Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio 5 sectores que sacarán partido del 5G
03 marzo 2016

5 sectores que sacarán partido del 5G

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Las siglas utilizadas para referirse a la quinta generación de conexiones inalámbricas (5g) destinadas a los dispositivos móviles serán claves para dar el siguiente paso en la evolución de la tecnología. La pregunta principal es… ¿para qué sirve el 5G? Para empezar a comprender su impacto, hace falta tener en mente las dos principales mejoras que supone con respecto al 4G: una mayor velocidad, de hasta 5 Gbps en varias pruebas (aunque en otras es aún mayor), y una latencia, el tiempo de retraso en milisegundos que tarda la información en llegarnos, mucho más baja, cuyas cifras varían algo más según quién se pronuncie, pero que se pueden redondear en unos 5 milisegundos.

bbva-openmind-hipertextual-5g-1
Las aplicaciones comerciales del 5G se esperan en 2020 / Imagen: dominio público (www.splitshire.com)

Algunos de los problemas que resolverá el 5G son los que arrastra el 4G, como la cobertura en movilidad: viajar en coche o tren actualmente supone un traspaso constante de señal de una antena a otra, cuyos efectos se suavizarán con el 5G, ya que se obtendrá una señal más constante y regular. Algunos estudios y proyecciones sitúan esta capacidad en torno a 10 Tbps por kilómetro cuadrado, y con una densidad muy superior a la actual, de aproximadamente un millón de nodos por kilómetro cuadrado.

Y además, según la información que manejan las operadoras, el despliegue será más sencillo y rápido que en el caso del 3G o del 4G, ya que han aprendido de procesos anteriores y las antenas pueden abarcar más área y más dispositivos por cada una de ellas.

Principales áreas que se beneficiarán del 5G

bbva-openmind-hipertextual-5g-2
El Internet de las Cosas será el sector más beneficiado por el 5G, permitiendo gestionar miles de datos proporcionados por cada objeto conectado/ Imagen: dominio público (www.stock.tookapic.com)

Comunicación V2V

La comunicación V2V (vehicle to vehicle) es una de las protagonistas, respaldada entre otros por Ericsson, que permitirá que los coches se comuniquen entre ellos. Por ejemplo, con vídeos que permitan ver a través de otros vehículos, o enviarse información relevante como cuándo un coche está frenando de forma brusca a alta velocidad, cuándo ha sufrido una avería y pueden aparecer problemas, etc. Ahí es donde la bajada de latencia es determinante: unos milisegundos más o menos en la comunicación entre dos vehículos en peligro pueden marcar la diferencia entre evitar un accidente, y posiblemente salvar vidas o no hacerlo. O sin llegar a niveles tan dramáticos, permitiría la posibilidad de frenar con más antelación al llegar a una intersección congestionada.

Internet de las cosas

El 5G tampoco se entiende sin hablar del Internet de las cosas, que a su vez tampoco se entiende sin hablar de las eSIM, el reemplazo virtual de las tarjetas SIM. Y sobre ello, Intel ya dio algunas buenas pinceladas en su enfoque directo hacia el futuro. En los smartphones o tablets permitirán prescindir de un componente físico y de partes móviles, lo cual se puede aprovechar para seguir miniaturizando o para aumentar la batería. Pero en objetos cotidianos, algunos minúsculos, supone la posibilidad de conectarlos, de hacerlos inteligentes y capaces de comunicarse: jarrones, almohadas, sensores de aparcamiento, lavadoras, cepillos de dientes, zapatillas, lámparas, etc. En la medida en que esto avance, tendremos gran cantidad de dispositivos conectados enviando pequeñas cantidades de información de forma regular, por lo que haría falta un nuevo protocolo de bajo ancho de banda. Sólo con el 4G resultaría muy complicado, sobre todo según vaya aumentando el número de dispositivos. Con el 5G se abre la puerta a la era del Internet de las cosas.

Internet verdaderamente inalámbrico

“El 5G permitirá que Internet sea inalámbrico por completo”, palabras de Steve Mollenkopf, CEO de Qualcomm. Esa frase hace referencia a un futuro en el que no se necesitarán cables para asegurar conexiones de alta velocidad, casi instantáneas y con estabilidad. De esta forma, también se abre un nuevo escenario para la comunicación entre smartphones como la M2M (machine to machine). Por otra parte, se estima que habrá unos 50.000 millones de dispositivos conectados para 2020 que podrían beneficiarse del 5G, según Intel.

bbva-openmind-hipertextual-5g-3
Los videojuegos podrán ser jugados directamente en la nube, prescindiendo de las descargas previas /Imagen: dominio público (stock.tookapic.com)

Videojuegos online

Más áreas potencialmente beneficiadas por la llegada del 5G: los videojuegos online o directamente en la nube. Actualmente es necesario descargar un videojuego para poder jugar, pero algunas empresas ya han intentado apostar por un sistema completamente online. El 5G permitirá, dada su elevadísima velocidad y escasa latencia, jugar directamente a videojuegos de consola sin tener que descargarlos con la posibilidad de hacerlo en streaming, y acceder al modo online directamente desde una red móvil. Así sería más fácil pensar en videojuegos con potencia de sobremesa, pero que se puedan jugar desde un smartphone, ya que el procesado no tendría que hacerse en el propio dispositivo, sino en la nube. Al teléfono llegaría directamente la imagen en tiempo casi real de juego.

La salud

Otra área importante: la salud. De nuevo, la latencia es la protagonista. Con el alcance y velocidad del 5G se facilitará la comunicación inalámbrica y remota entre instrumentos médicos avanzados y hospitales de inferior equipamiento. Este escenario, combinado con desarrollo del sector eHealth, o las tecnológicas enfocadas al sector médico con un especial énfasis en el Big Data, se puede definir como una de las tendencias en el futuro de la medicina interconectada.

El reto actual del 5G

Por ahora, el principal reto es conseguir llegar a un estándar cerrado; hay que entender que se trata de un proyecto en desarrollo, por lo que las negociaciones entre organismos gubernamentales, operadoras y empresas aún no han llegado a un punto en común. Pero, si se cumplen los plazos, y pese al intenso trabajo que supone, y nadie parece tener la más mínima intención de que no sea así, hacia 2020, la fecha señalada por todos, veremos aparecer las primeras aplicaciones comerciales, despliegue y desarrollo del 5G.

Javier Lacort

(Hipertextual)

@jlacort

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada