Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
5
Inicio Una cultura europea: ¿la pieza final del puzle?
17 mayo 2016

Una cultura europea: ¿la pieza final del puzle?

Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura

La Europa de los 28 (2015) suma ya más de 500 millones de habitantes, no tiene una unión fiscal o una política exterior comunitaria y en ella conviven distintas formas de Estado, 24 lenguas oficiales y más de 60 lenguas regionales o minoritarias. Musulmanes, católicos, ortodoxos, protestantes y ateos, entre otros, comparten bandera en la Unión Europea. Ante la heterogeneidad que demuestran estas cifras, no es de extrañar que el lema oficial de la UE sea: “unida en la diversidad”.

Identidad

Entonces, ¿qué hace de la Unión una verdadera unión?, ¿qué hay más allá de la lengua, la religión o la nacionalidad, lo suficientemente contundente como para definir una identidad? Para Julia Kristeva, escritora, psicoanalista y profesora en la Universidad de París, la respuesta solo puede estar en un sitio: en la cultura. A pesar de la debacle financiera, afirma Kristeva, “ni griegos ni portugueses han puesto en tela de juicio su pertenencia a la cultura europea”.

Sin embargo, según Kristeva la identidad europea se enfrenta siempre a la misma paradoja: ¿qué identidad?,¿la mía?, ¿o la nuestra? ¿Por qué le cuesta tanto definir una identidad a la Unión? Europa, además de cultura tiene historia, y una historia demasiado reciente unida a la barbarie. Por eso, quizás, Europa evita “sentenciar” cuando se trata de su identidad y la construye sobre la base de la duda y la cuestión constante, dando lugar así a un denominador común para la identidad europea: que sea plural y tolerante.

La agenda política de la Unión tiene cada vez más en cuenta “el asunto de la identidad europea”, por ejemplo, a través de iniciativas relacionadas con el patrimonio. En palabras de Kristeva, la cultura europea está en el punto de mira porque puede ser “la avenida central que logre conducir a las naciones del continente hasta una Europa federal”.

Cada Estado miembro de la UE es responsable de su propia política cultural, según la Comisión Europea, mientras su función es ayudar a hacer frente a los retos comunes, “como el impacto de la transición digital, los cambios en los modelos de gobernanza cultural y la necesidad de estimular el potencial innovador de los sectores cultural y creativo”.

Además de los programas de movilidad y la promoción del acceso a la cultura, la Unión lleva a cabo diferentes iniciativas para ayudar a construir y definir esa avenida central. ¿Qué símbolos marcan el camino de la cultura Europea?

Europa: tierra de símbolos

Más allá de la estética o la antigüedad (criterios que sí son fundamentales, por ejemplo, para el patrimonio protegido por la UNESCO), la UE ha definido una etiqueta, que se concede a determinados hitos que han ayudado o ayudan a construir la férrea avenida de la cultura Europea. El programa European Heritage Label  permite reconocer aquellos lugares del continente que celebran y simbolizan los ideales, los valores y la historia de Europa y su integración. Desde 2013, 29 lugares de toda Europa (hasta 2015) han sido elegidos por su valor simbólico, o por el papel que han jugado en la historia europea para acercar a los ciudadanos de la Unión. Hemos seleccionado 10, pero puedes consultarlos todos, aquí.

5 ejemplos de las piezas del puzle cultural europeo

1. Carta de Abolición de la Pena de Muerte, Lisboa (Portugal)

Extracto de la Carta de la Ley de Abolición de la Pena de Muerte, Lisboa, Portugal / Archivo Nacional de Torre do Tombo
La ley de abolición de la pena de muerte fue aprobada en 1867 y  la carta que la contiene se conserva en el Archivo Nacional de Torre do Tombo, en Lisboa. Es uno de los primeros ejemplos de la suspensión permanente de la pena de muerte, por lo que Portugal es considerado un país pionero. La carta promueve los valores de la ciudadanía europea, con especial atención a los derechos humanos, y la construcción de una identidad basada en los valores de la tolerancia y el respeto a la vida humana, valores que forman hoy parte de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.
 

2. Cementerio nº 123 (Pustki, Polonia)

bbva-openmind-cementerio-123
Cruces Católicas, Romanas y Ortodoxas (Pustki) / Imagen: polishorigins.com
Este cementerio, establecido en el año 1918 s el escenario de una de las mayores batallas de la Primera Guerra Mundial: la batalla de Gorlice. En ella participaron los ejércitos de Austria-Hungría, Alemania y Rusia. Hoy es un símbolo del ecumenismo (unidad de las distintas confesiones religiosas cristianas) porque en él descansan los soldados de los tres ejércitos, con independencia de su país de origen, su lengua, su etnia o su religión.

3. Hospital partisano de la franja (Eslovenia)

Hospital de la Franja Partisana (15 -09-2007) /Autor: Sl-Ziga, vía Wikimedia Commons
El Hospital partisano de la franja fue un hospital secreto durante la Segunda Guerra Mundial como parte de un movimiento de resistencia contra las fuerzas nazis de ocupación. En él se trataron soldados heridos, tanto de las potencias del Eje como del bando de los aliados, y los médicos que allí trabajaron venían de distintos países europeos. En 2007 las inundaciones lo dañaron gravemente, pero ha sido totalmente reconstruido por el gobierno de Eslovenia, lo que lo ha impulsado a convertirse en un lugar para el recuerdo. Hoy es un museo para la promoción de la solidaridad, los valores democráticos y los derechos humanos.

4. Mundaneum (Mons, Belgium)

bbva-openmind-mundaneum
Mundaneum (Mons, Bélgica) /Créditos: European Heritage Label
El Mundaneum es un hito en el tejido intelectual y social de Europa. Fundado por Henri La Fontaine y Paul Otlet, partidarios de la paz mediante el diálogo y el intercambio de conocimientos a nivel europeo e internacional nació con el objetivo de reunir toda la información disponible en el mundo y clasificarla de acuerdo con un sistema propio: la clasificación decimal universal. Algunos lo consideran un precursor de Internet y de Wikipedia.

5. Distrito Europeo de Estrasburgo (Francia)

distrito-europeo
Distrito Europeo de Estrasburgo (Estrasburgo, Francia) / Imagen: European Heritage Label

Creado después de la Segunda Guerra Mundial, el distrito europeo de Estrasburgo es la sede de diferentes instituciones europeas: el Parlamento Europeo, el Consejo de Europa o la Corte Europea de los Derechos Humanos, entre otros. ¿Por qué esta ciudad? Su situación estratégica en medio de los países fundadores de la Unión ha favorecido su consolidación como “capital de la UE”,  en cuanto a centro neurálgico de su actividad. La ciudad  simboliza como ninguna otra la reconciliación franco-alemana y da testimonio de la integración europea, la defensa de los derechos humanos y la democracia.

Dory Gascueña para OpenMind

@dorygascu

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada