Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Los hermanos D’Elhuyar y el tungsteno, el único elemento aislado en España
05 noviembre 2019

Los hermanos D’Elhuyar y el tungsteno, el único elemento aislado en España

Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

El 5 de noviembre de 1781, un nuevo profesor comenzaba a impartir sus clases de Mineralogía en el Seminario de Bergara, un centro de educación ilustrada fundado en esta localidad vasca por la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. Dos años después, aquel químico, Fausto D’Elhuyar, conseguía junto a su hermano Juan José un logro que abriría en la tabla periódica la única casilla para un elemento aislado en España, el tungsteno o wolframio.

Los nombres de Fausto (11 de octubre de 1755 – 6 de febrero de 1833) y Juan José D’Elhuyar (15 de junio de 1754 – 20 de septiembre de 1796) no son especialmente populares en su propio país, y sin embargo a menudo se les considera los científicos españoles más relevantes del siglo XVIII. Aún más, sus trayectorias profesionales resultan reveladoras, ya que son casi un perfecto reflejo de los avatares de la ciencia en España en su época histórica.

Retrato de Fausto D’Elhuyar. Fuente: Wikimedia

Nacidos en Logroño de familia vascofrancesa, su padre cirujano les procuró una educación en ciencias en París, el principal núcleo del pensamiento en la era de la Ilustración. Allí los dos hermanos comenzaron a decantarse por la mineralogía. Tras un breve regreso a España, partieron de nuevo al extranjero a completar su formación en la Bergakademie de Freiberg (Alemania). Sin embargo, aquella estancia respondió a motivos estrambóticos: como ha relatado en su biografía de los D’Elhuyar el historiador de la ciencia Jesús Palacios Remondo, por entonces el secretario de Estado de Marina de España, el militar Pedro González de Castejón, había concebido el llamado Plan de espionaje científico-tecnológico por Europa.

Metalurgia y espionaje

Este misterioso nombre escondía en realidad el propósito de copiar la fabricación de los cañones extranjeros para la corona española. Para ello, González de Castejón contactó con la Real Sociedad Bascongada en busca de un experto en metalurgia que pudiera hacer las veces de espía, y Juan José D’Elhuyar fue el elegido. Para completar su formación se le envió a Alemania, junto con su hermano Fausto, que había sido seleccionado por la institución vasca para encargarse de su cátedra de Mineralogía.

En Suecia, Juan José supo de un mineral hoy llamado scheelita. Crédito: Didier Descouens

Al término de esta etapa, y mientras Juan José viajaba por Europa aprendiendo a imitar los cañones alemanes y suecos, Fausto regresó a España, donde en 1781 ocupó su puesto de profesor en Bergara. Fue en Uppsala (Suecia) donde Juan José supo de un mineral hoy llamado scheelita por el químico sueco Carl Wilhelm Scheele y que tradicionalmente se conocía como tungsten, o “piedra pesada”. A partir de este mineral se obtenía un ácido, del que Scheele y el también sueco Torbern Bergman sugerían que podría contener un nuevo metal.

A su regreso a Bergara, Juan José se unió a su hermano Fausto en una investigación destinada a extender el trabajo de Scheele y Bergman. Los D’Elhuyar trabajaron con otro mineral de origen alemán, la wolframita, que rendía un ácido idéntico al túngstico descrito por los suecos. Mediante reducción con carbón, el 28 de septiembre de 1783 obtuvieron por fin el nuevo metal, al que llamaron volfram; hoy wolframio o tungsteno. Los dos hermanos obtuvieron el crédito del hallazgo según lo establecido para los nuevos elementos.

Los D’Elhuyar trabajaron con otro mineral de origen alemán, la wolframita. Crédito: Didier Descouens

El cénit de sus carreras

El trabajo de los D’Elhuyar se difundió rápidamente por Europa, siendo traducido a varios idiomas. Pero fue precisamente en aquel cénit de sus carreras científicas cuando el gobierno español decidió apartarlos de la investigación para destinarlos a tareas más utilitarias. Ambos fueron enviados a América para el fomento de la minería en las colonias. Juan José viajó a la actual Colombia, donde ejerció como director general de Minas del Virreinato de Nueva Granada. Murió en Bogotá sin regresar a España.

Por su parte, Fausto sí pudo volver a su país natal tras la independencia de México, donde había desempeñado el cargo de director general de Minas de Nueva España. Sin embargo, a su regreso fue requerido como director general de Minas. Solo en sus últimos años pudo reanudar sus investigaciones, aunque con menor brillo que en tiempos de su gran contribución a la ciencia. Ambos hermanos D’Elhuyar impulsaron el desarrollo de la minería en España y América, pero las suyas fueron sendas carreras científicas truncadas que sin duda podrían haber llegado mucho más alto.

Javier Yanes

@yanes68

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada