Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
8
Inicio 8 tendencias clave en un mundo pos-COVID-19
08 junio 2020

8 tendencias clave en un mundo pos-COVID-19

Tiempo estimado de lectura Tiempo 8 de lectura

La crisis del COVID-19 ha puesto de relieve la importancia de la preparación digital, gracias a la cual muchas empresas y particulares han podido adaptarse a las condiciones impuestas por la pandemia sin necesidad de interrumpir sus actividades diarias. Las infraestructuras que soportan la economía digital van a ser imprescindibles para garantizar la competitividad de las empresas y de los países en un mundo pos-COVID-19. 3

Para mucha gente, la tecnología ha sido clave para poder seguir adelante con su día a día durante el periodo de confinamiento.

La pandemia COVID-19 ha sido el catalizador de esta transformación digital y va a acelerar enormemente muchas tendencias que ya estaban en marcha antes de la pandemia. La pandemia del COVID-19 va tener consecuencias prolongadas, no sólo a nivel económico, sino también sobre nuestro día a día, y cada vez está menos claro que vaya a ser posible volver a una situación como la que disfrutábamos con anterioridad sin más. A pesar de que la enfermedad ha forzado a muchas empresas a suspender o reducir su actividad, afectando a sus cifras de negocio, también ha ayudado a acelerar el desarrollo de determinadas tecnologías emergentes. Y esto es especialmente cierto para determinadas innovaciones que permiten reducir el contacto entre humanos, automatizar procesos e incrementar la productividad en un contexto de distanciamiento social. 2

Estas son las tecnologías mejor posicionadas para experimentar un auge en un mundo pos-COVID-19:

1. Inteligencia artificial (IA)

Para 2030, los productos de IA aportarán más de 15.7 billones de dólares a la economía mundial. Procesamiento de datos avanzado, reconocimiento de voz y facial son algunos ejemplos de posibles aplicaciones que serían imposibles sin las tecnologías de inteligencia artificial. 3

El COVID-19 ha cambiado para siempre los comportamientos de los consumidores. El comercio online de productos y servicios ha experimentado un auge irreversible y cada vez son más los trabajadores que ejercen su profesión mediante conexiones remotas. En el proceso de reconfiguración empresarial y de lenta reapertura al exterior de las economías en un mundo pos-COVID-19, la inteligencia artificial está llamada a desempeñar un papel clave en la adaptación a estas nuevas tendencias. 2

Y será de especial utilidad en los segmentos la venta minorista (retail) y las cadenas de suministro. A través del aprendizaje automático y la analítica de datos avanzada, la IA ayudará a estas empresas a identificar nuevos patrones de compra y ofrecer experiencias online más personalizadas

Las herramientas IA son capaces de analizar grandes cantidades de datos para identificar patrones subyacentes, habilitando la toma computerizada de decisiones, la predicción de comportamiento humano y el reconocimiento de imágenes y de voz, entre muchas otras cosas. Los sistema de inteligencia artificial son capaces de aprender y adaptarse constantemente. Y estas capacidades serán extremadamente valiosas a medida que las empresas empiecen a afrontar y a adaptarse a la nueva normalidad cuando dejemos la pandemia definitivamente atrás. 2

La aportación de la IA a los modelos de predicción de los comportamientos de los consumidores, que se han vuelto bastante impredecibles, permitirá a las empresas organizar sus sistemas logísticos de una manera mucho más efectiva. Los asistentes automáticos aplicados a los sistemas de atención al cliente son capaces de garantizar la continuidad ininterrumpida de un servicio que el confinamiento ha convertido en imprescindible. 3

2 Computación en la nube

Afortunadamente, las empresas de servicios de computación en la nube han sido capaces de asumir la sobrecarga de trabajo que ha supuesto la pandemia y las llegada de oleadas de nuevos usuarios inexpertos. Según Microsoft, la demanda de sus servicios en la nube han experimentado un repunte de un 775% durante la crisis del COVID-19. 6

En el mundo pos-COVID-19, todo parece apuntar a que las tecnologías en la nube van a experimentar un fuerte auge en todo tipo de aplicaciones. La propagación del virus ha obligado a todo el que ha podido a trabajar desde casa y a implantar modelos de aprendizaje online, al tiempo que se ha disparado la demanda de servicios de videoconferencia y de escolarización online. Muchos proveedores de servicios en la nube han mejorado sus funciones y desplegado los recursos para dar respuesta a esta demanda. De cara al futuro, no parece probable que las empresas e instituciones académicas vayan a plantearse abandonar este tipo de modelos. Visto en creciente nivel de demanda por este tipo de tecnologías, su despliegue a través de plataformas móviles capaces de facilitar un acceso más fluido va a ser clave. Para nube, el cielo es el límite. 2

3 VR/AR

La pandemia ha disparado el número de personas que han comenzado a utilizar equipos de realidad virtual en todo tipo de aplicaciones: desde videojuegos, hasta turismo virtual, programas de entretenimiento online. En un marco de confinamiento, ha sido mucha la gente que ha optado por recurrir a plataformas sociales de realidad virtual para cubrir sus necesidades de interacción social.

El confinamiento ha disparado el uso de tecnologías de realidad virtual.

Las empresas también han estado utilizando plataformas de realidad virtual para probar diferentes modalidades de formación, reuniones, conferencias, colaboración e interacción con sus empleados. Por ejemplo, la comunidad científica global se ha organizado en torno a una plataforma de realidad virtual de diseño molecular para colaborar en proyectos de investigación orientados a encontrar un tratamiento contra el coronavirus. Ahora que tanto empresas como consumidores han podido comprobar las posibilidades de uso de la tecnología, es muy probable que asistamos a un auge de las reuniones y conferencias virtuales a medida que la nueva normalidad vaya abriéndose paso. 2

4 Redes 5G

Las redes 5G están llamadas a ser el futuro de la comunicación y la vanguardia de todo el sector móvil. El despliegue de las redes 5G que se va a llevar a cabo entre 2020 y 2030 hará posible la conectividad de distancia cero entre la gente y los dispositivos conectados. Este tipo de conectividad móvil hará posible que disfrutemos de velocidades de descarga y subida ultrarrápidas (cinco veces más que con las redes de 4G actuales) y conexiones más estables. 3

Desde hace más o menos un año, se suceden los rumores sobre la tecnología 5G en el sector y el impacto de la nueva generación de conectividad y servicios. Sin embargo, aunque la disponibilidad de la tecnología sigue siendo muy limitada, esta tecnología va a revolucionar el abanico de funcionalidades que habilitan las redes móviles y todo parece indicar que la crisis del COVID-19 va a acelerar su llegada al mercado. Mucha gente se ha visto obligada a aislarse, el incremento de la carga por actividades laborales y lectivas que han tenido que soportar las redes ha disparado la demanda de ancho de banda. Y esta situación ha puesto claramente de relieve la necesidad de disponer de sistemas de intercambio de datos y de conectividad más rápidos, con lo cual el despliegue de la tecnología 5G para garantizar el ancho de banda y la capacidad necesarias para dar cubrir las carencias de las redes actuales se ha convertido en una posibilidad más real que nunca. 2

El COVID-19 podría suponer el catalizador definitivo para el desarrollo del mercado 5G

La preocupación entre los consumidores por la posibilidad de contagiarse a través de sus dispositivos móviles (que tocan más de 2.600 veces al vida), y el miedo a la propagación de gérmenes, impulsará el desarrollo de las tecnologías de voz de cara a habilitar interfaces de voz de usuario (VUI, voice user interface) que permitan reducir el número de veces que el usuario toca cualquier superficie, incluida la de nuestros dispositivos móviles. Casi el 80 por ciento de nuestras comunicaciones son verbales, y es por eso por lo que el uso de voz seguirá incrementando y extendiéndose para abarcar otros componentes inteligentes domésticos más propensos a actuar como vectores de contagio. Cuantas más funcionalidades de control por voz vayan incorporándose a nuestras TVs, sistemas de entretenimiento, interruptores, electrodomésticos e instalaciones en nuestros hogares, menos necesidad tendremos de tocarlos.

El internet de las cosas (IoT)

El Internet de las cosas nos permitirá predecir y atajar problemas de salud y recibir incluso de que sus síntomas se manifiesten, con dosificadores inteligentes de medicinas, direcciones IP para que el doctor pueda acceder a cada parte vital de nuestro cuerpo o tenedores inteligentes capaces de decirnos si un alimento es sano o no. Aparecerán opciones totalmente personalizadas de prescripción y aplicación de tratamientos y medicinas (lo que se conoce como medicina de precisión). Según statista.com, de los alrededor de 26.000 millones de dispositivos IoT que existían en 2019 en EEUU, en 2020 se llegará a los 30.730 millones y a los 75.440 millones en 2025. En 2030, el valor de mercado se habrá disparado a los 150.000 millones de dólares, con una media de 15 dispositivos IoT por persona en los EEUU.

El IoT también va a servir de trampolín para el despegue de las tecnologías de “edge computing”, o computación perimetral, que permitirán ahorrar ancho de banda y disfrutar de servicios de baja latencia al aproximar los centros de almacenamiento y procesamiento de datos a los nodos de acción. En materia de experiencia de usuario, el IoT también va a suponer un gran paso adelante, abriendo un nuevo campo de posibilidades. La situación provocada por la pandemia, que ha obligado a tanta gente a confinarse en sus hogares, puede servir como detonante para su desarrollo. Algunos dispositivos IoT, gracias a su capacidad para mejorar la calidad de vida y el día a día de sus usuarios, podrían convertirse en artículos con un gran éxito. Así, gracias al IoT, los dispositivos de telemedicina con capacidad para controlar los indicadores de salud de sus usuarios, podrían ver su popularidad dispararse.

Ciberseguridad

La ciberseguridad se ha convertido en un aspecto prioritario para muchas organizaciones, sobre toda aquellas cuyos procesos de negocio dependen en gran medida de la gestión de datos. La aprobación del Reglamento General de Protección de Datos de la UE (RGPD) y la firma de la Ley de Protección al Consumidor de California (CCPA por sus siglas en inglés), ha puesto la privacidad y la protección de datos en el candelero.

El confinamiento del COVID19 ha expuesto los datos de los millones de personas que se han visto obligadas a trabajar en remoto a situaciones de vulnerabilidad derivadas de la falta o incorrecta adopción de medidas de seguridad. Ante esta situación, la implantación de prácticas de ciberseguridad se ha convertido en un reto aún más perentorio. Los cibercriminales han tratado de aprovechar el ambiente de miedo generado por el virus, para propagar sus propios virus, valiéndose de todo su arsenal de estrategias, desde de dominios COVID-19 falsos o campañas de buzoneo de correos electrónicos fraudulentos (phishing) prometiendo kits de protección contra el virus, hasta material informativo sobre la cancelación de los juegos olímpicos de verano. Además, durante toda esta crisis se ha producido un repunte en los ataques via ransomware (un tipo de software malicioso que bloquea los equipos de sus víctimas hasta que éstas efectúan el pago de un rescate), e incluso de los accesos no autorizados mediante técnicas de hacking a centros de datos para sustraer información sobre una posible vacuna contra el COVID-19. 3

Tecnología blockchain

La crisis del COVID-19 ha puesto de manifiesto las carencias generalizadas en materia de conectividad y de posibilidades de intercambio de las cadenas actuales de suministro globales. En el futuro, su fortaleza dependerá de nuestra capacidad para desarrollar redes conectadas, transparentes e interoperables. Cualquier duda que pudiera existir aún sobre las plataformas blockchain y su capacidad para incrementar la transparencia en negocios que dependen de la integración fluida de redes dispares debería haber quedado disipada para siempre por los retos que ha planteado el COVID-19. Deberíamos considerar esta crisis sanitaria como una curva de aprendizaje clave que nos ha mostrado cómo desarrollar redes conectadas interoperables. Blockchain está sirviendo de apoyo en multitud de iniciativas en todo el mundo para combatir el virus. A continuación exponemos algunos ejemplos 4:

1. Seguimiento de brotes de enfermedades infecciosas

Blockchain puede utilizarse para monitorizar datos de vigilancia de la salud pública, especialmente en el caso de brotes de enfermedades infecciosas como COVID-19. La mayor transparencia que permite blockchain, permite ofrecer respuestas informativas más eficientes y precisas. Blockchain puede contribuir a acelerar el desarrollo de tratamientos, puesto que permite procesar datos más rápidamente, para, por ejemplo, detectar síntomas antes de que una enfermedad se propague hasta llegar al nivel de epidemia.  Además, esta tecnología podría facilitar la labor de las agencias gubernamentales en multitud de tareas de seguimiento, como, por ejemplo,  en la monitorización de actividad viral o seguimiento de pacientes o casos sospechosos. 5

2. Seguimiento y control de donaciones

Gracias a la tecnología blockchain, los donantes podrían informarse del nivel de ayuda urgente de las diferentes áreas, y monitorizar el recorrido de sus donaciones, asegurándose de que éstas llegan a sus destinatarios finales. Por su naturaleza transparente, gracias a blockchain, el público general podría entender mucho mejor cómo y en qué se han utilizado sus donaciones. 5

3. Gestión de crisis

Blockchain también puede contribuir a mejorar en diferentes tareas de gestión de crisis. Así, mediante la adaptación de conceptos de los smart contracts (contratos inteligentes) podría facilitar a organizaciones globales como la Organización Mundial de la Salud la posibilidad de emitir inmediatamente alertas sanitarias para la población. Y no sólo eso, sino que gracias a blockchain, podría informar a los gobiernos de las recomendaciones para contener el virus. Podría ofrecer una plataforma más segura donde todas las autoridades involucradas, médicos, profesionales, medios de comunicación y organizaciones sanitarias podrían intercambiar información actualizada y evitar su degradación en un entorno blindado frente a la censura. 5

4. Aseguramiento de las cadenas de suministro de productos médicos

Blockchain ya ha probado su eficacia como herramienta de gran potencial en la gestión de cadenas de suministro en distintos sectores, y por ello podría ofrecer grandes ventajas en el seguimiento y control de las cadenas de suministro de productos sanitarios. Las plataformas soportadas por tecnología blockchain permitirían controlar, revisar, registrar y efectuar un seguimiento de la demanda, existencias y la logística de los materiales de prevención contra epidemias. En las cadenas de suministro están intervienen multitud de intermediarios, por lo cual la inmutabilidad de los procesos de registro y verificación de blockchain aportaría aún mucho más valor. 5

Referencias

1 https://www.weforum.org/agenda/2020/04/10-technology-trends-coronavirus-covid19-pandemic-robotics-telehealth/

https://clearbridgemobile.com/five-emerging-mobile-trends-in-a-post-covid-19-world/

https://www.sharpminds.com/news-entry/the-future-of-it-covid-19-reality-5-technology-trends/

https://www.weforum.org/agenda/2020/05/why-covid-19-makes-a-compelling-case-for-wider-integration-of-blockchain/

https://medium.com/datadriveninvestor/blockchain-technology-and-covid-19-c504fdc775ba

6 https://www.zdnet.com/article/microsoft-cloud-services-demand-up-775-percent-prioritization-rules-in-place-due-to-covid-19/

Ahmed Banafa

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada