Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
5
Inicio Internet de las cosas: ¿cuál es el siguiente paso?
29 diciembre 2015

Internet de las cosas: ¿cuál es el siguiente paso?

Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura

Internet de las cosas (IC) es una de las tendencias más apasionantes de la reciente historia de la tecnología hasta la fecha. A medida que la conectividad, el almacenamiento y la informática se hacen más universales, estamos asistiendo a una proliferación de soluciones de IC, desde la atención sanitaria a la seguridad pública, todas las cuales apuntan a una conclusión: IC ha llegado para quedarse. Como ocurre con otras tendencias en la tecnología, se empieza a necesitar una nueva generación de plataformas, normas, reglamentos y protocolos, por citar algunos.

Créditos: SRI Consulting Business Intelligence

 

Gartner define el Internet de las cosas como la red de objetos físicos que contienen tecnología integrada (como sensores inteligentes) y que pueden comunicarse, detectar o interactuar con sistemas internos o externos. Esto puede generar volúmenes de datos en tiempo real que pueden utilizar las empresas y organizaciones para una variedad de aplicaciones, como aparatos y electrodomésticos inteligentes o la monitorización del rendimiento de equipos. El Internet de las cosas (IC) se está haciendo tan ubicuo que ABI Research pronostica que en 2020 habrá en todo el mundo más de 30.000 millones de sensores y dispositivos conectados mediante IP.

La rápida evolución del mercado de IC ha provocado un aumento extraordinario del número y la variedad de soluciones de IC. Asimismo, se están destinando grandes cantidades de financiación a startups de IC. Por consiguiente, el sector se ha centrado en la fabricación y producción de los tipos adecuados de hardware para hacer posibles esas soluciones. En ese modelo, la mayoría de los proveedores de soluciones de IC han desarrollado todos los componentes de la pila, desde dispositivos de hardware hasta servicios en la nube o las propias soluciones (como se indica en el siguiente diagrama). Como consecuencia, existe una falta de uniformidad y de normas en los servicios en la nube utilizados por las diferentes soluciones de IC.

BBVA-OpenMind-Ahmed-Banafa-IOT-what-is-next-2
A medida que evoluciona el sector, cobra mayor importancia la necesidad de modelos estándar para realizar tareas de servidor habituales de IC, como el procesamiento, el almacenamiento o las actualizaciones de firmware. En ese nuevo modelo es muy probable que diferentes soluciones de IC funcionen con servicios de servidor habituales, lo que garantizará niveles de interoperabilidad, portabilidad y capacidad de gestión que resulta casi imposible conseguir con la actual generación de soluciones de IC.

Obstáculos a los que se enfrenta internet de las cosas (IC)

Mientras que la generación inicial de soluciones de IC se han centrado en marcos que permitan la comunicación con sensores inteligentes, está a punto de surgir la nueva generación de plataformas que harán posibles las capacidades de servidor de las soluciones de IC. Pero su adopción se enfrenta a numerosos obstáculos, como la falta de plataformas diferenciadas, requisitos regulatorios obsoletos, modelos de negocio poco claros y, lo que es más importante, el hecho de que las empresas y los consumidores todavía no hayan identificado aplicaciones determinantes.

Los retos se pueden dividir en 4 categorías, a saber, plataforma, conectividad, modelo de negocio y aplicaciones determinantes:

  • Plataforma: esta categoría incluye la forma y el diseño de los productos (interfaz de usuario y experiencia del usuario), herramientas de análisis empleadas para encargarse de manera segura de la transmisión de enormes volúmenes de datos procedentes de todos los productos, y la escalabilidad, que significa la adopción generalizada de protocolos como IPv6 en todos los mercados verticales y horizontales.
  • Conectividad: esta categoría incluye todos los elementos del día a día de los consumidores que utilizan dispositivos portátiles de tipo wearable, así como coches inteligentes, hogares inteligentes y, a más alto nivel, ciudades inteligentes. Desde el punto de vista empresarial tenemos una conectividad que utiliza el ICI (Internet de las cosas industrial), en el que las comunicaciones máquina a máquina dominan el panorama.
  • Modelo de negocio: el resultado final es una verdadera motivación para empezar a invertir en, y llevar, cualquier negocio. Sin modelos de negocio sólidos para el IC tendremos otra burbuja: este modelo debe cumplir todos los requisitos de todos los tipos de comercio electrónico, tanto de los mercados verticales y horizontales, como de los mercados de consumo. Esta categoría siempre es víctima del escrutinio regulador y jurídico. En una reciente investigación, Goldman Sachs definió el panorama del IC y destacó algunos mercados verticales que podrían verse afectados por él. Muchos de ellos son víctimas de regulaciones excesivamente estrictas que pueden afectar a la disrupción.
  • Aplicaciones determinantes: cualquier aplicación determinante debe realizar tres funciones: controlar “cosas”, recoger “datos” y analizar “datos”.

El futuro del IC

BBVA-OpenMind-Ahmed-Banafa-IOT-what-is-next
6ª encuesta anual de coeficiente intelectual digital de PwC

El Internet de las cosas (IC) está transformando los objetos cotidianos que nos rodean en un ecosistema de información que enriquecerá nuestras vidas. Desde frigoríficos a plazas de aparcamiento, pasando por los hogares, el IC está trasladando cada vez más cosas al mundo digital cada día, lo que probablemente convertirá el IC en un sector multibillonario en el futuro próximo. Aunque representa la convergencia de los avances en miniaturización, conectividad inalámbrica, mayor capacidad de almacenamiento y baterías, por ejemplo, el IC no sería posible sin los sensores. Los sensores detectan y miden cambios de posición, temperatura, iluminación, etc. y son necesarios para convertir miles de millones de objetos en “cosas” que generen datos y que puedan proporcionar información sobre su estado y, en algunos casos, interactuar con su entorno. Puesto que los sensores fundamentalmente hacen posible el IC, las inversiones en sensores son uno de los primeros indicadores del avance del IC. Y según la 6ª encuesta anual de coeficiente intelectual digital de PwC realizada entre casi 1.500 directivos tecnológicos y de empresas, el movimiento del IC está en marcha. Tal vez algún día veamos cómo se ofrece una tecnología de “IC como servicio” y se utiliza de la misma manera que otras tecnologías “como servicio”.

Este texto está publicado en el perfil de LinkedIn de Ahmed Banfa

Ahmed Banafa

Faculty | Autor| Conferenciante| IoT Expert

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada