Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio La puerta con gateras de Newton
10 julio 2019

La puerta con gateras de Newton

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Una de las anécdotas más rocambolescas e improbables que circula en torno a la figura de Isaac Newton es la que lo presenta como el inventor de las gateras. Esta historia nos traslada a una estancia de la Universidad de Cambridge en el que realizaba sus experimentos el genial físico. Constantemente interrumpido por los arañazos de sus gatos en la puerta, Newton habría solicitado a un carpintero local que perforase dos agujeros en la puerta, uno de mayor tamaño, para la madre gata, y otro más pequeño para sus crías.

Retrato de Isaac Newton. Autor: Charles Jervas

También se dice que el agujero pequeño no llegó a ser estrenado, porque los pequeños mininos preferían seguir a su progenitora y cruzar por el de mayor diámetro. Sea verdad o leyenda, esta historia nos inspira el rompecabezas de este mes.

Pasatiempo 1: En esta puerta de la residencia newtoniana se ocultan estas seis gateras de diferentes tamaños. El objetivo es encontrar su ubicación sobre la puerta teniendo en cuenta que:

  • La casilla con la cruz está ya ocupada por el tirador.

  • Las gateras sólo se disponen vertical u horizontalmente.

  • Dos gateras no pueden estar nunca en contacto, tampoco en diagonal.

  • Los números en las filas y columnas indican el número de casillas totales atravesadas por gateras.

Un invento apócrifo

Volviendo a la historia de Newton, todo indica que se trata de un invento apócrifo: estas primitivas gateras —a modo de simple agujero en la puerta— ya eran conocidas en tiempos del físico. Además no existe ningún testimonio escrito ni documento de esa época que mencione que Newton hubiera tenido gatos en algún momento de su vida adulta. Finalmente, y lo más revelador, la primera mención conocida de dicha historia data de 1827, firmada por un tal J.M. Wright, quien de hecho ya deja en el aire la veracidad del relato: “Sea verdadera o falsa esta historia, lo que es cierto indiscutiblemente es que en su puerta, hasta el día de hoy, se ven dos agujeros de las dimensiones adecuadas para que pasen respectivamente gatos y gatitos”.

Pasatiempo 2: Nos acercamos ahora a una segunda puerta de la residencia newtoniana en la que se ocultan otras seis gateras de diferentes tamaños. De nuevo, el objetivo es encontrar su ubicación sobre la puerta teniendo en cuenta las mismas reglas que en el caso anterior.

Una historia para humanizar o ridiculizar a Newton

Asumiendo por tanto que se trata de una historia inventada, existen dos teorías principales y contrapuestas al respecto de su posible origen, o más bien de los motivos que podrían haber llevado a alguien a difundirla. Una de ellas apunta a que se trataría de un intento de humanizar la figura del matemático y físico al presentarlo como un amante de los animales con especial predilección (y preocupación) por los mininos. Por el contrario, la otra aboga porque el objetivo de esta historia era justamente el opuesto, ridiculizar al científico al presentarlo como un genio incapaz o tan distraído y abstraído en sus pensamientos como para no caer en la cuenta de que bastaba un sólo agujero suficientemente grande para que pasasen todos los gatos, grandes y pequeños.

Las primitivas gateras ya eran conocidas en tiempos de Newton. Crédito: Derek Harper

Sea como fuere, esta leyenda sitúa a Newton como inspirador de Schrödinger a la hora de enunciar su famosa paradoja cuántica del gato para ilustrar y explicar la indeterminación de la física cuántica. En la famosa paradoja, el gato se encuentra encerrado en una caja con un material radiactivo y un veneno que se activa si un átomo de este material se desintegra espontáneamente. El principio de superposición cuántico sugiere que hasta que alguien abre la caja, el gato está a la vez vivo y muerto, en una superposición de estados. Y del mismo modo, al abrir la caja para ver al gato, el observador actúa sobre el sistema afectando con ello al resultado.

Pasatiempo 3: Esta tercera y última puerta de la residencia newtoniana, como no podía ser menos también cuenta con seis gateras de diferentes tamaños. Encuentra su ubicación sobre la puerta.

Solución:

Miguel Barral @migbarral

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada