Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
9
Inicio Diez tendencias del Internet de las Cosas en 2020
16 diciembre 2019

Diez tendencias del Internet de las Cosas en 2020

Tiempo estimado de lectura Tiempo 9 de lectura

El Internet de las Cosas (IoT, Internet of Things) está configurando el mundo industrial y de los consumidores. Las tecnologías inteligentes siguen permeando todas las capas de los sectores empresarial y de consumo, desde los comercios hasta la salud, pasando por las finanzas o la logística,  y cada oportunidad perdida que aprovecha estratégicamente un competidor se convierte prácticamente en un error a largo plazo para aquellas empresas que no innovan [3]. 2020 va a ser un año clave para los 4 componentes del modelo del IoT: Sensores, Redes (Comunicaciones), Analítica (la nube) y Aplicaciones.

Algunos estudios cifran el impacto de los avances en tecnologías IoT en unos 344.000 millones de dólares adicionales en términos de ingresos y de unos 177.000 millones de dólares en ahorros en costes. El IoT y los dispositivos inteligentes ya están ayudando a mejorar las métricas de rendimiento de las principales fábricas ubicadas en suelo estadounidense. Están en manos de los empleados, facilitando tareas de gestión rutinaria y disparando las tasas de productividad en torno a un 40 y un 60% [1].

Las siguientes 10 tendencias exploran el impacto de muchas tecnologías sobre el IoT y arrojan luz sobre el futuro del IoT.

Tendencia 1: Crecimiento en datos y dispositivos con más interacción humano-dispositivo.

A finales de 2019 existirán cerca de 3600 millones de dispositivos conectados activamente a internet y utilizados en tareas cotidianas. La llegada del 5G contribuirá a abrir la puerta a muchos más dispositivos y a un volumen de tráfico de datos infinitamente mayor. Además, el creciente ritmo de adopción de dispositivos de computación periférica (edge computing) va a permitir a las empresas procesar datos de una manera mucho más veloz y cercana a los puntos de acción [1].

Tendencia 2: La inteligencia artificial, clave en el IoT (de nuevo)

Para sacar el máximo provecho de los datos, o para siquiera entender a un nivel básico cómo funcionan las infraestructuras modernas, es imprescindible la asistencia de sistemas informáticos con capacidades de inteligencia artificial. Los grandes proveedores de servicios en la nube, como Amazon, Microsoft y Google, apostarán cada vez el desarrollo de sus capacidades de inteligencia artificial como herramienta competitiva. Cada vez existen más startups tratando de ampliar su cuota de mercado a través de algoritmos de inteligencia artificial capaces de aprovechar las posibilidades que ofrecen las tecnologías de machine learning y deep learning para aprovechar mejor el creciente volumen de datos al que tienen acceso [2].

BBVA-OpenMind-Ahmed Banafa-Ten Trends of IoT in 2020-Data-AI will help IoT data analysis in the following areas:
La inteligencia artificial contribuirá al análisis de datos del IoT.

La inteligencia artificial es el ingrediente fundamental para digerir esta ingente cantidad de datos disponible hoy en día y permitir a las empresas extraer todo el valor que atesoran. La inteligencia artificial contribuirá al análisis de datos del IoT en las siguientes áreas: preparación de datos, descubrimiento de datos, visualización de datos, precisión de series temporales de datos, analíticas predictivas y avanzadas, ubicación geoespacial en tiempo real (datos logísticos) [1].

Tendencia 3: VUI: Las interfaces de usuario por voz (Voice User Interface) serán una realidad

Los gigantes del sector compiten por asegurarse una posición dominante en el incipiente mercado del IoT. Los asistentes digitales, como HomePod, Alexa, Siri y Google Assistant, son las plataformas tecnológicas sobre las que se desarrollará la siguiente hornada de dispositivos inteligentes y estas empresas pugnan por hacerse un hueco en el día a día de los consumidores, que les permitirán seguir incorporando dispositivos a sus vidas de una manera cómoda y sencilla.

BBVA-OpenMind-Ahmed Banafa-Ten Trends of IoT in 2020-Alexa
El uso de la voz para configurar dispositivos, modificar nuestras preferencias, ejecutar comandos y recibir resultados se convertirá en la norma.

La voz representa el 80% de nuestras comunicaciones diarias. Como en las películas de ciencia ficción, hablar con robots es la manera más normal de comunicarse con ellos. El uso de la voz para configurar dispositivos, modificar nuestras preferencias, ejecutar comandos y recibir resultados se convertirá en la norma, no sólo en los hogares y fábricas inteligentes, sino en las aplicaciones que incorporen nuestros automóviles y wearables.

Tendencia 4: Más inversiones en IoT

Atraídos por el indiscutible impacto del IoT, los inversores de capital riesgo siguen dejándose seducir por proyectos innovadores de hardware, software y servicios. El gasto en IoT está previsto que alcance los 1,4 billones de dólares en 2021.

El IoT es uno de los pocos mercados que resulta igual de atractivo tanto para fondos de capital riesgo tradicionales como para otros de más reciente creación. A medida de que los dispositivos inteligentes se vayan haciendo un hueco en nuestras vidas y deleguemos en ellos más y más tareas, seguirá incrementando el atractivo de las startups del IoT como destino de inversión.  Los clientes seguirán depositando grandes expectativas en las siguientes innovaciones en IoT – como espejos inteligentes capaces de analizar nuestra cara, detectar si estamos enfermos y llamar al doctor, un cajero inteligente con cámaras inteligentes de seguridad, tenedores inteligentes capaces de decirte qué comer y cómo comerlo, camas inteligentes que apagan las luces cuando detecta que sus ocupantes se han quedado dormidos [1].

Tendencia 5: Finalmente, la expansión real del IoT Pequeño

La conectividad y la capacidad de procesamiento son claves en el Internet de las Cosas. Su obra cumbre serán las ciudades inteligentes, a pesar de que su desarrollo parece estar atravesando una etapa de estancamiento. Sensores inteligentes registrarán toda la actividad que se produzca a pie de calle en un determinado barrio: desde rutas transitadas por peatones, al uso de los coches compartidos, y la selección de temperaturas 24 horas al día, siete días a la semana, para crear un entorno cómodo, seguro y limpio para quienes vivan en ellas. En cuanto se perfeccione el modelo, podría utilizarse como plantilla para desarrollar otros barrios inteligentes, y, en última instancia, de ciudades inteligentes [1].

La tecnología 5G permitirá que todos los electrodomésticos de una smart home funcionen de manera automática. Crédito: Maxpixel-tendencias del Internet de las Cosas en 2020
La tecnología 5G permitirá que todos los electrodomésticos de una casa inteligente funcionen automáticamente. Crédito: Maxpixel

Los beneficios potenciales para las ciudades, sin embargo, convierten el Internet de las Cosas en una tecnología realmente interesante. Ciudades de todos los tamaños están investigando cómo incrementar los niveles de eficiencia y seguridad aprovechando estas nuevas tecnologías a medida que van desplegando las infraestructuras necesarias para soportarla. Uno de los motores de este cambio será el transporte: se ha demostrado que la incorporación de capacidades de conectividad, inteligencia y automatización a las carreteras incrementa de manera notable su eficiencia y la experiencia de sus usuarios. Un factor llamado a ser clave en el desarrollo de las ciudades inteligentes será el 5G, que permitirá la transmisión casi instantánea de los flujos analíticos de datos. El despliegue del 5G marcará el pistoletazo de salida para el desarrollo de aplicaciones capaces de aprovechar la multitud de oportunidades de mercado que abrirá [2].

En el sector automovilístico, la llegada del Internet de las Cosas también va a suponer una verdadera revolución, que se traducirá en la progresiva incorporación de los vehículos autónomos al paisaje urbano. Hoy en día muchos modelos ya traen aplicaciones conectadas capaces de diagnosticar el estado de los coches. Y esto es posible gracias a las tecnologías IoT implantada en los vehículos conectados.

Pero esta capacidad de diagnóstico no van a ser el único avance IoT que va generalizarse a lo largo del año entrante. Aplicaciones conectadas, búsquedas por voz e información actualizada del estado del tráfico serán otros avances que van a cambiar nuestra manera de conducir [1].

Tendencia 6: El auge del IoT industrial y tecnologías de gemelos digitales

De toda la amalgama de tecnologías que están impulsando la nueva revolución tecno-industrial, el IoT está ayudando a dar un salto cualitativo en los niveles de eficiencia, seguridad y rentabilidad de los procesos de fabricación. El IoT industrial ofrece niveles superiores de eficiencia y productividad a través de la integración de datos y análisis de una manera que es imposible sin procesos de fabricación interconectados.

Otra tecnología que está en pleno auge es la de los “gemelos digitales”, que permite a las organizaciones simular de una manera fiable cómo interactúan sus dispositivos IoT en los procesos productivos. y acceder a información sobre el funcionamiento del ciclo de vida de sus máquinas. De esta manera pueden anticiparse a los cambios antes de que sean inminentes. Según una encuesta de Gartner, el 48% de los fabricantes que han adoptado tecnologías inteligentes han trazado planes para utilizar el concepto del gemelo digital [3].

Tendencia 7: Avances en computación periférica (Edge Computing)

La computación periférica, o edge computing, es una tecnología que distribuye la carga de procesamiento a los últimos nodos de una red digital (sensores en el caso de la ioT). El uso de tipo de computación plantea ventajas muy atractivas para los proveedores de soluciones IoT. Así por ejemplo, permiten minimizar la latencia y preservar el ancho de banda de las redes, operar de manera fiable acelerando la toma de decisiones, capturar y proteger un gran número y tipos de datos, y transferir los datos al lugar más adecuado para su procesamiento, con un mejor análisis de datos locales[1]. Las tecnologías de edge computing llevan varios años en auge, pero el alcance de la tecnología IoT está acelerando su proceso de despegue. En cuanto a los factores que están impulsando este cambio, destacan dos:

  • La caída de los precios de unos dispositivos periféricos con cada vez mayor capacidad de procesamiento.
  • La creciente carga de trabajo que soportan las infraestructuras centralizadas.

La tecnología de computación periférica también hace mucho más factible la llegada de la inteligencia artificial a los dispositivos, dado que permite a las empresas aprovechar sus series de datos en tiempo real en lugar de tener que trabajar con terabytes de datos en los repositorios centrales en la nube en tiempo real. En los próximos años, o incluso décadas, es posible que la tecnología evolucione hasta encontrar un punto de equilibrio entre la nube y dispositivos periféricos distribuidos más potentes [2].

Los fabricantes de software están desarrollando infraestructuras específicas, más robustas y seguras, y los proveedores de soluciones de seguridad comenzarán a incorporar soluciones de seguridad para componentes periféricos a su oferta actual de servicios para prevenir las pérdidas de datos, ofrecer diagnósticos de salud de red y protección frente amenazas, incluidos control de usuarios con privilegios y permisos de aplicaciones para ayudar en la adopción de este tipo de tecnologías en las empresas [1].

Tendencia 8: Incremento de la seguridad mediante blockchain

A medida que comiencen a surgir nuevas amenazas, la seguridad se convertirá en un aspecto absolutamente prioritario en el mercado tecnológico del IoT. La complejidad de las amenazas se deriva de la naturaleza heterogénea y distribuida de la tecnología. Ya hay más de 26.000 millones de dispositivos conectados a internet. Los accesos no autorizados a los dispositivos y redes del Internet de las Cosas serán mucho más frecuentes en 2020 y serán los operadores de red quienes tendrán que comenzar a pararles los pies a los intrusos [4].

La arquitectura actual centralizada del Internet de las Cosas es uno de las principales causas de la vulnerabilidad de las redes IoT. Con miles de millones de dispositivos conectados, y con millones más pendientes de llegar, el IoT es un blanco perfecto para la ciberdelincuencia. Y por ello la seguridad va convertirse en un factor cada vez más relevante.

tendencias del Internet de las Cosas en 2020
Mediante el uso de Blockchain, es posible mantener la transparencia y la seguridad de los datos de una transacción. Imagen: pixabay

Blockchain ofrece nuevas esperanzas para la seguridad del IoT, por diferentes motivos. En primer lugar, se trata de una tecnología pública. Todos los que participan en la red de nodos de la red de blockchain pueden ver y validar todos los bloques y transacciones almacenados en ella. Además, también permite a los usuarios controlar sus transacciones mediante claves. En segundo lugar, la red de blockchain está descentralizada, de manera que no existe una única autoridad que pueda aprobar las transacciones eliminando la debilidad del Single Point of Failure (SPOF, o punto único de fallo). En tercer lugar, quizás el aspecto más importante: se trata de una tecnología segura, la base de datos sólo puede ampliarse, no se pueden cambiar registros anteriores.

En los próximos años, los fabricantes van a reconocer las ventajas de incorporar tecnología de registros distribuidos en sus dispositivos, y de certificar sus dispositivos como “Blockchain Certified” [1].

Tendencia 9: Más consideraciones sociales, legales y éticas

Los dispositivos IoT son producto de una nueva tecnología que no está sujeta a ningún tipo de reglamento. El IoT de las cosas va a tener que hacer frente a las nuevas disyuntivas sociales y legales que se van a plantear en un futuro próximo. Un aspecto que va a requerir atención especial es el relacionado con los datos que estos dispositivos registran, que en breve podrían verse amparados bajo el paraguas de la Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). En cuanto a la gestión de datos personales y privacidad, el RGPD extiende su alcance más allá de los confines de la Unión Europea. Cualquier empresa que aspire a operar en el mercado europeo está obligada a observar las directrices establecidas en las 88 páginas de extensión del documento. Las consideraciones de seguridad son clave desde un punto de vista del ordenamiento legal de los datos personales. Los equipos de desarrollo pueden garantizar el nivel requerido de seguridad y cumplimiento a diferentes niveles, incluido el cifrado de datos, el consentimiento activo y distintos médicos de verificación así como otros mecanismos. Su objetivo será el de asegurarse de que el registro de datos se lleva a cabo de manera legal, garantizando que sólo se procesan y almacenan en tanto y en cuanto sea necesario para el funcionamiento del producto de software [3].

Tendencia 10: La estandarización, un problema que persiste

La estandarización es uno de los principales escollos a los que se va a enfrentar el Internet de las Cosas – Sobre todo ahora que los gigantes del sector están inmersos en una batalla por asegurarse una posición dominante en este incipiente mercado. Esta competencia está causando su fragmentación. Una posible solución es limitar el número de suministradores dominantes en el mercado, de manera que los clientes puedan elegir uno y asegurarse de que todos los dispositivos conectado que adquieran con posterioridad sean compatibles con el mismo, de manera análoga a lo que sucede en el caso de los sistemas operativos, con Windows, Mac y Linux y sin estándares transversales entre las plataformas.

BBVA-OpenMind-Ahmed Banafa-Ten Trends of IoT in 2020-Standarizarionwe need to deal with all three categories in the standardization process: Platform, Connectivity, and Applications
Necesitamos ocuparnos de las tres categorías en el proceso de estandarización: Plataforma, Conectividad y Aplicaciones.

Para entender la problemática que plantea la estandarización, hay que tener en cuenta las tres categorías del proceso de estandarización: Plataforma, conectividad y aplicaciones. En el caso de la plataforma, se trata de la experiencia e interfaz de usuarios y herramientas analíticas, mientras que la conectividad hace referencia a los puntos de contacto del cliente con los dispositivos. Por último, las aplicaciones son el software  que controla, recopila y analiza los datos. Estas tres categorías están interrelacionadas y son todas imprescindibles. Si falla una, falla el modelo en su conjunto, lo cual conlleva la ralentización del proceso de estandarización. No existe manera de resolver el problema de la fragmentación sin un impulso decidido por parte de organizaciones como el IEEE o normativas gubernamentales que desarrollen estándares comunes para los dispositivos conectados [1].

Referencias

[1] https://www.linkedin.com/pulse/nine-iot-predictions-2019-ahmed-banafa/

[2] https://www.technative.io/iot-trends-2020-and-beyond/

[3] https://mobidev.biz/blog/iot-trends-for-business-2018-and-beyond

[4] https://financesonline.com/iot-trends/

Ahmed Banafa

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada