Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio “Futuring”: anticipar y construir futuros en las organizaciones
10 agosto 2015

“Futuring”: anticipar y construir futuros en las organizaciones

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Las organizaciones empresariales y sus directivos necesitan una nueva y potente relación con el futuro si quieren construir empresas tan ágiles como el propio cambio que estas experimentan, y alcanzar así el éxito.

Tenemos la capacidad para cambiar nuestro futuro genético. Los últimos avances de la epigenética, ciencia enfocada en el estudio de cómo el entorno controla nuestra actividad genética, están demostrando que nosotros podemos decir a los genes que escriban un nuevo futuro.

La epigenética cuestiona el modelo genético conocido hasta ahora, que afirma que el ADN controla nuestras vidas. Esto nos condenaba a un futuro ya determinado y a un destino vinculado a nuestra herencia genética. La nueva perspectiva nos da la oportunidad de cambiar nuestro destino genético,  cambiando nuestros sentimientos, pensamientos y reacciones, y enviando esas nuevas señales a las células, que se expresan creando nuevas proteínas sin cambiar el plano genético.

La memoria del futuro

Unos años antes, el neurobiólogo sueco David Ingvar descubrió que cuanto más inciertamente experimentamos una situación, más activamos lo que decidió llamar como nuestra memoria del futuro.

Según Ingvar, creamos de forma instintiva en nuestro día a día planes de acción y programas para el futuro a través de la construcción de diferentes hipótesis. Estos planes son guardados como si fueran secuencias lógicas porque nuestro cerebro busca continuamente interpretar el futuro.

Anticipamos el futuro sobre la base de nuestras experiencias pasadas y actuamos según nuestras anticipaciones. Nuestra memoria nos permite recordar nuestro pasado y poder dar una interpretación de nuestra vida al mismo tiempo que nos permite también diseñar y anticipar lo que será nuestro futuro. Así podemos afrontar mejor la incertidumbre, anticipar diferentes posibilidades de futuro y estar preparados para dar la mejor respuesta posible.

La epigenética y la memoria del futuro, junto al avance de las neurociencias, la física cuántica, los estudios de futuro y otros campos del conocimiento, cuestionan y derrumban los paradigmas sobre el futuro que la humanidad ha mantenido durante miles de años. Y, claro, esas nuevas perspectivas también impactan en las empresas y organizaciones.

La clave no es predecir sino construir los futuros deseados. No existe el futuro único sino los futuros alternativos

El Futuring y su impacto en la nueva posición ante el futuro

Futuring es el arte de explorar y anticipar el futuro organizacional y personal. Es el talento para anticipar y construir los futuros deseados por personas y organizaciones. Transforma las posturas pasivas, reactivas y retrospectivas (traer el pasado al presente para explicarlo) en actitudes proactivas (provocar los cambios) y preactivas (adelantarse a los cambios). Es una metodología producto de la fusión de otros 3 métodos: los Estudios de Futuro, la teoría U y las Grandes Dinámicas de Futuro.

  • Los Estudios de Futuro investigan el estudio sistemático de los futuros que son posibles, probables y preferibles. También abarcan las visiones del mundo y los mitos que subyacen a cada futuro.
  • La Teoría U, de Otto Scharmer, es un proceso de transformación organizacional y del liderazgo a partir de lo que él llama “la tecnología social del presencing”, que es un estado potente y elevado de atención e intención que posibilita tanto a personas como a grupos cambiar el espacio interior desde el que operan. En este desplazamiento, la gente empieza a actuar desde un espacio interior de futuro, lleno de posibilidades, que las personas sienten que van a emerger.
  • Las Grandes Dinámicas de Futuro son metodologías que implican a todos los stakeholders en la toma de decisiones sobre cualquier cambio del sistema. Y es que muchas veces las organizaciones se enfocan en las personas y en los grupos como “el problema” cuando, en realidad, el problema es sistémico.

Estas grandes dinámicas de futuro, como el Future Search o The Search Conference, nacieron en los 1980 del siglo pasado, se desarrollaron en los 1990 y comenzaron su expansión a finales del siglo pasado a partir de 2 características: poner énfasis en el sistema y enfocarse en el futuro.

La anticipación es una mezcla de conocimientos, creencias, esperanzas, miedos, deseos, aspiraciones e imaginaciones: “dime como anticipas los eventos futuros y te diré cómo te comportas”. Las personas que anticipan abandonan el presente y se instalan en un futuro cercano o lejano desde donde dirigen sus vidas, haciendo que ese futuro sea suyo.

¿Ocurre todo esto en nuestras organizaciones? ¿Cuál es el problema de mañana en el que las empresas necesitan trabajar hoy? ¿Cuáles son los desafíos que el futuro reserva para su empresa?

Kodak, la legendaria empresa de fotografía, fue pionera en el desarrollo técnico de las cámaras fotográficas, convirtiéndose en referente mundial. A pesar de que también se adelantó en la fabricación de cámaras digitales, tardó demasiado tiempo en decidirse por ese formato porque tenía miedo de que la falta de carrete en esas cámaras dañara su negocio. Este retraso fue aprovechado por Canon, Nikon y otras empresas que se hicieron con el dominio del mercado digital, hundiendo a Kodak, que nunca pudo recuperarse. La empresa no supo cambiar con la misma rapidez que el mundo que le rodeaba, no tuvo visión de futuro.

¿Cuál es su actitud ante el futuro? ¿Y la de su organización?

Expresar sinceramente las respuestas a estas dos preguntas es el primer paso para conectar con un nuevo paradigma sobre el futuro.

Las organizaciones se enfrentan al entorno tarde, cuando la crisis está muy avanzada y las respuestas son, en ocasiones, cambios drásticos. Se están dando cuenta de que adaptarse ya no es suficiente, porque muchas veces llegan tarde, y de que la clave es anticiparse. Van aprendiendo que el desafío para el mundo empresarial radica hoy en los potenciales escenarios futuros.

Vamos entendiendo que la diferencia entre los líderes buenos y los líderes grandes es tener una mente de futuro para crear las condiciones necesarias que permitirán que otros innoven y creen esa visión.

Vicente Marrama Zorrilla

Director de C&F

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada