde corregir un texto o mejorar una receta de cocina, hasta construir un puente. Y, más grave aún, juega en contra de la cada vez más acuciante —para la supervivencia del planeta— sostenibilidad. Tal  como señalan expertos en marketing de la universidad de Nueva York “nuestra incapacidad para considerar que muchas situaciones se pueden mejorar eliminando en lugar de adicionando aumenta la presión sobre el medioambiente”. En efecto,  nuestra naturaleza (y nuestra sociedad) adicionadora dificulta enormemente la búsqueda de las alternativas más sostenibles, que en el actual mundo superpoblado y sobreexplotado pasan de forma inevitable por recortar y limitar. 

De hecho, atenta directamente contra el primer principio o  “r” del reciclaje: reducir. De este modo, a la hora de buscar soluciones frente a la creciente contaminación por plásticos se investigan nuevos polímeros más biodegradables y nuevos tratamientos para procesarlos antes que apostar de forma decidida por limitar su uso; del mismo modo, se persiguen nuevas fuentes de energía en lugar de rebajar el consumo energético; se introducen nuevas especies animales y vegetales como potenciales fuentes de proteínas en lugar de reducir nuestro consumo proteico; o… sobran los ejemplos.

Juego 2: Elimina algunas columnas para conseguir que en cada fila haya únicamente 1 círculo

Ejemplo:

BBVA-Menos es mas-estrategia cerebro pasa por alto-Pasatiempo-6

BBVA-Menos es mas-estrategia cerebro pasa por alto-Pasatiempo-7

 


Miguel Barral

@migbarral

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada