Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
5
Inicio Ocho pioneras STEAM que rompieron barreras con sus méritos
06 marzo 2020

Ocho pioneras STEAM que rompieron barreras con sus méritos

Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura

La igualdad de género y el empoderamiento de la mujer son todavía un reto social, tal y como reconoce la Organización de Naciones Unidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio. A pesar de que las mujeres representan casi el 50% de la población mundial, garantizarles el acceso a la educación o a un trabajo decente sigue siendo una tarea pendiente, entre otras. Sin embargo, sí existen ya una conciencia y un mecanismo social para evitar la discriminación de la mujer en el entorno laboral en muchos países. ¿Cómo hicieron las mujeres para hacerse un hueco en un mundo laboral de hombres  a lo largo de la historia? Repasamos el perfil de 8 mujeres que fueron pioneras en diferentes campos STEAM (por las siglas en inglés de ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas) y que abrieron con su talento las puertas de diferentes profesiones científicas al género femenino.

Ada Lovelace: primera programadora de la historia

Una de muchas figuras de la historia de la ciencia cuyo trabajo ha sido realmente apreciado a título póstumo es Ada Lovelace, una talentosa matemática considerada la primera programadora computacional. Fue mediante la traducción de un documento publicado en una revista francesa sobre la máquina analítica de Charles Babbage como añadiendo notas explicativas, Ada dejó instrucciones para calcular los números de Bernoulli, considerado el primer programa informático de la historia. 

Ada_Lovelace_Chalon_portrait-1-1024x1024
Detalle de una retrato de Ada King, condesa de Lovelace, en 1840. Autor: Alfred Edward Chalon

Nacida a principios del siglo XIX, Ada Lovelace disfrutó de una educación científica nada habitual en la época gracias a su madre. Lady Byron era una mujer instruida en matemáticas y astronomía, antiesclavista y luchadora a favor de la igualdad de los derechos de las mujeres, que no sólo obligó a Ada a estudiar matemáticas, si no que apoyó su deseo de  trabajar en una época en la que los hombres dominaban los campos de la ciencia y las matemáticas

Marie Curie: primera mujer con dos premios Nobel 

Marie Curie (1867-1934) recibió no uno sino dos premios Nobel y ha pasado a la historia como la primera mujer en lograrlo y la única que lo ha hecho en dos disciplinas científicas distintas, Física y Química. Además de investigadora, Curie fue una mujer de acción y durante la Primera Guerra Mundial ayudó a equipar ambulancias con equipos de rayos X que incluso llegó a manejar ella misma en el frente.

Nacida en Varsovia, estudió clandestinamente en la “Universidad Volante“, una institución en dicha ciudad,  clandestina y abierta a mujeres que cambiaba de ubicación constantemente para huir del control ruso, y terminó su formación en París. A pesar de las dificultades con las que se topó para completar su formación y desarrollar sus investigaciones, siguió trabajando hasta el final de sus días, cuando su vida acabó precisamente por una enfermedad provocada por la exposición a la radiación. 

Alice Catherine Evans: pionera de la leche segura 

Alice Catherine Evans (1881 – 1975) fue la primera mujer en recibir una beca en bacteriología de la Universidad de Wisconsin-Madison y en ser nombrada presidenta de la Society of American Bacteriologists como reconocimiento a su descubrimiento de la Brucella, la bacteria causante de la brucelosis en animales y de la fiebre de Malta en humanos

Alice C. Evans en su graduación. Fuente: National Library of Medicine

Nacida en una granja en Pensilvania, comenzó como maestra rural y aprovechando una beca de la universidad de Cornell empezó sus estudios de agricultura, especializándose en bacteriología. Hubiese seguido con un doctorado pero la falta de recursos le hizo optar a un puesto en el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, dentro de la división dedicada a los productos lácteos frescos. Allí nadie esperaba que la persona que respondía al nombre de  “A. Evans” fuese una mujer, y sin embargo 3 años después se convirtió en la primera mujer en obtener un contrato fijo en el USDA

Maria Goeppert-Mayer: la mujer que llegó al corazón del átomo

Maria Goeppert-Mayer (1906-1972) fue la segunda mujer de la historia en ganar un premio Nobel. Lo hizo 60 años después de Marie Curie con un modelo matemático que explicaba cómo el núcleo del átomo funciona por un sistema de capas y no era “como una gota de agua”, tal y como se creía por aquella época. 

OpenMind-Maria-Goeppert-Mayer-2
Maria Goeppert-Mayer acompañada por el rey Gustav Adolf de Suecia a un banquete de gala después de la ceremonia del Premio Nobel. Crédito: Institución Smithsonian

Aunque fue admitida como estudiante de matemáticas, se quedó prendada de la física cuántica en una conferencia de Max Born. Con el tiempo trabajaría de la mano de otro gran físico, Enrico Fermi y llegó a participar en uno de los hitos científicos de su época: el Proyecto Manhattan. Sin embargo, su carrera no estuvo libre de obstáculos y Maria tardó tardó muchos años en conseguir un trabajo remunerado dentro de una institución académica mientras seguía a su marido, Joseph Mayer, en su periplo académico por Estados Unidos.

Dorothy Hodgkin: una visionaria de la penicilina

Dorothy Hodgkin (1910-1994) es la primera mujer de la historia de Gran Bretaña en ganar un Nobel de ciencia. El desarrollo de una técnica pionera para visualizar biomoléculas con rayos X le permitió descubrir la estructura 3D de la penicilina, lo que abrió la puerta al desarrollo de miles de antibióticos modernos. También fue la primera persona en ver biomoléculas tan esenciales como la vitamina B-12 (en 1956) y la insulina (1969).

Modelo molecular de la penicilina realizado por Dorothy Hodgkin. Crédito: Science Museum London

A pesar de que se licenció en química en Oxford y realizó un doctorado en Cambridge, los titulares de prensa que anunciaban su Nobel en 1964 destacaban que «Una ama de casa de Oxford gana el premio Nobel».

Hedy Lamarr: inventora del “wireless”, actriz y espía

Hedy Lamarr (1914-2000) inventó un sistema de comunicaciones que precedería a todas las tecnologías inalámbricas que utilizamos en la actualidad. Hedy Kiesler cambió su nombre tras divorciarse de su primer marido, un magnate que suministraba armamento ilegal a los gobiernos fascistas de Europa. Precisamente de las conversaciones de trabajo de su este aprendió lo necesario para desarrollar su invento, patentado en 1942.

Su perfil de actriz popular y de espectacular belleza pudo influir en la ralentización del éxito del sistema de salto de frecuencias de comunicación que había inventado ya que, según el biógrafo Stephen Michael Shearer “en esa época nadie tomaba en serio a una mujer bella en cuestiones intelectuales”.

Jane Goodall: una de las primatólogas, etólogas y antropólogas

Jane Morris Goodall (1934), la principal experta en chimpancés de la historia, dejó su vida en Londres para aventurarse en la selva de Tanzania y seguir su fascinación por los chimpancés de la mano del famoso paleontólogo Louis Leakey. Llegó sin experiencia en la materia y se doctoró en 5 años haciendo lo que más le gustaba: observar a los chimpancés. Así, con sus descubrimientos logró tumbar muchos dogmas que predominaban entre la comunidad científica hasta el momento e incluso, que los propios chimpancés la aceptasen como un miembro más de su grupo. A pesar de sus méritos, ella misma confesaba a diario The Guardian que ocupó la portada de la revista National Geographic gracias a sus bonitas piernas.

Valentina Tereshkova: Primera mujer en el espacio 

El 16 de junio de 1963  tras 70 horas de vuelo y 48 vueltas a la Tierra, Valentina Tereshkova (1937), con 26 años, se convierte en la primera mujer en viajar al espacio exterior a bordo de la nave Vostok 6. Fue elegida entre más de 400 candidatas por cumplir los requisitos de ser mujer, menor de 30 años, medir menos de 1,70m y pesar 70 kg, además de su por experiencia como paracaidista y su actividad política. A pesar de sufrir jaquecas durante los 3 primeros días de vuelo, no dejó de controlar todos los detalles de la misión, y además, detectó a tiempo un error en la programación de la trayectoria que impediría su vuelta a la Tierra. 

Tereshkova como comandante de las Fuerzas Aéreas Soviéticas. Crédito: RIA Novosti Archive – Alexander Mokletsvo

Valentina, huérfana de padre y de origen humilde, comenzó la escuela a los 8 años aunque la dejó a los 16 y continuó su formación por correspondencia. De vuelta a la Tierra, Valentina se doctoró como ingeniera espacial y siguió desarrollando su carrera política. A día de hoy declara que no le importaría volver al espacio y viajar a Marte, incluso sin billete de vuelta.

Paz Palacios

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada