Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio 3 descubrimientos históricos que nos permiten luchar contra la COVID-19
31 marzo 2020

3 descubrimientos históricos que nos permiten luchar contra la COVID-19

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Edward Jenner, Louis Pasteur y Joseph Lister son los precursores de la inmunología, la teoría germinal de las enfermedades infecciosas y la asepsia, respectivamente. Vacunas, epidemiología y medidas de esterilización y desinfección son hoy herramientas fundamentales en una carrera acelerada contra la enfermedad COVID-19, una pandemia mundial, tal y como la define la OMS, que se ha extendido en pocos meses a más de 200 países, según datos de la ONU.

Ante este nuevo desafío para la salud pública de todo el planeta, la sociedad espera impaciente un nuevo momento estelar de la ciencia en el que se encuentre la clave para detener al virus SARS-CoV-2. Mientras tanto, los efectos derivados de otros grandes momentos científicos son hoy las herramientas que están hoy en primera línea de batalla en la lucha contra la COVID-19.

Edward Jenner y el nacimiento de la inmunología

El médico inglés Edward Anthony Jenner (1749​ -1823) realizó la primera vacunación de la historia en 1796. Conocido como “el padre de la inmunología”, su trabajo es uno de los descubrimientos que más vidas ha salvado a lo largo de la historia.

El concepto de vacunación no surgió de un “momento Eureka” de Jenner. La práctica de la variolización o inoculación de costras de la viruela se extendió desde China y la India hacia occidente como método de protección entre los estratos más populares de la sociedad. Su éxito era discutible y podía tener consecuencias fatales en un alto porcentaje de los casos. En paralelo, varios médicos habían notado que los ganaderos y las lecheras contraían una versión más benigna de la enfermedad, la viruela vacuna. Jenner ató cabos y eligió un primer paciente: el hijo de su jardinero. Con una práctica que no se salvó de la polémica en su momento, pero que sí aportó resultados contundentes desde el principio, Jenner inoculó la versión benigna de la enfermedad al niño y abrió así la puerta a un aliado esencial para la salud, los microorganismos atenuados que nos permiten luchar contra las enfermedades humanas.

En el momento de su descubrimiento, aunque la vacunación de la viruela se aceptó como método homologado en varios países, a Jenner le faltaban algunos conceptos fundamentales para cuadrar el círculo de las enfermedades infecciosas, pues no se había descubierto todavía la existencia de los gérmenes patógenos. La OMS declaró erradicada la viruela en 1980, una enfermedad que se calcula, solo en el siglo XX, causó unos 300 millones de muertes.

Louis Pasteur y el cerco a los microbios patógenos

El químico y bacteriólogo francés Louis Pasteur (1822 – 1895) es otro de los científicos que más vidas ha salvado con su trabajo. El desarrollo de la teoría microbiana de la enfermedad, uno de los avances sociosanitarios más importantes de la historia, sentó las bases para diseñar métodos de higiene eficaces, vacunas y los fármacos antibióticos. Entender qué eran y cómo actuaban los gérmenes patógenos permitió a Pasteur, y a otros muchos científicos de la época, crear vacunas contra enfermedades como la rabia, el tétanos o la difteria.

Retrato de Louis Pasteur. Fuente: Wikimedia

El desencadenante de todos estos avances fue el método de pasteurización que el químico francés desarrolló para evitar la contaminación de bebidas y alimentos a través de agentes patógenos. En ese proceso, Pasteur descubrió que los microorganismos que causaban el deterioro de los alimentos podían señalarse también como causantes de determinadas enfermedades infecciosas humanas y que además tenían capacidad para propagarse entre los individuos. Esos agentes patógenos eran la clave que le había faltado a Jenner.

El Instituto Pasteur sentó las bases de la vacunación moderna y de la microbiología gracias al trabajo de numerosos científicos que han participaron a lo largo de la historia en diferentes líneas de investigación. En 1983, la sede de París del Instituto Pasteur fue el laboratorio que logró aislar el VIH, virus que provoca el sida. 

Joseph Lister y la aplicación de la asepsia

Joseph Lister (1827-1912) era cirujano y había estudiado botánica y después medicina. Su padre fue uno de los precursores del uso del microscopio y quizás por una mezcla de todas estas cosas pudo entender perfectamente las investigaciones de Louis Pasteur y aplicarlas a su campo de trabajo: el hospital.

La imagen muestra el uso del pulverizador de ácido carbólico diseñado por Lister. Crédito: Wellcome images

En la época en la que Lister ejercía como médico se asumía como inevitable que los hospitales fuesen nidos de infecciones y putrefacción. El quirófano era precisamente la zona más caliente y de hecho, las infecciones en los hospitales llegaron a denominarse fiebre de sala y hospitalismo. En 1864, Lister accedió a los trabajos de Louis Pasteur, descubriendo así que el proceso de fermentación se debía a los gérmenes, los microbios invisibles al ojo humano. Entonces, creyó que el mismo razonamiento podía aplicarse a lo que ocurría con los pacientes de cirugía y sus heridas. Analizó muestras de tejidos de sus pacientes y decidió probar a interponer un escudo antiséptico entre las heridas y el entorno. Para ello, utilizó el fenol con el que bañaba las vendas de curación, y lavaba el instrumental y sus propias manos. 

Con una serie de artículos publicados en The Lancet, Lister exponía el origen bacteriano de la infección en las heridas y los métodos para luchar contra ellas. Sus teorías se implantaron, no sin resistencia y escepticismo, pero salvando millones de vidas desde entonces. Incluso hoy, la primera defensa contra muchas enfermedades infecciosas dentro y fuera de los hospitales es precisamente mantener las medidas de higiene y lavarse las manos.

Dory Gascueña para OpenMind

@dorygascu

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada