Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
7
Inicio Los desastres ambientales más “productivos”
18 febrero 2022

Los desastres ambientales más “productivos”

Tiempo estimado de lectura Tiempo 7 de lectura

El movimiento en defensa del medio ambiente dio un gran salto en 1969 como consecuencia de una catástrofe ambiental. Repasamos aquí ese y otros desastres causados por la acción humana, no tan conocidos por su impacto en la naturaleza como por la fuerte conmoción que causaron en la sociedad. De ellos aprendimos lecciones que han llevado a una mayor protección del entorno natural.

Cuyahoga: el río que ardió (1969)

Alrededor de Cleveland (Ohio) fue creciendo durante el siglo XX uno de los mayores centros industriales de EEUU. Y en paralelo a ese desarrollo de la industria, el río Cuyahoga, que pasa por la ciudad, también escaló rápidamente a los primeros puestos de contaminación. Hasta tal punto estaba el Cuyahoga lleno de sustancias inflamables y de residuos flotantes, que cada cierto tiempo su superficie ardía. Más de una docena de incendios se registraron en el río hasta que, en el año 1969, aquella masa de fuego flotante llamó la atención de la revista Time. El semanario publicó unas espectaculares fotos de “el río que supura, más que fluir”.

Aquello conmovió a la sociedad estadounidense e impulsó grandes cambios. Hasta entonces las industrias locales podían verter a los ríos sin ningún control. Y tras el incendio del Cuyahoga también prendió en EEUU un movimiento en defensa del medio ambiente. Un Richard Nixon recién llegado a la presidencia supo ver la preocupación social por las cuestiones ambientales y después de la celebración del primer  (22 de abril de 1970), Nixon reaccionó creando la agencia federal de Protección del Medio Ambiente (EPA, Environmental Protection Agency). El incendio del Cuyahoga, que desemboca en el lago Erie, también impulsó un acuerdo entre EEUU y Canadá para proteger los Grandes Lagos, en la frontera entre ambos países. Y un año más tarde llegó la ley federal para controlar la polución del agua (Clean Water Act).

BBVA-OpenMind-ventana-desastres-productivos-1
Crédito: Time Magazine

Todavía hoy resuenan en canciones pop (de R.E.M. o Randy Newman) los ecos de aquel río en llamas en 1969, que inspiró también un festival anual de música en Cleveland, el Burning River Fest. Pero no fue el incendio más grave sufrido por el río Cuyahoga. El de 1952 ya había sido mucho mayor y había provocado muchas más pérdidas. De hecho, las famosas fotos de la revista Time eran de 1952, pues en 1969 los fotógrafos llegaron al río cuando el fuego ya estaba extinguido, y los medios locales ni siquiera prestaron mucha atención al desastre que impulsó el control ambiental en EEUU.

El Cuyahoga de hoy es muy diferente al de aquel 1969. La recuperación del río, un esfuerzo que continúa en la actualidad, ha conseguido que incluso el tramo más contaminado entre Akron y Cleveland haya cumplido la mayoría de los objetivos establecidos en la Clean Water Act, aunque en los últimos años se ha alertado de su polución microbiológica. Curiosamente, en agosto de 2020 los medios informaban de que el río había ardido por 14ª vez, la primera en 51 años; por suerte, esta vez la causa no fue la contaminación del propio cauce, sino el accidente de un camión cisterna en la carretera. Sin embargo, el incidente puso de manifiesto el riesgo que aún representan los colectores de las carreteras que vierten directamente al río.

La central nuclear de Three Mile Island (1979)

El 28 de marzo de 1979 se produjo un accidente en la central nuclear de Three Mile Island, en Harrisburg (Pensilvania). Tras una fusión parcial del núcleo de uno de sus dos reactores, la alarma saltó rápidamente y los reporteros de televisión desplazados a cubrir la noticia protagonizaron escenas de pánico, desconcertados ante la amenaza invisible de la radiactividad.

Una cantidad indeterminada de gases radiactivos se liberó al medio ambiente. Sin embargo, la contaminación radiactiva detectada en los alrededores de la central fue mucho menor que en accidentes como Chernobyl (1986) y Fukushima (2011). Y los estudios epidemiológicos realizados no encontraron una relación causa-efecto entre el accidente y el ligero aumento de los casos de cáncer en la zona de la central nuclear. Eso sí, las tareas de limpieza duraron 14 años y costaron 1.000 millones de dólares.

BBVA-OpenMind-ventana-desastres-productivos-2
Crédito: National Archives and Records Administration

De nuevo, el desastre ambiental (el más grave accidente nuclear de EEUU) tuvo unas consecuencias más bien sociales y legales. El movimiento antinuclear se reactivó, y la industria atómica se vio sujeta a una nueva legislación. El accidente también tuvo consecuencias mediáticas. Walter Cronkite, el más legendario presentador de telediarios, se refirió a la cobertura de Three Mile Island como “el día más confuso en la historia de los medios informativos”. Entre las contradictorias declaraciones de los expertos y el desconocimiento de la física nuclear básica por parte de casi todos los 300 reporteros desplazados a la zona, el caos informativo estaba servido.

Tanto los medios de comunicación como las facultades de periodismo se dieron cuenta de la necesidad de formar a reporteros especializados en cubrir información sobre ciencia y tecnología. Así, aquel mismo año surgió el primer programa de posgrado en Redacción Científica, en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), seguido de cursos similares en la Universidad de California y en la de Nueva York.

Hoy la central de Three Mile Island permanece inactiva. El reactor 2, causante del accidente, dejó de operar cuando este se produjo y ha continuado así hasta hoy, procediéndose a la retirada del combustible y a la descontaminación en las décadas posteriores. El reactor 1 continuó funcionando hasta septiembre de 2019. Sin embargo, el desmantelamiento total de la central no se completará hasta 2079, cien años después del accidente.

El desastre de Séveso (1976)

Séveso es un pueblo cercano a Milán, que sería desconocido fuera de Italia de no ser por un accidente en una pequeña planta química que fabricaba pesticidas. Los gases contaminantes llegaron a las localidades cercanas, provocando la exposición de decenas de miles de personas a los mayores niveles nunca registrados de una dioxina: en concreto la TCDD (2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina), una de las más letales de ese tipo de sustancias, y conocida por formar parte del agente Naranja usado por EEUU en la guerra de Vietnam.

Ninguna persona murió en el llamado desastre de Séveso, al contrario de lo sucedido tras el más famoso escape de gas de la historia: en 1984 otra planta de pesticidas, en Bhopal (India), provocó casi 4.000 muertes confirmadas y dejó más de medio millón de afectados. En Séveso las consecuencias inmediatas fueron pánico y evacuaciones. 80.000 animales fueron sacrificados para evitar que las toxinas entraran en la cadena alimentaria; y varios miles de personas fueron atendidas por intoxicación con dioxinas.

BBVA-OpenMind-Materia-desastres ambientales mas productivos 3 Aunque no murió ninguna persona a consecuencia del desastre de Séveso, miles de personas quedaron expuestas a sustancias letales. Imagen: EEA
Aunque no murió ninguna persona a consecuencia del desastre de Séveso, miles de personas quedaron expuestas a sustancias letales. Imagen: EEA

A largo plazo, los científicos han podido aprender numerosas lecciones de Séveso, gracias a que los médicos conservaron muestras de sangre de todos los pacientes. Décadas después del accidente han seguido saliendo estudios científicos, que procesan toda esa cantidad de datos de exposición a dioxinas. Además, se estandarizaron en Europa las normativas de seguridad industrial. De aquel accidente nació una ley de la UE conocida como la directiva Séveso, que regula el manejo y almacenamiento de sustancias químicas peligrosas.

El desastre de Bhopal y otros impulsaron una actualización de la directiva Séveso en 1996. La llamada Séveso-II fue a su vez actualizada de nuevo en 2012 a una tercera versión, Séveso-III, que incide sobre todo en la información al público sobre los riesgos en zonas cercanas a industrias químicas. En el enclave del accidente hoy se emplaza un parque, el Bosco Delle Querce, con dos colinas artificiales que encierran los restos contaminados en sarcófagos de hormigón; el resto del suelo está limpio de dioxinas.

Times Beach, la catástrofe lenta (1982)

En diciembre de 1982 la población de Times Beach, en Misuri, sufrió la peor inundación de su historia por el desbordamiento del río Meramec. El suceso no habría tenido mayor alcance que el de otros desastres similares, tan frecuentes en todo el mundo, de no haber sido porque los suelos de aquella población estaban cargados de dioxinas; algo que ya se había denunciado entonces, porque la historia del desastre de Times Beach había comenzado a gestarse más de diez años antes.

A finales de los 60 y comienzos de los 70, una planta química en Verona (Misuri) fabricaba un componente del agente Naranja y un desinfectante, compuestos ambos que generan como subproducto la dioxina TCDD, que la compañía operadora almacenaba en un tanque. La eliminación de estos residuos quedó a cargo de Russell Bliss, propietario de un pequeño negocio de recogida de aceites usados de motor. Bliss mezcló los residuos de la planta con el aceite de sus tanques, que a su vez utilizaba para regar el suelo de su granja de caballos con el fin de evitar el polvo en el aire. Su solución contra el polvo era tan eficaz que otros granjeros comenzaron a contratarle, y en 1972 incluso el ayuntamiento de Times Beach requirió sus servicios para regar todas las carreteras.

BBVA-OpenMind-Materia-desastres ambientales mas productivos 4 -El desbordamiento del río Meramec en 1982 provocó la mayor exposición de una población civil a dioxinas de la historia de EEUU. Imagen: EPA/NWS
El desbordamiento del río Meramec en 1982 provocó la mayor exposición de una población civil a dioxinas de la historia de EEUU. Imagen: EPA/NWS

Los efectos de la solución milagrosa de Bliss se revelaron muy pronto, cuando los caballos y pájaros morían y los niños caían enfermos. El Centro para el Control de Enfermedades emprendió una investigación y detectó contaminantes en el suelo, pero por entonces los efectos de las dioxinas no eran bien conocidos. La EPA tardó en involucrarse, y el muestreo de suelos concluyó justo el día antes de que la inundación de 1982 extendiera la contaminación por toda la localidad. Los análisis revelaron una concentración de dioxinas 300 veces superior a los niveles seguros, pero ya era tarde; Times Beach tuvo que ser evacuada en su totalidad.

Los sucesos acaecidos en Misuri durante los años 70 espolearon la creación en EEUU del conocido como Superfondo (formalmente la Comprehensive Environmental Response, Compensation, and Liability Act, CERCLA) para la descontaminación de cementerios de residuos. Gracias a esta iniciativa pudo llevarse a cabo la limpieza de Times Beach, que concluyó en 1997 con un coste de 200 millones de dólares de entonces. Hoy el pueblo de Times Beach ya no existe; en su antiguo emplazamiento se sitúa desde 1999 el Route 66 State Park, dedicado a esta carretera histórica.

El vertido del Exxon Valdez (1989)

Los vertidos marinos de crudo y combustibles son por desgracia demasiado frecuentes, y siempre catastróficos para los ecosistemas oceánicos, las costas y sus poblaciones. Aún tenemos cercano en la memoria el desastre de la plataforma Deepwater Horizon en el golfo de México en abril de 2010, el peor vertido accidental en toda la historia de la industria petrolífera. Pero probablemente el que más ha marcado el rumbo y la acción contra este tipo de desastres fue el del Exxon Valdez en 1989.

El 24 de marzo de 1989 el buque petrolero Exxon Valdez colisionó con un arrecife en Prince William Sound, en la costa sur de Alaska. El accidente derramó un mínimo de 11 millones de galones de crudo, un desastre que pudo haber sido mucho peor, ya que el barco transportaba 53 millones de galones. La cantidad vertida fue mucho menor que en otros sucesos similares. Pero la especial sensibilidad de un ecosistema prístino apartado del mar abierto y lo remoto del lugar, que dificultaba el acceso de los equipos de emergencias, resultaron en una catástrofe ecológica: se estima que murió un cuarto de millón de aves marinas, junto con varios miles de mamíferos y otras especies, afectando a miles de kilómetros de costa.

BBVA-OpenMind-Materia-desastres ambientales mas productivos 5 El vertido de 42 millones de litros de crudo que derramó el buque Exxon Valdez en las costas de Alaska impulsó la Oil Pollution Act, para evitar este tipo de sucesos y mejorar la respuesta. Imagen: Wikimedia
El vertido de 42 millones de litros de crudo que derramó el buque Exxon Valdez en las costas de Alaska impulsó la Oil Pollution Act, para evitar este tipo de sucesos y mejorar la respuesta. Imagen: Wikimedia

El caso del Exxon Valdez impulsó en EEUU la Oil Pollution Act de 1990, que endureció la vigilancia y las medidas para prevenir este tipo de desastres y reguló la respuesta frente a ellos, lo que obligó a la industria a adaptarse. La ley estableció en EEUU la transición hacia los buques de doble casco para prevenir o al menos minimizar los vertidos. Sin embargo, los gigantes del petróleo han reaccionado con lentitud debido al mayor coste de estos barcos. En 1992 el Convenio internacional para prevenir la contaminación por los buques (MARPOL), firmado hoy por 156 estados, obligó a que todos los petroleros de nueva construcción sean de doble casco, y a que los ya existentes vayan adaptándose a esta norma.

En cuanto al propio buque, fue reparado y reflotado bajo el nombre de Exxon Mediterranean en 1990. Después cambió de manos varias veces y continuó transportando petróleo y minerales hasta 2012, cuando fue finalmente desmantelado. A pesar de las labores de limpieza, la zona del Prince William Sound nunca ha llegado a recuperarse. Todavía hoy, si se escarba un poco en muchas playas de Alaska aún pueden encontrarse los restos del vertido.

Este artículo fue publicado originalmente en febrero de 2015 y actualizado en febrero de 2022.

Francisco Doménech / Javier Yanes

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada