Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
5
Inicio Hooke, el genio cuyo gran error fue enfrentarse a Newton
30 julio 2019

Hooke, el genio cuyo gran error fue enfrentarse a Newton

Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura

Tuvieron que pasar tres siglos después de su muerte para que los historiadores hicieran justicia a este genio polifacético, al que ya empiezan a llamar “el Leonardo da Vinci inglés”. Pero todavía se desconoce mucho de Robert Hooke, del que ni siquiera se conserva un retrato a pesar de haber sido toda una estrella de la primera edad de oro de la ciencia. Su imagen pública ha sido la de una persona celosa y vanidosa, que se apropiaba de los descubrimientos de los demás. Y ambas cosas se deben a sus intensas disputas con Isaac Newton, del que se dice que al llegar a presidente de la Royal Society puso un gran empeño en ensombrecer los méritos de su archirrival Hooke, ya fallecido.

La vida de Robert Hooke (28 julio 1635–3 marzo 1703) es el clásico cuento de hombre hecho a sí mismo, que pasó de unos humildes orígenes en medio del Canal de la Mancha a codearse con la alta sociedad londinense del siglo XVII. Hijo de un clérigo anglicano de la Isla de Wight, se quedó huérfano de padre a los 13 años, con una herencia de 40 libras. Pero esa suma y sus habilidades artísticas fueron suficientes para que Hooke llegase, encadenando prácticas como aprendiz y becas, desde aquella isla hasta la escuela de Westminster primero y luego hasta la universidad de Oxford.

El retrato homenaje de Robert Hooke. Autor: Rita Greer

Allí Robert Hooke por fin pudo dedicarse a desarrollar su pasión por la ciencia y entró en el círculo de grandes científicos como Robert Boyle, que lo adoptó como su asistente entre 1655 y 1662. El prestigio como experimentador que se ganó en aquellos años sirvió para otorgarle por unanimidad en 1661 el puesto de “curador de experimentos” en la recién fundada Royal Society de Londres, lo que lo convirtió en primer investigador científico a sueldo de Inglaterra. Entonces ya había propuesto la famosa ley de la elasticidad que lleva su nombre y con la que muchos escolares siguen iniciándose hoy en el estudio de la física.

Uno de los mejores científicos experimentales

Desde ese puesto en una de las academias científicas más antiguas del mundo, que ejerció durante el resto de su vida, Robert Hooke desarrolló su ingente producción investigadora, por la que hoy en día se le reconoce como uno de los más importantes científicos experimentales de todos los tiempos. El principal cometido de Hooke en la Royal Society era demostrar experimentalmente ideas científicas, ya fuese por sus propios métodos o siguiendo las ideas que le enviaban los miembros de esa prestigiosa sociedad.

Hay ciertas evidencias de que se aprovechó de su posición para hacer suyas algunas de aquellas ideas, lo que inició su leyenda negra. Fuera como fuese, en aquella época de explosión del conocimiento científico (en la que había siempre varios investigadores trabajando en las mismas ideas) dio sobradas pruebas de ingenio y habilidades experimentales. Y tanto eso como su capacidad de trabajo le permitieron destacar como experto en un asombroso número de especialidades: biología, medicina, diversos campos de la física, ingeniería, horología (la ciencia de medir el tiempo), microscopía, náutica, astronomía o arquitectura.

Fue el primero en construir un nuevo tipo de telescopios, los gregorianos, con los que pudo observar que Marte y Júpiter rotaban sobre sí mismos. Además impulsó el uso científico de microscopios, con las icónicas ilustraciones de su libro Micrographia (1665), iniciando un arte que perfeccionaron nuevos expertos como Anton van Leeuwenhoek. También se le reconoce como uno de los primeros en sugerir la idea de la evolución biológica y además propuso que la luz estaba formada por ondas, lo que originó su primer roce con Isaac Newton, quién hacia 1670 desarrolló su propia teoría del color y argumentó que la luz estaba formada por partículas. Las críticas que recibió por parte de Hooke le ofendieron tanto que Newton decidió retirarse de aquel debate público.

Micrographia fue el resultado de las detalladas observaciones de Hooke usando el recline inventado microscopio. Crédito: Wellcomeimages

Entonces Hooke era toda una autoridad, y no solo en el campo de la ciencia. Tras el gran incendio que arrasó Londres en 1666, fue el encargado de topografiar la ciudad para su reconstrucción, proponiendo una moderna reurbanización en cuadrículas. Fue además el arquitecto de muchos nuevos edificios, contribuyó al diseño de otros como el Real Observatorio de Greenwich y concibió el método usado para construir la cúpula de la catedral de San Pablo.

El gran rival de Newton

Hooke estaba en el cenit de su carrera y en 1679 inició una intensa correspondencia con Newton sobre la gravitación, una idea a la que Hooke ya le había dado unas vueltas años antes. El gran enfrentamiento entre ambos se produjo cuando en 1686 Newton publicó el primer volumen de sus Principia y Hooke afirmó que había sido él quien le había dado la noción que le llevó a la ley de la gravitación universal. Hooke exigía crédito como autor de la idea y Newton se lo negaba. Lo máximo que llegó a reconocer es que aquellas cartas con Hooke habían reavivado su interés por la astronomía, pero que no le había aportado nada nuevo. Muchas historias de la ciencia sitúan en esa disputa la frase de Newton a Hooke en una carta: «Si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes», y lo consideran una pulla a Hooke, al que se suponía de muy baja estatura. Pero lo cierto es que esa carta es previa, del 5 de febrero de 1675, en una época en la que la relación entre ambos sabios era buena.

Sobre la apariencia y estatura de Robert Hooke no hay seguridad, entre otras cosas porque no se conserva ningún retrato de él. Históricamente esta falta se atribuye al empeño de Newton por borrar la figura de su gran rival. Lo que sí es cierto es que aquella rivalidad siguió hasta la muerte de Hooke en 1703, y que entonces desapareció el último obstáculo para que Newton fuese nombrado presidente de la Royal Society el 30 de noviembre de ese mismo año. Newton cumplió entonces su promesa de no publicar su teoría corpuscular de la luz (que había provocado la primera trifulca entre ambos) hasta que Hooke hubiese muerto: lo hizo un año después, en el libro Opticks (1704).

Cuenta la leyenda científica que además Newton mandó descolgar el único retrato que había de Hooke y ordenó que lo destruyeran; otra versión afirma que lo dejó intencionalmente olvidado cuando la Royal Society se mudó a otro edificio. Sin embargo el más reciente biógrafo de Robert Hooke y estudioso de su figura, Allan Chapman, rechaza esas historias como puros mitos. Chapman y otros historiadores han hecho un gran esfuerzo en los últimos años por dignificar de nuevo a este gran genio de la ciencia. En 2003 la pintora Rita Greer se embarcó en una investigación histórica para producir un retrato de Hooke que fuese fiel a las dos descripciones escritas que se conservaban de él. Restaurada su imagen pública, ese retrato homenaje de Greer ha sido usado para ilustrar numerosos artículos y documentales, que sitúan por fin a Hooke en un lugar más justo en la historia de la ciencia.

Francisco Domenech

@fucolin

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada