Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Las “bondades” de Internet de las Cosas
05 septiembre 2016

Las “bondades” de Internet de las Cosas

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Internet de las Cosas (IC) ha vivido un desarrollo apasionante en la tecnología durante los últimos años y de forma lenta, pero segura, está cambiando la manera en que funciona el mundo. A medida que se conectan cada vez más dispositivos y las aplicaciones son más inteligentes, el IC ofrece el potencial de cambiar drásticamente la civilización, principalmente porque puede hacer que cualquier actividad, desde las funciones domésticas al transporte público, sean más cómodas. Pero, aunque se habla mucho de las grandes implicaciones del IC y de cómo puede hacernos la vida algo más fácil, a veces nos olvidamos del bien que también puede hacer por la sociedad.

bbva-openmind-ConnectedWorld-ppal
Image: Flickr

Lo cierto es que en esta época relativamente temprana de la expansión de Internet de las Cosas, los dispositivos conectados están haciendo muchas cosas maravillosas para las personas, las comunidades y el mundo. No se trata solo de hacer que las cosas funcionen algo más rápido o de manera más sencilla. Basta considerar algunas de las siguientes aplicaciones.

Conservación de energía en los hogares

Un artículo que aborda el impacto de los sistemas domésticos inteligentes pone de manifiesto que a juzgar por las cifras, los estadounidenses gastan una media de 2.100 dólares al año en energía. Es de mucho dinero para muchas personas, pero también es una cifra que se puede reducir significativamente mediante una sencilla implantación de sistemas domésticos inteligentes. Los hogares automatizados (que son esencialmente una rama derivada del Internet de las Cosas) ahora pueden controlar todo desde el aire acondicionado a la iluminación, de forma que la casa únicamente utiliza la energía que necesita. Las luces no se dejan encendidas innecesariamente, la calefacción y el aire acondicionado no funcionan cuando no es necesario, etc. Así, a medida que el Internet de las Cosas hace su aparición en un número cada vez mayor de hogares, va a ahorrar mucho dinero a las personas a largo plazo, además de reducir el consumo energético.

Ciudades más seguras

Del mismo modo que las tecnologías del IC se pueden utilizar para mejorar un entorno doméstico, se están instalando cada vez más en ciudades para conservar energía y aumentar la seguridad de las personas. Se están examinando todo tipo de aplicaciones específicas. Por ejemplo, en algunas ciudades pronto veremos sistemas de alumbrado público que responden a la presencia humana y se apagan cuando no son necesarios. Pero quizá más interesante desde el punto de vista de la seguridad es la idea de que a medida que los vehículos son más autónomos y están más conectados a los dispositivos y entornos a su alrededor, podrán proporcionar a los conductores avisos de seguridad en tiempo real y notificaciones del tráfico. Fundamentalmente, esto significa que el IC está permitiendo que nuestras ciudades nos protejan de circunstancias peligrosas.

Ayuda para los discapacitados

A escala más reducida, una de las aplicaciones más extraordinarias del IC que ha surgido recientemente es un sistema que está diseñado para ayudar a las personas ciegas o con problemas de visión a moverse con mayor facilidad. Se trata de una app que se conecta al mundo alrededor de un usuario y anuncia automáticamente puntos de interés y calles transversales, funcionando de hecho como un bastón tecnológico. También está equipado con una “varita mágica” que al dirigirse en una dirección determinada, informa de lo que se encuentra cerca o directamente delante. Fundamentalmente es un sistema completo que utiliza GPS y sensores para dibujar una imagen completa de los alrededores de un usuario con fines de navegación. A medida que se vaya perfeccionando y mejorando, una aplicación como esta ofrece el potencial de cambiar por completo el estilo de vida de una persona con problemas graves de visión.

Seguimiento de la salud y la forma física

Los dispositivos para controlar nuestro nivel de forma física se citan habitualmente como una de las aplicaciones más útiles del IC en nuestras vidas diarias y es cierto que han tenido un impacto significativo en muchas personas. Estos dispositivos rastreadores se comunican ellos solos con apps y aplicaciones web para registrar y analizar nuestra actividad y mantenernos saludables. Sin embargo, FitBits y Nike FuelBands no son las únicas aplicaciones del IC relacionadas con la salud que se utilizan en la actualidad. De hecho, existen todo tipo de herramientas relacionadas con la salud que se emplean para monitorizar desde la fertilidad hasta la temperatura corporal. Incluso existen implantes conectados mediante IC que se utilizan en algunos hospitales para vigilar a pacientes que pueden tener problemas como azúcar en sangre o tensión sanguínea. Resumiendo, IC está ayudando a crear una red de seguridad a gran escala para monitorizar cuestiones básicas relacionadas con la salud.

Estas son algunas de las muchas maneras en que IC se está utilizando no solo por razones de comodidad y eficiencia, sino para hacer un verdadero bien en nuestras vidas y en el mundo. Lo más apasionante, sin embargo, es que apenas hemos comenzado.

Charles Bell

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada