Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
6
Inicio Libra: ¿qué es y cómo funciona?
06 agosto 2019

Libra: ¿qué es y cómo funciona?

Tiempo estimado de lectura Tiempo 6 de lectura

Un detalle significativo de Libra, la criptomoneda de Facebook anunciada el 18 de junio, es que conjuga en su denominación tres ideas que definen claramente la filosofía del proyecto: por un lado, “libra” era la unidad de medida del sistema de pesos romano; por otro, en el zodiaco, Libra es el signo que simboliza la idea de justicia; finalmente, en francés, Libra significa libertad. Libra, en esencia, nace de la combinación y culminación de estos tres conceptos, con una clara vocación de convertirse en una criptomoneda global, para todos. El proyecto Libra aspira a crear una moneda que permita a miles de millones de personas efectuar transacciones financieras de una manera simple, segura, económica y fluida.[2]

Pero en realidad, Facebook está a punto de lanzar dos criptomonedas, no sólo Libra.

El 18 de junio, en el marco del anuncio de su ambicioso plan de crear una criptomoneda global respaldada por una cesta de monedas fiduciarias, (una moneda fiduciaria, o fiat, es una moneda emitida por un gobierno, como el dólar), Facebook también anunció la emisión de un “token de inversión en Libra”. A diferencia de Libra, una moneda que estará a disposición del público en general, según Facebook, los token de inversión representan un valor (security). Como tal, estos token se comercializarán entre un público más restringido, compuesto, por un lado,  por los miembros corporativos fundadores del consorcio de gobierno del proyecto- la Libra Association – y, por otro, por inversores acreditados.

Y mientras que Libra estará respaldada por una cesta de monedas fiduciarias y valores emitidos por gobiernos, los intereses devengados por esa cesta serán distribuidos entre los tenedores de los tokens de inversión. Cada una de las 28 compañías que Facebook ha reclutado para ejecutar los nodos de validación como miembros fundadores del consorcio ha invertido al menos 10 millones de dólares para disfrutar de este privilegio. La recompensa financiera que han recibido estas empresas son los token de inversión.

“Dado que los activos en la reserva son de bajo riesgo y bajo rendimiento, la rentabilidad para los inversores tempranos sólo se materializará si la red se consolida y la reserva aumenta sustancialmente su tamaño”, explicaba Facebook en uno de los documentos complementarios del esperado Libro Blanco de Libra. Además, los tokens otorgarán a sus titulares un grado de influencia proporcional en la gobernanza de Libra. La compra de tokens no comporta la obligación de gestionar nodos para los inversores. Sin embargo, para tener derecho a voto, sí que deberán ejercer ese papel.[12]

Para triunfar entre el público general, una nueva tendencia, idea o concepto debe superar tres obstáculos: El tecnológico, el empresarial y el social (Gobierno y Clientes) que trataremos en esta serie de tres artículos.

Y Libra no es una excepción a estar regla. El objetivo de Facebook es que sea tan fácil enviar dinero a cualquier parte del mundo como enviar un mensaje de texto. Y quiere hacerlo ofreciendo un servicio más económico y más accesible, casi instantáneo.[2]

En el Libro Blanco de Libra, que Facebook ha publicado explicando los detalles del proyecto, la empresa indica que, al contrario que Bitcoin, la intención de su criptomoneda no es reemplazar el sistema financiero actual, si no ofrecer un método de pago digital a segmentos de la población desatendidos, que actualmente encuentran grandes dificultades a la hora de acceder a las instituciones financieras tradicionales. En el mundo hay casi dos mil millones de adultos “en situación de exclusión financiera, sin acceso a un banco tradicional, a pesar de que mil millones de ellos disponen de un teléfono móvil y casi 500 millones de acceso a Internet”, explica la empresa en su documento. Libra quiere ocupar este espacio.

Pero, ¿cómo funcionará Libra?

La gestión de Libra se encomendará a una organización sin ánimo de lucro con sede en Suiza. Actualmente cuenta con el respaldo de Facebook y su lista de miembros fundadores incluye a más de dos docenas de empresas del calibre de Ebay, Uber, Lyft, Spotify, Visa, Mastercard, PayPal, Coinbase y el fondo de capital de riesgo Andreessen Horowitz. A diferencia de las criptomonedas al uso, Libra estará respaldada por una reserva de activos “reales” con aval gubernamental a través de sus bancos centrales, lo cual garantizará su estabilidad.

BBVA-OpenMind-Banafa-Libra-1

 

Según Facebook, los usuarios de Facebook Messenger y WhatsApp podrán utilizar sus su monedas locales para comprar Libra. La moneda se almacenará en una cartera digital, Calibra, y podrá utilizarse para adquirir productos y servicios de cualquier comercio adherido al programa, como si de una moneda de uso común se tratara.

Para retirar fondos, los usuarios podrán convertir su moneda digital en moneda de curso legal. El canje estará sujeto a un tipo de cambio y el proceso será muy similar al que se sigue cuando se cambian dólares por euros para pasar unas vacaciones en europa, por ejemplo. En cuanto a la seguridad, los datos correspondientes a los pagos de Libra no estarán vinculados a los que Facebook obtiene de sus usuarios y no serán usados con fines publicitarios.

Libra no estará disponible hasta la primera mitad de 2020, por lo que a día de hoy no es posible comprar la moneda. A partir de su lanzamiento, los consumidores dispondrán de diferentes canales para adquirir la moneda, no estando obligados a hacerlo a través de Facebook.

Las comisiones por operación serán, probablemente, más bajas que las que ofrecen las entidades financieras tradicionales por operaciones similares, lo cual redundará en beneficio principalmente de las tiendas adheridas al programa Libra, pero también a cualquier usuario particular que, por ejemplo, necesite efectuar una transferencia internacional para enviar fondos a sus familiares, un servicio que, en la actualidad, está sujeto a tarifas bastante elevadas.

¿En qué difiere de una tarjeta de crédito?

Uno de los objetivos de Libra es dar servicio a personas en situación de exclusión financiera, sin acceso a herramientas bancarias y financieras tradicionales. Actualmente, las criptomonedas se pueden usar como una tarjeta de crédito para comprar productos en tiendas online. En teoría, Libra va más allá de eso. Sus usuarios podrán comprar la moneda para utilizarla en establecimientos físicos.

“Si tienes un saldo de, digamos, 100 dólares, podrás ir a una tienda de toda la vida y utilizar tu teléfono para pagar una compra de, por ejemplo 10 dólares. Este importe se descontará del saldo del usuario y se transferirá al comercio”. En este sentido, Calibra funciona de manera similar a una red de pago como PayPal, salvo por que los pagos se realizan en Libra, en lugar de en monedas fiduciarias, como el dólar estadounidense.

Libra será una moneda digital estable, que estará totalmente respaldada por activos reales depositados en la reserva de Libra. Las llamadas ‘stablecoins’ son criptodivisas que tienen un valor estable, generalmente vinculadas a una moneda del mundo real (como el dólar estadounidense) o un bien (como el oro) estable por naturaleza.

La reserva de Libra está constituida por fondos provenientes tanto de los Tokens de Inversión en poder de los Inversores, como de las cantidades que canjeen los usuarios de Libra. Esto significa que se podrá invertir en el proyecto a través de un token de inversión que podría devengar dividendos a futuro o utilizar moneda local para adquirir Libras.

En esencia, sólo se emitirán Libra en tanto y en cuanto se efectúen los usuarios compren Libra por parte de usuarios o se produzcan nuevas aportaciones de fondos a través de los Tokens. La reserva de Libra se invertirá en activos de bajo riesgo que devengarán intereses a lo largo del tiempo, intereses que irán destinados a financiar el coste operativo del sistema y las comisiones de transacción, así como a pagar dividendos a los titulares de Tokens de inversor que ayudaron a impulsar el ecosistema. Por lo tanto, la estabilidad de Libra estará respaldada por una cesta global de monedas fiduciarias y activos de bajo riesgo; del mismo modo, los usuarios podrán convertir sus saldos en Libra a su moneda local en cualquier momento. Este cambio estará sujeto a un tipo de cambio vigente en cada momento.

Facebook cederá el control sobre Libra a Libra Association, una organización sin ánimo de lucro con sede en Ginebra, entre cuya larga lista de miembros fundadores se cuentan empresas como Paypal, Mastercard, Stripe, Visa, eBay, Lyft, Spotify, Uber y Coinbase . Actualmente, la Asociación cuenta con 28 miembros, cada uno de los cuales ha invertido 10 millones de dólares en el desarrollo de Libra.La fundación Libra tiene como objetivo llegar a los 100 socios con un fondo de reserva de 1.000 millones de dólares, que se destinará a garantizar la estabilidad de la cotización de Libra. A cada miembro se le otorgará un voto único para el gobierno de Libra, y cada entidad actuará como un nodo en la red de Libra.

La Asociación también promocionará la tecnología de código abierto de Libra a través de su plataforma para desarrolladores, que utiliza su propio lenguaje de programación. Considerando el alcance conjunto de las todas redes de los miembros de la asociación, no cuesta imaginar que el tamaño de la base potencial de usuarios de Libra será descomunal, de una escala prácticamente inalcanzable para ninguno de los proyectos de criptomonedas que hemos visto hasta ahora.

Puedes leer la segunda parte de este artículo, donde examinaremos cómo la tecnología y los negocios filtraron a Libra como tecnología y como negocio, aquí.

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada