Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
5
Inicio ¿Quién va a liderar la lucha contra el cambio climático?
01 octubre 2021

¿Quién va a liderar la lucha contra el cambio climático?

Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura

El año 2020 fue, según datos de la NASA y de Copernicus, el más caluroso a nivel global de la historia, empatado con 2016. Fue también el año en que los incendios devastaron los bosques australianos, las inundaciones anegaron Indonesia, India, Japón o China, y grandes ciclones azotaron las costas de los océanos; en el Atlántico, tantos que se agotaron las letras del alfabeto latino y se tuvo que recurrir al griego para nombrarlos. Y estos desastres naturales no harán sino aumentar a medida que se agrava uno de los desafíos más inquietantes de la humanidad: el cambio climático. Pero 2020 trajo también una noticia esperanzadora con el relevo en la presidencia de EEUU, que auguraba un regreso de la primera potencia mundial a la senda de la lucha contra el cambio climático. ¿Podrá EEUU recuperar una posición de liderazgo en esta causa global?  

BBVA-OpenMind-Quien va a liderar la lucha contra el cambio climatico-El Acuerdo de París fue negociado durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP 21), en 2015. Crédito: Arnaud Boissou
El Acuerdo de París fue negociado durante la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP 21), en 2015. Crédito: Arnaud Boissou

En 2017, menos de dos años después de la adopción del Acuerdo de París, que establece objetivos globales para frenar el cambio climático, el entonces presidente estadounidense Donald Trump anunció su intención de abandonarlo, lo que suponía una renuncia de su país a abanderar el liderazgo en esta necesaria transformación global. Ante el vacío dejado por EEUU, los jefes políticos de diferentes países, como Francia, India y Canadá, o la propia ONU —a través de su secretario general, Antonio Guterres— surgieron como candidatos a asumir este papel.

En Europa, el presidente francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana, Angela Merkel, defendieron que el Acuerdo germinaría con o sin la participación de la principal potencia global. Tras la decisión de Trump, Macron publicó un vídeo en su página de Facebook en el que invitaba a todos los científicos del mundo, especialmente los estadounidenses, a radicarse en Francia para investigar sobre el cambio climático. Unos días después lanzaba el portal “Make Our Planet Great Again”, en alusión al lema de campaña de Trump, “Make America Great Again”.

Merkel, por su parte, convertía el cambio climático en el centro de la cumbre de las 20 economías más grandes del mundo, celebrada en Hamburgo en el verano de 2017. “El cambio climático es un problema que determina nuestro destino como humanidad”, dijo posteriormente en la conferencia de las Naciones Unidas celebrada en la ciudad alemana de Bonn. Al mismo tiempo, Antonio Guterres garantizaba que el cambio climático ocupara un lugar destacado en la Asamblea General de la ONU, reuniéndose además con el exvicepresidente de EEUU Al Gore y otros mandatarios para debatir cómo aportar soluciones. Guterres encabezó también una sesión especial para tratar el impacto del cambio climático en las pequeñas islas del Caribe arrasadas por los huracanes.

En el continente asiático, China comenzaba por entonces a implantar el mayor sistema nacional de comercio de carbono, priorizando además sus políticas ambientales para limitar las emisiones y expandir su mercado de vehículos eléctricos. En los últimos años el presidente Xi Jinping ha expresado un compromiso firme contra el cambio climático, asegurando que su país comenzará a rebajar sus emisiones antes de 2030 y que alcanzará la neutralidad de carbono para 2060. China es todavía el principal emisor de gases de efecto invernadero del planeta.

Uno de los primeros decretos de la administración Biden/Harris fue el de devolver a Estados Unidos a los compromisos del Acuerdo de París. Imagen: Wikimedia

Canadá, que abandonó el Protocolo de Kyoto en 2011, es otra nación que intenta redimirse de su pasado omiso en la cuestión climática. Desde 2015 el entonces nuevo primer ministro Justin Trudeau se adhirió al Acuerdo de París. En 2017 Canadá anunció que duplicaba su contribución financiera anual al Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC) hasta 2022, y ha sustituido a EEUU como anfitrión en reuniones de grandes líderes globales sobre el cambio climático.

El papel de la UE y China

Así pues, en los últimos años varios países han intensificado sus esfuerzos por liderar la lucha contra el cambio climático. Según comentaba a OpenMind Aseem Prakash, profesor fundador del Centro de Política para el Medio Ambiente de la Universidad de Washington, el mayor potencial para asumir la responsabilidad de mitigar las causas y consecuencias de esta emergencia global recaería en “los países de la UE y China, que son grandes economías con competencia comprobada en el sector de energía renovable”.

Prakash señalaba que, en el contexto europeo, Alemania tiene un papel “importante” gracias a su revolución energética, que la ha convertido en líder en el reemplazo de energía nuclear y combustibles fósiles por tecnología eólica y solar. El experto también destacaba la “resistencia” de estados norteamericanos como California, Nueva York y Washington, que decidieron responder a la política de Trump liderando la coalición “We Are Still In” con el objetivo de defender el Acuerdo de París y seguir sus directrices. El estado de Washington, por ejemplo, ha aprobado en 2021 una ley destinada a reducir sus emisiones a cero neto para 2050.

De cara al público, las impresiones sobre el liderazgo en la batalla contra el cambio climático están divididas: según una reciente encuesta del Banco Europeo de Inversiones, el 90% de los chinos piensan que su país es el que ejerce esta posición, mientras que el 66% de los ciudadanos de la UE opinan que es la Europa de los 27 la que encabeza el esfuerzo global contra la emergencia climática, una proporción similar a la de británicos —62%— que ven a su país como líder en este frente. En cambio, en EEUU solo el 49% contempla a su nación como la punta de lanza en políticas del clima, un dato que quizá refleje aún la herencia del mandato de Trump. De hecho, esta cifra es inferior a la de cada uno de los países de la UE con respecto a la contribución de sus propios estados.

BBVA-OpenMind-Quien va a liderar la lucha contra el cambio climatico 3-Los países europeos lideran los esfuerzos mundiales para cumplir con los objetivos climáticos, ocupando 16 de los 20 primeros puestos del ranking del CCPI. Imagen: ccpi.org
Los países europeos lideran los esfuerzos mundiales para cumplir con los objetivos climáticos, ocupando 16 de los 20 primeros puestos del ranking del CCPI. Imagen: ccpi.org

Pero más allá de las opiniones, están los hechos. Desde 2005, cada año la organización alemana Germanwatch, junto con el NewClimate Institute y Climate Action Network, publica el Climate Change Performance Index (CCPI), una clasificación de 57 países y regiones más la UE según sus esfuerzos de mitigación del cambio climático. En su edición de 2021, Suecia, Reino Unido, Dinamarca y Marruecos lideran el ranking. Sin embargo, los expertos que elaboran el CCPI dejaron desiertos los tres primeros puestos —Suecia ocupa el cuarto lugar— por considerar que ninguna nación está asumiendo los compromisos necesarios para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Y al final de la lista, en el puesto 61, figura EEUU.

Sin embargo, esta paupérrima clasificación de la primera potencia mundial en la lucha contra el cambio climático tomó visos de mejorar desde que el 20 de enero de 2021 el nuevo presidente Joe Biden inaugurara su mandato. Solo horas después de su toma de posesión, Biden firmó una orden ejecutiva para devolver a EEUU al Acuerdo de París, en un gesto que pretendía mostrar al mundo el regreso de las políticas climáticas a la máxima prioridad de la agenda. Poco después el presidente convocó una cumbre con motivo del Día de la Tierra, comprometiendo su país a un recorte mínimo del 50% por debajo de las emisiones de 2005 para 2030. Una nueva oficina federal de cambio climático, la contratación de algunos de los mejores expertos, la promesa de duplicar las ayudas contra el cambio climático a los países pobres, todo ello pretende marcar el nuevo tono de la administración Biden en favor del clima.

Con todo, los expertos se muestran cautos con respecto al futuro éxito de las apuestas del presidente. Algunas de sus primeras iniciativas se han encontrado con decisiones judiciales contrarias y con la oposición de los republicanos en el Congreso, lo que ha llevado a ciertos activistas a rebajar sus expectativas sobre la posibilidad de que EEUU asuma un nuevo liderazgo climático ante el mundo. Y todo ello sin contar con que un eventual regreso de Trump a la presidencia en 2024 sería un nuevo revés, si no un golpe mortal, tanto al papel de EEUU en la batalla climática como al esfuerzo conjunto de la humanidad en esta crisis.

Joana Oliveira y Javier Yanes 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada