Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio La era de los robots colaborativos: los cobots
04 noviembre 2019

La era de los robots colaborativos: los cobots

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

El impacto de la llegada de los robots ya se está dejando sentir de manera notable en el mundo laboral y todo apunta a que se traducirá en una destrucción significativa de empleos. Según Kai Fu Lee, de aquí a 15 años casi el 40% de los trabajos del planeta podrían desaparecer a causa de la automatización y la robótica. Pero estas pérdidas no vendrán causadas exclusivamente por la sustitución de trabajadores con robots. La manera en la que se están utilizando los robots en el mundo laboral también está cambiando. Este artículo hace un repaso por las tecnologías clave para llegar a esta coyuntura y por una gama de ejemplos sobre sus usos actuales.

Dr. Kai-Fu Lee speaks onstage during Day 1 of TechCrunch Disrupt SF 2018 at Moscone Center on September 5, 2018 in San Francisco, California. (Photo by Steve Jennings/Getty Images for TechCrunch)
El Dr. Kai-Fu Lee durante su intervención en el Día 1 del evento TechCrunch Disrupt SF 2018, Moscone Center, 5 de septiembre de 2018, San Francisco, California. (foto por Steve Jennings/Getty Images para TechCrunch)

Los robots comenzaron a utilizarse en cadenas de montaje hace varias décadas, pero desempeñaban tareas muy limitadas, restringidos en zonas aisladas de los humanos, como en cadenas de montaje de automóviles. Eran máquinas de gran tamaño, poco inteligentes, en el sentido de que tenían que ser preprogramadas por un humano que no eran conscientes de lo que les rodeaba. Por lo tanto, por motivos de seguridad, generalmente solían instalarse dentro de recintos cerrados y de acceso restringido.

Desde hace varios años, está surgiendo una nueva generación de robots, los llamados robots colaborativos o cobots, capaz de trabajar de manera coordinada con humanos, alternándose en la ejecución de aquellas tareas en las que cada uno es más competente. Se trata de robots que pueden utilizarse de muchas maneras en diversas áreas de aplicación. De esta manera, se puede amplificar y complementar sus habilidades mutuas. Al contrario que sus predecesores, incorporan sensores de fuerza que garantizan la seguridad de los humanos con los que comparten entornos. Además, tampoco requieren el mismo tipo de programación que robots de generaciones anteriores. Los cobots están transformando el mercado de la robótica con aplicaciones en prácticamente cualquier segmento de actividad. Según un nuevo informe de ABI Research, el crecimiento del mercado de los robots colaborativos superará los 1.000 millones de dólares en 2020, para situarse en 2025 en un nivel equivalente al 175% de su nivel actual1.

La tecnología robótica actual

Los robots industriales comenzaron a utilizarse en las plantas de montaje de automóviles en los años 80, pero comenzaron a diseñarse bastante antes. Sin embargo, estos robots raras veces incorporaban ningún tipo de inteligencia artificial y no disponían de movilidad más allá del movimiento de sus únicos brazos. Estaban principalmente programados para ejecutar tareas repetitivas, como soldaduras o aplicaciones de pintura.

1980´s robots seldom used artificial intelligence and had no mobility beyond movement through single arms
Los robot de la década de los 80 raras veces utilizaban inteligencia artificial y no disponían de movilidad más allá del movimiento de sus únicos brazos.

Los robots de hoy en día son mucho más inteligentes y móviles, gracias a las mejoras en software de inteligencia artificial. Estas mejoras han dado un salto cualitativo tremendo en los últimos cinco años gracias a su capacidad de aprendizaje. Gracias al uso de técnicas de aprendizaje automático (machine learning) necesitan menos supervisión humana y son, por lo tanto, más capaces de operar de manera autónoma. La incorporación de avances en materia de sensores y hardware de movilidad los hacen mucho más aptos para compartir espacio con trabajadores humanos, puesto que son conscientes del entorno en el que se encuentran, y son capaces de entender qué es lo que hay que hacer, y de actuar y aprender de la experiencia. Los robots de hoy siguen encargándose de tareas tediosas que a los humanos les plantean problemas – como el trabajo repetitivo. Pero también están comenzando a realizar otras tareas, como aprender del análisis de grandes bases de datos para adaptarse y mejorar su trabajo. Varían en forma, tamaño y niveles de inteligencia según las necesidades. Muchos tienen una capacidad de movimiento cercana a la de los humanos porque están equipados con tecnologías de visión que les permiten interactuar en entornos cambiantes. Y a pesar de que la tecnología todavía tiene mucho camino por recorrer, su impacto ya está empezando dejarse sentir, como ponen de manifiesto los casos que veremos a continuación.

Ejemplos de uso de Cobots

Existen muchos ejemplos de aplicaciones donde se utilizan los robots colaborativos. Stenner Pump, es una empresa de Florida donde trabajan 90 personas. Stenner ha adquirido un robot llamado Baxter, con dos brazos robóticos fabricados a medida para la aplicación. Baxter se encarga de labores de empaquetado de distintas piezas que recoge directamente de la cadena de fabricación, reduciendo la intervención humana en un 75%. Baxter comparte espacio con otros trabajadores de la empresa, que pueden dedicarse a otras tareas.

Sectores que hasta hace poco se consideraban inmunes a la intrusión de la robótica también están cambiando. Por ejemplo, SAM (semi automated mason) es un robot específico para la construcción de muros con ladrillos y es capaz de levantar una pared seis veces más rápido que un humano. SAM puede poner 3000 ladrillos al día, frente a los 500 que puede poner de media un obrero. SAM ya está siendo utilizado en proyectos de construcción en todo el mundo, trabajando codo con codo con el personal de obra.

En explotaciones agropecuarias ya se están utilizando robots para plantar, quitar malas yerbas y recolectar, así como para ordeñar vacas, así como en otras aplicaciones que nadie se hubiera llegado a plantear hace tan sólo unos años. Por ejemplo, una startup basada en la Universidad de Plymouth, en el reunión, está ultimando los detalles de un robot capaz de recolectar 25.000 bayas al día. , 10.000 más de las que un humano es capaz de recolectar de media, en un turno de ocho horas. Hasta hace no tanto tiempo, este tipo de tarea hubiera sido considerada demasiado complicada para una máquina, porque el robot tiene que ser capaz de identificar qué frutas están ya maduras y manipular un producto extremadamente delicado sin dañarlo, adaptándose a una gran variedad de condiciones lumínicas. Sus desarrolladores aseguran que el ahorro en mano de obra compensaría con creces el coste por utilizar el robot para este tipo de trabajos, al tiempo que permitiría acelerar los plazos por su capacidad para trabajar 24 horas al día.

Los vehículos autónomos son otro ejemplo de colaboración entre humanos y robots. A pesar de que todavía habrá que esperar algunos años hasta que podamos montar en un vehículo realmente autónomo, la mayoría de los vehículos en desarrollo a día de hoy ofrecen mayores niveles de autonomía o semiautonomía cada día que pasa. Muchos coches ya son capaces de funcionar a un nivel 2 de autonomía, esto es de manera semiautónoma. A este nivel, un coche es capaz de conducir permaneciendo en su carril controlando la distancia que le separar de los vehículos a su alrededor sin la intervención de un humano. Con este nivel de autonomía, el vehículo puede tomar control sobre la dirección y frenar en caso de que se produzca un frenazo repentino.

Conclusiones

Los cobots son capaces de realizar tareas compartiendo un espacio con os trabajadores. El uso de este tipo de robots resulta puede ofrecer grandes ventajas en todo tipo de aplicaciones, como hemos visto en este artículo.  Por ello, todo parece apuntar a que el sector de los robots colaborativos va a vivir una etapa de rápida expansión en los próximos años.

Referencias

1. https://loupventures.com/industrial-robotics-outlook-2025/

2. https://www.bloomberg.com/opinion/articles/2019-06-18/robots-might-make-human-workers-more-efficient-not-replace-them

Keith Darlington

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada