Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio 1816, el a√Īo sin verano
21 abril 2016

1816, el a√Īo sin verano

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

‚ÄúHemos tenido el a√Īo m√°s extraordinario de sequ√≠a y fr√≠o jam√°s conocido en la historia de Estados Unidos‚ÄĚ, escrib√≠a a su amigo Albert Gallatin el expresidente estadounidense Thomas Jefferson, que por aquel septiembre de 1816 viv√≠a retirado en su granja de Virginia. En Europa, Lord Byron se pronunciaba en tono m√°s l√≠rico en su poema Darkness: ‚ÄúTuve un sue√Īo, que no era del todo un sue√Īo. El brillante sol se hab√≠a extinguido, y las estrellas erraban apag√°ndose en el espacio eterno, sin rayos ni rumbo, y la tierra helada se balanceaba ciega y oscurecida en el aire sin luna‚ÄĚ. Mientras, el paisajista brit√°nico William Turner pintaba raros cielos de ocaso envueltos en un velo trasl√ļcido.

bbva-openmind-sin-verano-1
“Canal de Chichester”, √≥leo sobre lienzo. Autor: J.M.W. Turner

Las cr√≥nicas cuentan que aquel verano de hace 200 a√Īos nev√≥ y hel√≥ en zonas de Europa y Norteam√©rica. Las cosechas se arruinaron, lo que desencaden√≥ la peor hambruna del siglo XIX. Un medall√≥n de la √©poca grabado en Alemania rezaba: ‚ÄúGrande es la aflicci√≥n, oh Se√Īor, ten piedad‚ÄĚ. Aquel 1816 se conoci√≥ como ‚Äúel a√Īo sin verano‚ÄĚ, una anomal√≠a clim√°tica que afect√≥ al hemisferio norte, cuyas causas entonces eran oscuras y cuyas consecuencias fueron insospechadas: la escasez de avena para alimentar a los caballos inspir√≥ al alem√°n Karl Drais para crear su Laufmaschine o veloc√≠pedo, la primera bicicleta.

El poema apocal√≠ptico de Byron fue una de las obras literarias nacidas de aquel verano inusualmente fr√≠o. Reunidos en una villa junto al lago Lem√°n (Suiza), el autor rom√°ntico y sus invitados entretuvieron su forzada reclusi√≥n escribiendo historias de terror. Mary Wollstonecraft Godwin, por entonces a√ļn novia del poeta Percy Bysshe Shelley, comenz√≥ a dar forma a su inmortal Frankenstein o el moderno Prometeo. El m√©dico personal de Byron, John William Polidori, concebir√≠a su obra El vampiro.

Pero los efectos de aquella ola glacial fueron globales y duraderos, seg√ļn relata el profesor de ingl√©s de la Universidad de Illinois (EEUU) Gillen D‚ÄôArcy Wood en su libro Tambora: The Eruption that Changed the World (Princeton University Press, 2014). Wood expone a OpenMind que el tifus se ceb√≥ especialmente con pa√≠ses como Irlanda e Italia, y que la mortalidad a gran escala en Europa provoc√≥ migraciones masivas hacia Rusia y Am√©rica. ‚ÄúA largo plazo, los gobiernos europeos comenzaron a desarrollar pol√≠ticas de protecci√≥n del comercio, bienestar social y ayuda humanitaria‚ÄĚ, precisa.

Las consecuencias no se limitaron a Europa: en el sureste de Asia el desastre econ√≥mico condujo al renacimiento de la esclavitud. Las lluvias torrenciales en India propiciaron el brote de una epidemia de c√≥lera que se extendi√≥ por el mundo, matando a decenas de millones. La hambruna en Yun√°n, en el suroeste de China, forz√≥ a los agricultores a cambiar el cultivo del arroz por el del m√°s rentable opio. ‚ÄúPara mediados de siglo, Yun√°n era la mayor regi√≥n productora de opio del mundo; fue el comienzo de lo que conocemos como el Tri√°ngulo de Oro‚ÄĚ, se√Īala Wood.

bbva-openmind-sin-verano-2
Anomal√≠a de la temperatura de verano (¬į C) en 1816 con respecto a 1971-2000. Fuente: NOAA

En Norteam√©rica, el a√Īo sin verano contribuy√≥ a dar forma a los actuales Estados Unidos: ‚Äúla gran demanda de grano de la frontera del noroeste llev√≥ a la especulaci√≥n de tierras, a la retirada de los indios y al r√°pido asentamiento de estados como Indiana, Illinois y Kentucky‚ÄĚ, detalla Wood. Cuando aquel boom econ√≥mico declin√≥ y los precios volvieron a la normalidad, sobrevino el llamado P√°nico de 1819, la primera depresi√≥n en la historia del pa√≠s cuyos efectos se prolongaron hasta 1820, incluyendo el par√≥n de la expansi√≥n hacia el oeste.

Las causas de todo aquel desastre no empezaron a esclarecerse hasta un siglo despu√©s. A principios del siglo XX comenz√≥ a estudiarse el impacto de las erupciones volc√°nicas sobre el clima. Analizando los registros hist√≥ricos, el f√≠sico atmosf√©rico estadounidense William Jackson Humphreys vincul√≥ los fen√≥menos del a√Īo sin verano con la violenta erupci√≥n del volc√°n Tambora en la isla indonesia de Sumbawa, iniciada en abril de 1815. La hip√≥tesis especulativa de Humphreys fue ratificada en 1979 por el ocean√≥grafo Henry Stommel y su esposa Elizabeth en su art√≠culo ‚ÄúEl a√Īo sin verano‚ÄĚ, publicado en la revista Scientific American.

bbva-openmind-sin-verano-3
Sello conmemorativo del bicentenario de la gran erupción del Tambora. Crédito: Servicio Postal

La huella del largo alcance de las emanaciones del Tambora se ha revelado en el alto contenido de azufre en muestras de hielos polares de la √©poca, seg√ļn explica a OpenMind desde un buque de investigaci√≥n en el mar de Weddell (Ant√°rtida) el paleoclimat√≥logo del British Antarctic Survey Robert Mulvaney. ‚ÄúLas erupciones muy grandes, como la de Tambora, pueden elevar material hasta la estratosfera‚ÄĚ, resume Mulvaney. ‚ÄúAll√≠ el di√≥xido de azufre se oxida a √°cido sulf√ļrico, que se queda retenido en gotitas min√ļsculas de agua para formar una neblina que refleja la luz del sol, causando que llegue menos luz a trav√©s de la atm√≥sfera, lo que enfr√≠a la tierra‚ÄĚ. Este √°cido sulf√ļrico circula por la estratosfera, detect√°ndose despu√©s en los testigos de hielo. Con ello, los cient√≠ficos pueden estimar el volumen de emisiones de una erupci√≥n.

Pero aunque hoy se ha extendido la idea de que fue el Tambora la causa del a√Īo sin verano, esto es s√≥lo una verdad a medias. Lo cierto es que el enfriamiento ya hab√≠a comenzado antes de la erupci√≥n, entre 1809 y 1810. A finales del siglo XVIII se inici√≥ un per√≠odo de baja actividad solar llamado M√≠nimo de Dalton, que se prolongar√≠a hasta 1830 y que redujo las temperaturas globales. Y la historia tampoco acaba aqu√≠; en los testigos de hielo, los cient√≠ficos encontraron la pistola humeante de otra fuerte erupci√≥n, acaecida en 1808 o 1809 y que debi√≥ de contribuir al enfriamiento antes de Tambora. Y de la cual no se sab√≠a absolutamente nada.

bbva-openmind-sin-verano-4
Contenido de sulfato en muestras de hielo polar. Los picos están conectados con grandes erupciones volcánicas. Crédito: Robert Mulvaney

Hasta que en 2014, un equipo de geólogos, vulcanólogos e historiadores de la Universidad de Bristol (Reino Unido) logró desenterrar dos relatos históricos escritos respectivamente por el científico colombiano Francisco José de Caldas y el peruano José Hipólito Unanue. Ambos describían anomalías atmosféricas típicamente asociadas a erupciones volcánicas, lo que permitió a los investigadores sugerir una fecha: el 4 de diciembre de 1808, semana más o menos.

D√≥nde ocurri√≥, a√ļn es un misterio. Seg√ļn apunta el primer firmante del trabajo, el espa√Īol √Ālvaro Guevara-Mur√ļa, ‚Äúla erupci√≥n debi√≥ de producirse en los tr√≥picos‚ÄĚ, pero ‚Äúla localizaci√≥n puede ser lejana‚ÄĚ; como ejemplo, en 1883 los signos atmosf√©ricos de la erupci√≥n del Krakatoa tardaron seis d√≠as en llegar a Colombia. En alg√ļn lugar del mundo, tal vez en una isla remota, quiz√° bajo el mar, un volc√°n parcialmente responsable del a√Īo sin verano a√ļn aguarda a ser descubierto.

Javier Yanes para Ventana al Conocimiento

@yanes68

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario ser√° revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada