Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
6
Inicio Batalla de alta tecnología contra los cazadores furtivos
29 abril 2022

Batalla de alta tecnología contra los cazadores furtivos

Tiempo estimado de lectura Tiempo 6 de lectura

El tr√°fico ilegal de fauna y flora silvestres es la cuarta actividad ilegal m√°s importante del mundo, despu√©s de los estupefacientes, la falsificaci√≥n y el tr√°fico de personas. Es una actividad muy rentable (se calcula que tiene un valor de 23.000 millones de d√≥lares anuales), basada principalmente en la caza furtiva. Pangolines, rinocerontes, los elefantes o tigres son algunos de los animales m√°s amenazados ‚ÄĒdebido al elevado valor de sus partes del cuerpo en el mercado negro‚ÄĒ, pero muchas otras especies tambi√©n est√°n en el punto de mira.

Para evitar ser detectados, los cazadores furtivos utilizan t√©cnicas sofisticadas y que cambian r√°pidamente. Por ello, los conservacionistas recurren cada vez m√°s a la alta tecnolog√≠a como √ļltima l√≠nea de defensa para proteger a los animales que son cazados ¬†para vender sus colmillos, cuernos, caparazones, carne, pieles o escamas, o para convertirlos en ex√≥ticas mascotas.

Sensores inteligentes para una respuesta r√°pida

La clave para combatir con √©xito la caza furtiva es responder r√°pidamente a la primera se√Īal de su presencia en el √°rea protegida. Y los sensores inteligentes se han convertido en una importante herramienta, incluso para ir un paso por delante de los cazadores furtivos. En el Parque Hluhluwe-iMfolozi, un importante punto de conservaci√≥n de rinocerontes en Sud√°frica, se ha instalado una valla inteligente para detectar cualquier incursi√≥n o manipulaci√≥n a lo largo de su longitud, se√Īalando el lugar de la actividad. As√≠, una alerta autom√°tica en el centro de control moviliza un equipo de respuesta r√°pida para enfrentarse a los cazadores furtivos antes de que ning√ļn rinoceronte resulte da√Īado.

Las vallas inteligentes permiten detectar cualquier incursión a lo largo de su longitud, enviando una alerta automática al centro de control. Crédito: Wildlife ACT

Aunque las c√°maras trampa se han utilizado desde hace d√©cadas para captar im√°genes de la vida salvaje, cada vez se usan m√°s para rastrear los movimientos de los cazadores furtivos. Un ejemplo es TrailGuard AI, “un cr√≠ptico sistema de alerta basado en c√°maras contra la caza furtiva dise√Īado para detener a los cazadores furtivos antes de que maten”. Las diminutas c√°maras emplean algoritmos de redes neuronales profundas para detectar a los humanos en las im√°genes activadas por el movimiento, y luego notifican al personal del parque de forma inal√°mbrica.

Algunos parques optan por instalar sensores ac√ļsticos que escuchan los sonidos bruscos provocados por disparos, motosierras, motores de camiones o explosiones. En comparaci√≥n con las c√°maras trampa, los sensores ac√ļsticos son m√°s baratos, graban de forma continua, pueden detectar eventos a mayor distancia y su √°ngulo de detecci√≥n es de 360 grados. Colocar una red de estos sensores permite triangular el origen de ruidos sospechosos y proporcionar informaci√≥n detallada en tiempo real a trav√©s de una red inal√°mbrica. El resultado es una alerta con una ubicaci√≥n precisa o incluso el despliegue autom√°tico de drones para investigar y recoger pruebas.

Las nuevas cámaras trampa emplean algoritmos de redes neuronales para detectar a los humanos en las imágenes activadas por el movimiento. Crédito: Wikimedia Commons

Predecir los movimientos de los cazadores furtivos

Cualquiera que tenga una cuenta en Netflix ha experimentado la aplicaci√≥n de la inteligencia artificial (IA) para predecir lo que la gente probablemente har√°, bas√°ndose en su comportamiento anterior. Un profesor de inform√°tica de Harvard, Milind Tambe, y su equipo han tomado como base ese conocimiento para desarrollar PAWS (Asistente de Protecci√≥n para la Seguridad de la Vida Silvestre), un sistema de IA ‚ÄĒbasado en el aprendizaje autom√°tico y la teor√≠a de juegos‚ÄĒ que puede predecir el comportamiento de los cazadores furtivos.

BBVA-OpenMind-Batalla alta tecnologia contra cazadores furtivos 3 Los PAWS (Asistente de Protección para la Seguridad de la Vida Silvestre) son un sistema de IA que puede predecir el comportamiento de los cazadores furtivos. Crédito: Dimension Data
Los PAWS (Asistente de Protección para la Seguridad de la Vida Silvestre) son un sistema de IA que puede predecir el comportamiento de los cazadores furtivos. Crédito: Dimension Data

PAWS utiliza los datos b√°sicos registrados por los guardas de los parques en sus patrullas, como los lugares en los que se han colocado trampas para cazadores furtivos o se han encendido hogueras, combinados con informaci√≥n sobre la disposici√≥n natural de un parque, como la pendiente, los l√≠mites del parque y las zonas con m√°s animales. Con todos estos datos, aprende el modelo de comportamiento de los cazadores furtivos e indica d√≥nde es mayor el riesgo de caza furtiva. A continuaci√≥n, el sistema sugiere rutas de patrulla para maximizar la probabilidad de encontrar e interrumpir la actividad de caza furtiva ilegal. PAWS ha sido probado sobre el terreno durante varios a√Īos en parques de Uganda y de Camboya, y esas pruebas han confirmado que su rendimiento predictivo es superior a la intuici√≥n humana. El sistema se ha incorporado a la herramienta de c√≥digo abierto Spatial Monitoring and Reporting Tool (SMART), una plataforma ampliamente utilizada por los guardabosques y los parques de todo el mundo.

Genética para trazar el origen del tráfico ilegal

Las bases de datos de ADN tambi√©n se est√°n utilizando para combatir las mafias criminales que alimentan la caza furtiva. En 2015, las autoridades de Nepal se incautaron de un n√ļmero importante de partes de tigre, que sospechaban hab√≠an sido cazadas furtivamente en varias zonas del pa√≠s. Recurrieron a la ayuda del Centro de Din√°mica Molecular-Nepal, que hab√≠a creado una base de datos recogiendo heces de tigres de todo Nepal y construyendo perfiles de huellas de ADN individuales del 60% de los 200 tigres salvajes que se calcula que viven en el pa√≠s. Los cient√≠ficos pudieron relacionar seis de las muestras con el Parque Nacional de Bardiya, lo que alert√≥ a las fuerzas del orden y condujo a una exitosa investigaci√≥n para localizar y detener a los cazadores furtivos.¬†

En la √ļltima d√©cada se han perdido m√°s de 10.000 rinocerontes a causa de la caza furtiva en todo el continente africano. Sus cuernos, ricos en queratina, pueden venderse por m√°s de 60.000 d√≥lares el kilo. Sud√°frica tiene, con diferencia, la mayor poblaci√≥n de rinocerontes del mundo, pero su n√ļmero ha disminuido dr√°sticamente en los √ļltimos a√Īos. En 2021, los cazadores furtivos mataron un total de 451 rinocerontes en el pa√≠s, frente a un m√°ximo hist√≥rico de 1.349 registrado en 2015. Desde 2009, la Universidad de Pretoria ha estado desarrollando la base de datos RhODIS (Sistema de √ćndice de ADN de Rinocerontes), que contiene muestras de ADN de cr√≠menes de rinocerontes, as√≠ como de rinocerontes vivos, con el objetivo de que todos los ejemplares africanos de esta especie est√©n en el sistema. La base de datos permite a los investigadores relacionar a los cazadores furtivos con las escenas del crimen y se han producido varios procesamientos de gran repercusi√≥n.¬†

La base de datos RhODIS contiene muestras de ADN de crímenes de rinocerontes, así como de rinocerontes vivos para combatir las mafias criminales. Crédito: Bronwen Reynolds

En cuanto a los asediados elefantes de √Āfrica, un art√≠culo publicado en Nature Human Behaviour en febrero de 2022 mostraba c√≥mo una forma relativamente nueva de trabajar con el ADN (el llamado cotejo familiar) puede revelar detalles sobre las redes criminales que persiguen a los mayores mam√≠feros del planeta. La t√©cnica consiste en secuenciar el ADN de un solo colmillo confiscado y compararlo con la base de datos de ADN de todos los elefantes y colmillos registrados desde 2002, identificando a cualquier familiar cercano cuyo ADN figure en la base de datos. Cuando estas pruebas gen√©ticas se combinan con otra informaci√≥n recopilada por los agentes de la ley, como los registros telef√≥nicos y la documentaci√≥n de los env√≠os, permiten a los investigadores crear mapas detallados con c√≥digos de colores que muestran la procedencia de los colmillos y sus conexiones con otros env√≠os de marfil ilegal. Esta “trazabilidad gen√©tica” ‚ÄĒuna t√©cnica cada vez m√°s habitual de lucha contra el crimen, que se utiliz√≥ para capturar al Asesino de Golden State en 2018‚ÄĒ puede ser clave para desmantelar las organizaciones transnacionales que pagan a los cazadores furtivos de elefantes.

Prometedoras tecnologías que no son la panacea 

En √Āfrica la protecci√≥n de la fauna es una profesi√≥n peligrosa. Cientos de guardabosques han sido asesinados en los √ļltimos a√Īos, casi dos por semana, la mayor√≠a abatidos por cazadores furtivos en emboscadas. Los drones son una parte cada vez m√°s importante del arsenal de esos guardas que deben jugarse la vida cada d√≠a. Aunque estos “ojos en el cielo” pueden tener una utilidad limitada en las espesas selvas del parque nacional m√°s peligroso del mundo ‚ÄĒVirunga, en la frontera oriental de la Rep√ļblica Democr√°tica del Congo, hogar de los afamados gorilas de monta√Īa‚ÄĒ, esta tecnolog√≠a ha demostrado su val√≠a a campo abierto, en los extensos parques de Kenia y Sud√°frica.

Pero no vale cualquier dron. Deben ser silenciosos y capaces de volar largas distancias. Son especialmente eficaces si van equipados para detectar a los cazadores furtivos al anochecer por su calor corporal, cuando los helic√≥pteros de vigilancia est√°n en tierra y la gran mayor√≠a de los cazadores furtivos est√°n activos. Y aunque sean de gran ayuda para detectar a los presuntos cazadores furtivos, los guardas del parque a√ļn deben perseguirlos con sus propios (y muchas veces precarios) medios.¬†

Los drones son una parte cada vez más importante del arsenal de los guardas que deben jugarse la vida cada día. Crédito: Save the Rhino International

Muchos guardabosques de √Āfrica y Asia est√°n mal pagados y carecen de equipos b√°sicos como ropa de abrigo, botas o tiendas de campa√Īa, por no hablar de un seguro de vida, un seguro m√©dico o una discapacidad de larga duraci√≥n. Las soluciones de alta tecnolog√≠a pueden entusiasmar a los donantes del primer mundo, deseosos de ayudar a proteger a las especies amenazadas; pero estos equipos tambi√©n pueden resultar muy caros y desviar el dinero de proyectos que abordan las causas fundamentales de la caza furtiva en las comunidades locales.¬†

Adem√°s, las mafias de la caza furtiva tambi√©n tienen acceso a la √ļltima tecnolog√≠a. Al final, es la demanda de productos il√≠citos de la fauna silvestre la que impulsa la caza furtiva y es en ese campo de batalla donde se decidir√° en √ļltima instancia el futuro de la vida salvaje del planeta.

Neil Larsen

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario ser√° revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada