Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
5
Inicio El largo y tortuoso camino del arroz dorado
25 septiembre 2020

El largo y tortuoso camino del arroz dorado

Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura

¿Una planta que nos dé tomates en su parte aérea y patatas en sus raíces? Pues bien, existe: se llama pomato, comercializada como TomTato, y es una quimera obtenida por la clásica técnica de injerto. A finales del siglo XX el ser humano aprendió a crear injertos moleculares, usando los pedazos más pequeños de una planta: sus genes. Pero desde entonces los organismos genéticamente modificados (OGM) han chocado con la oposición de una parte de la sociedad. El mejor ejemplo es el arroz dorado: creado en los años 90, lleva dos décadas perdido en un limbo del que no acaba de salir, pese a que podría solucionar una deficiencia en vitamina A que afecta a la tercera parte de los niños menores de cinco años y causa más de 100.000 muertes. La historia del arroz dorado ilustra las tensiones en torno a los OGM, una innovación que nació para beneficio de la humanidad, pero que nunca termina de despegar.

BBVA-OpenMind-Ventana-El largo y tortuoso camino del arroz dorado 2-El arroz dorado se está desarrollando como una nueva forma potencial de abordar la deficiencia de vitamina A. Foto del IRRI (Isagani Serrano)
El arroz dorado se está desarrollando y evaluando como una nueva forma potencial de abordar la deficiencia de vitamina A. Foto del IRRI (Isagani Serrano)

La historia del arroz dorado arranca en 1984, cuando la obtención de la primera planta GM espoleó el interés de producir variedades nutricionalmente fortificadas. Durante una reunión organizada en el International Rice Research Institute (IRRI) de Filipinas por la Rockefeller Foundation, el responsable de biotecnología de la fundación, Gary Toenniessen, preguntó a los asistentes qué gen desearían ver introducido en el arroz. Peter Jennings, un experto del IRRI que en los años 60 había obtenido la exitosa variedad IR8, sugirió crear un grano amarillo. Durante años Jennings había buscado sin éxito una variedad de ese color, signo de la presencia de beta caroteno, precursor de la vitamina A. La deficiencia de este micronutriente esencial en la dieta de 250 millones de niños es la primera causa de ceguera infantil evitable, aumentando además la mortalidad por el debilitamiento del sistema inmune.

Una taza para cubrir el 60% de las necesidades infantiles de vitamina A

Con el impulso de la Rockefeller Foundation, en 2000 el arroz dorado vio por fin la luz de manos de Peter Beyer, de la Universidad de Friburgo, e Ingo Potrykus, del Instituto Suizo Federal de Tecnología en Zúrich. Los dos científicos emplearon la bacteria Agrobacterium para insertar en el grano de arroz los genes de las enzimas fitoeno sintasa (psy) del narciso y fitoeno desaturasa (crtI) de la bacteria del suelo Erwinia uredovora; ambas proporcionaban al grano las piezas necesarias para completar la biosíntesis de la provitamina A o beta caroteno. En 2005 investigadores de la biotecnológica Syngenta reemplazaron el gen psy del narciso por el del maíz, creando una nueva versión mejorada que producía 23 veces más beta caroteno.

BBVA-OpenMind-Ventana-El largo y tortuoso camino del arroz dorado 3-Grano de arroz banco comparado con el grano de arroz dorado. Crédito: International Rice Research Institute
Grano de arroz banco comparado con el grano de arroz dorado. Crédito: International Rice Research Institute

El primer cultivo transgénico diseñado para mejorar la nutrición humana fue aplaudido como un avance que prometía solventar una grave lacra. En años posteriores, los estudios confirmaron que era eficaz como fuente de vitamina A, que una sola taza bastaría para cubrir el 60% de las necesidades diarias de la vitamina en los niños, que las proteínas introducidas no eran alergénicas y que podía cruzarse con las variedades locales más utilizadas. En 2018 fue aprobado en EEUU, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Y sin embargo, veinte años después de su creación, aún no se cultiva para consumo en ningún lugar del mundo, ni ha sido aprobado en los países del mundo que más se beneficiarían de ello.

“Creo firmemente que los beneficios y la seguridad del arroz dorado han sido suficientemente sustentados por la evidencia científica”, afirma a OpenMind el biotecnólogo vegetal de la Universidad de Tuskegee Channapatna Prakash, director de la revista GM Crops & Food. Y sin embargo, muchos han sido los obstáculos que ha encontrado este cultivo en su camino. En 2015, un estudio en China sobre sus beneficios nutricionales en los niños fue retractado al descubrirse que el ensayo no había superado las aprobaciones éticas pertinentes, y que las familias no fueron informadas sobre el carácter GM del arroz. También persisten dudas sobre el deterioro del beta caroteno en el grano almacenado o al cocinarlo, y sobre la asimilación de este compuesto soluble en grasas cuando estas son escasas en la dieta, como ocurre en muchos de los niños a quienes va dirigido. Pero para el biotecnólogo vegetal José Miguel Mulet, de la Universidad Politécnica de Valencia, “a medida que han ido apareciendo problemas se han ido solucionando, así funciona la ciencia”, dice a OpenMind.

La oposición a los OGM, un gran escollo

Un gran escollo en el camino del arroz dorado ha sido la oposición de un sector de la sociedad. “Los miedos y las precauciones persisten porque los activistas anti-OGM continúan oponiéndose al arroz dorado, a pesar de todas las evidencias en contra, y los medios cómplices les hacen eco”, señala Prakash. El biotecnólogo vegetal de la Universidad de Tecnología de Queensland Jean-Yves Paul destaca a OpenMind el bloqueo en Filipinas, un país que en diciembre de 2019 aprobó la seguridad del arroz dorado para consumo, pero donde aún faltan muchos pasos hasta su comercialización: “Filipinas es un impulsor clave de las críticas y los obstáculos. Los activistas y los grupos anti-GM son muy activos allí y tienen mucho apoyo, y han dañado seriamente la imagen del arroz dorado durante años en un país donde por desgracia esta tecnología es muy necesaria”.

BBVA-OpenMind-Ventana-El largo y tortuoso camino del arroz dorado - manifestación-Manifestación contra OGM. Crédito: Rosalee Yagihara
Manifestación contra OGM. Crédito: Rosalee Yagihara

Los recelos encuentran apoyo en el Protocolo de Cartagena de Naciones Unidas, que se guía por el principio de precaución para bloquear los OGM incluso sin pruebas, algo que no se exige a variedades nuevas obtenidas por otras técnicas, ni siquiera los mutantes bombardeados con radiación. “Durante más de veinte años el arroz dorado ha superado de forma arrolladora los estudios de bioseguridad, biodisponibilidad, impacto ambiental, biodiversidad, etc., y se ha formulado cada pregunta concebible. ¡Es probablemente el cultivo y alimento más testado de la historia!”, valora Prakash. Pero para Ingo Potrykus, cocreador del arroz dorado, el rechazo es complejo: “La oposición a los OGM es en parte una cuestión de alfabetización científica, pero sobre todo es más bien emocional”, apunta a OpenMind.

La viabilidad económica

También existen críticas argumentadas desde la comunidad académica. Los expertos en agricultura de países en desarrollo Glenn Davis Stone, de la Universidad de Washington en San Luis, y Dominic Glover, del Institute of Development Studies, cuestionan que el arroz dorado sea capaz de cumplir sus promesas, y no por causa de los activistas. Según explica Glover a OpenMind, la proclama de que el arroz se ofrecerá gratis a los campesinos con ingresos menores de 10.000 dólares al año como “proyecto humanitario” es una “falsa representación”: “Hasta donde sabemos, nadie ha propuesto que la semilla se proporcione gratis como rutina”, advierte. “Sería caro hacerlo”.

Glover no solo cuestiona que los granjeros vayan a elegir cultivar arroz dorado sin subvenciones frente a otras variedades que les ofrecen distintas ventajas —“rendimiento, resistencia a enfermedades, tolerancia a estrés abiótico, cualidades de cocinado, precios al consumidor…”—, sino que, en último término, duda de que vaya a ser realmente la solución a la deficiencia en vitamina A frente a alternativas más tradicionales como programas nutricionales o fomentar la variedad en los cultivos. “¿Cuáles han sido los costes de oportunidad de invertir en el arroz dorado en lugar de en otras estrategias?”, se pregunta.

Por el momento, el despliegue del arroz dorado continúa estancado. “Se dijo que Bangladesh estaba a punto de aprobarlo, pero la decisión se ha demorado indefinidamente por razones no declaradas”, dice Glover. Mientras, los defensores de este cultivo condenan los bloqueos. “Es pura política, no hay razones científicas”, se lamenta Prakash. “Todo este retraso cuando medio millón de niños pueden morir o quedarse ciegos este año por deficiencia en vitamina A. ¡Más que patético, es criminal!”. Por su parte, Potrykus confía en que la obra de su vida llegará a ver la luz: “La oposición retrasará, pero no impedirá el uso del arroz dorado”. 

Javier Yanes

@yanes68

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada