Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Historia de la aviación
23 mayo 2023

Historia de la aviación

Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

Cualquier persona informada diría que el primer vuelo en un aparato más pesado que el aire fue el de Orville y Wilbur Wright en su Flyer I, el 17 de diciembre de 1903 en Kitty Hawk (Carolina del Norte). Y se equivocaría. La simplificación excesiva acaba llevando a un error: es correcto decir que los hermanos Wright fabricaron el primer avión, pero el suyo fue un logro apoyado en los avances de otros pioneros que ya habían volado en aparatos más pesados que el aire, o que habían abordado los problemas del vuelo antes de existir la tecnología necesaria.

Hoy suele concederse el cr√©dito del primer vuelo al bereber andaluz Abb√°s Ibn Firn√°s, nacido en Ronda (M√°laga, Espa√Īa) y de quien se cuenta que en el a√Īo 875 salt√≥ desde un lugar elevado en C√≥rdoba con unas alas de madera cubiertas de seda y plumas. Al parecer, plane√≥ durante unos 10 segundos antes de caer y romperse las dos piernas. Una idea similar, con id√©ntico resultado, fue dos siglos despu√©s la del monje ingl√©s Eilmer de Malmesbury. Ambos pasaron por alto que necesitaban una cola como la de los p√°jaros para aterrizar con √©xito, pero durante siglos el vuelo de las aves sigui√≥ inspirando a los pioneros tempranos; el m√°s famoso de ellos, Leonardo da Vinci. Su ornit√≥ptero nunca lleg√≥ a construirse, pero Leonardo comprendi√≥ que los m√ļsculos humanos eran demasiado d√©biles para mover las alas y que se necesitaba una combinaci√≥n del movimiento de brazos y piernas mediante poleas.

3_Hermanos-Wright
Primer vuelo con éxitor del Wright Flyer en 1903. El aparato voló durante 12 segundos una distancia de 36,6 metros. Crédito: Biblioteca del Congreso, división de Washington

Hasta el siglo XIX fueron numerosos los intentos de construir máquinas voladoras que poco a poco fueron desprendiéndose del modelo de las aves. Algunos inventores, como el alemán Otto Lilienthal, se centraron solo en planear, controlando la dirección con el cuerpo. Otros, como Augustus Herring, William Samuel Henson, Samuel Langley, Hiram Maxim o Clément Ader, trataron de avanzar en la propulsión, pero las pesadas máquinas de vapor de la época no eran adecuadas. El británico George Cayley, considerado el padre de la aerodinámica, destacó por su estudio científico del vuelo, definiendo el concepto del avión como se entiende hoy: un aparato de ala fija con sistemas separados de elevación, propulsión y control.

HISTORIA DE LA AVIACI√ďN

‚Äč‚Äč[+] Ver en pantalla completa

El gran acierto de los hermanos Wright fue resolver el problema del control; con buen criterio, y aunque incorporaron un motor de gasolina, decidieron que la propulsi√≥n era un objetivo secundario y que en su lugar era esencial que el aparato pudiera pilotarse. Durante sus pruebas vieron la necesidad de controlar el movimiento en los tres ejes del espacio: el longitudinal al aparato (alabeo o roll), el de las alas (cabeceo o pitch) y el vertical (gui√Īada o yaw). Aunque las primeras aeronaves pr√°cticas utilizar√≠an sistemas diferentes a los adoptados por los Wright, sus innovaciones solucionaron b√°sicamente el problema del vuelo pilotado.

El √©xito de los hermanos Wright espole√≥ una oleada de mejoras en los dise√Īos y nuevos hitos. En 1909 el franc√©s Louis Bl√©riot cruzaba el canal de la Mancha de Calais a Dover, y en 1914 se inauguraba brevemente la primera l√≠nea regular de St. Petersburg a Tampa (Florida) en un hidroavi√≥n biplano Benoist XIV, cuyo √ļnico pasajero iba sentado junto al piloto en una cabina abierta. La 1¬™ Guerra Mundial impuls√≥ el despegue definitivo de la aviaci√≥n. A su t√©rmino, en 1919, se fundaba la aerol√≠nea m√°s antigua que a√ļn sobrevive, la neerlandesa KLM.

Del primer vuelo trasatlántico sin escalas a las aeronaves supersónicas

En 1927 Charles Lindbergh completaba su famoso vuelo transatl√°ntico en solitario desde Nueva York a Par√≠s, y al a√Īo siguiente el espa√Īol Juan de la Cierva cruzaba el canal de la Mancha en su autogiro, un concepto innovador que sin embargo no triunf√≥. En los a√Īos 30 las nacientes compa√Ī√≠as a√©reas comenzaban a operar vuelos intercontinentales, solo en hidroaviones y con una lista interminable de escalas, mientras pioneros como Amelia Earhart dejaban su vida en el empe√Īo de explorar rutas m√°s largas sin paradas. En 1938 un aparato de la alemana Lufthansa fue el primer avi√≥n terrestre de pasajeros que cruz√≥ el Atl√°ntico sin escalas.

Demostración de un autogiro Cierva C.6 en Farnborough (Reino Unido). Crédito: Andy Dingley
Demostración de un autogiro Cierva C.6 en Farnborough (Reino Unido). Crédito: Andy Dingley

Desde el primer reactor comercial, el De Havilland Comet en 1952, las mejoras han sido innumerables en seguridad, sustituci√≥n del control mec√°nico por el electr√≥nico y otros muchos aspectos t√©cnicos, pero no en la experiencia del pasajero; tras el fracaso del supers√≥nico Concorde y salvando el entretenimiento a bordo y otros detalles, un viajero de los a√Īos 50 apenas notar√≠a nada distinto en un vuelo actual. Con la emergencia clim√°tica, hoy los esfuerzos se centran en reducir la huella ambiental. Pero los pasajeros continuamos esperando esas nuevas aeronaves supers√≥nicas e hipers√≥nicas que son el objeto de numerosos proyectos experimentales. Aunque todo indica que ese vuelo a√ļn tardar√° d√©cadas en despegar.

Javier Yanes

@yanes68

 

Comentarios sobre esta publicación

El nombre no debe estar vacío
Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario ser√° revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada