Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio El mapa m√°s preciso del cerebro
11 noviembre 2021

El mapa m√°s preciso del cerebro

Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

Hoy puede parecernos ridículo que todo un gran filósofo como Aristóteles creyera que el corazón era la sede del pensamiento y la inteligencia, y que el cerebro era simplemente un radiador para enfriar la sangre. Lo cierto es que no todos sus coetáneos andaban tan desencaminados, y por entonces ya otros entendieron cuál era el papel crucial del cerebro en buena parte de lo que nos distingue como humanos. Hoy, en el que ha sido denominado por algunos científicos como el siglo del cerebro, nos acercamos al conocimiento más preciso que jamás hemos tenido de nuestro órgano rector, de un modo tal que incluso podemos visualizarlo en internet con el nivel de detalle de un mapa digital.

El cerebro ha sido objeto de estudio desde la antig√ľedad cl√°sica, pero su comprensi√≥n era tosca; no fue hasta el siglo XVI cuando el anatomista belga Vesalio entendi√≥ correctamente que sus funciones resid√≠an en la masa cerebral y no en los ventr√≠culos o cavidades rellenas de l√≠quido, como hasta entonces se cre√≠a. En el XIX los trabajos de Paul Broca y Carl Wernicke comenzaron a asignar algunas regiones del cerebro a determinadas funciones, y a principios del siglo XX neuroanatomistas como Santiago Ram√≥n y Cajal empezaron a desvelar la trama fina de las neuronas y sus tipos. En 1909 el alem√°n Korbinian Brodmann public√≥ el primer mapa completo de las regiones del c√≥rtex cerebral, bas√°ndose en la organizaci√≥n de su arquitectura celular.

Un vistazo al interior de nuestro órgano más valioso

A lo largo del siglo XX la introducci√≥n de nuevas t√©cnicas de neuroimagen y los avances en computaci√≥n han propiciado un salto espectacular en la cartograf√≠a cerebral. Ejemplo de ello es el atlas publicado en 2013 por el proyecto BigBrain, una iniciativa de los centros de investigaci√≥n Montreal Neurological Institute y German Forschungszentrum J√ľlich. Los investigadores utilizaron como base el cerebro sano de una mujer fallecida a los 65 a√Īos. El √≥rgano fue primero escaneado mediante resonancia magn√©tica y despu√©s seccionado en 7.404 rebanadas de 20 micras de grosor, utilizando un microtomo. Una vez te√Īidas y digitalizadas todas las secciones en alta resoluci√≥n mediante un esc√°ner √≥ptico, el sistema inform√°tico se encarg√≥ de hacer la reconstrucci√≥n digital.

Despu√©s de cinco a√Īos de trabajo, el resultado es un mapa en 3D con una resoluci√≥n de 20 micras. Como comparaci√≥n, esta definici√≥n es 50 veces mayor que la alcanzada por otros proyectos de mapeo cerebral como el Allen Brain Atlas, un proyecto impulsado por el cofundador de Microsoft Paul Allen y cuya resoluci√≥n es de 1 mil√≠metro. El atlas de BigBrain est√° disponible en internet, libremente accesible a cualquier usuario, y el nivel de zoom que ofrece permite llegar a apreciar las neuronas individuales.

BBVA-OpenMind-Materia-Mapa cerebro 1
El proyecto Big Brain ha recreado en 3D el cerebro con tanta precisión que se puede hacer zoom hasta observar las neuronas individuales. Imagen: BigBrain

El BigBrain y el Allen Brain Atlas son solo dos entre diversas iniciativas que están abordando la cartografía del cerebro por diferentes técnicas y a distintos niveles de complejidad y detalle. El Human Connectome Project, impulsado por los Institutos Nacionales de la Salud de EEUU (NIH), reunió datos de neuroimagen del cerebro de 1.200 personas para crear un conectoma, un gran mapa de conexiones, las autopistas por las que discurren los procesos cerebrales. El Human Brain Project, financiado por la Unión Europea, comprende iniciativas diversas como el propio BigBrain, dentro de una infraestructura destinada a avanzar en el conocimiento de la estructura y función del cerebro y en su simulación computacional; EEUU tiene su apuesta en la BRAIN Initiative del NIH, mientras que Japón lanzó el proyecto Brain/MINDS.

La ciencia ha logrado ya desentra√Īar con absoluto detalle el cerebro de organismos simples como los gusanos, pero tambi√©n mapear por completo el de especies notablemente m√°s complejas como el rat√≥n. En el grande y complicado cerebro humano a√ļn queda mucha terra incognita, pero es un camino de exploraci√≥n que estamos recorriendo y que est√° llamado a transformar nuestro conocimiento y nuestra capacidad de luchar contra las enfermedades neurodegenerativas, uno de los grandes retos m√©dicos y cient√≠ficos del siglo XXI.¬†

Javier Yanes

Comentarios sobre esta publicación

El nombre no debe estar vacío
Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario ser√° revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada