Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Un halcón cazador de asteroides
08 noviembre 2018

Un halcón cazador de asteroides

Astrofísica | Espacio | Física
Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

El halcón peregrino puede llegar a realizar un vuelo en picado a 300 kilómetros por hora cuando identifica una presa que merece la pena. Es el animal más rápido y posiblemente el cazador más certero del planeta. Inspirándose en esta ave, la agencia espacial japonesa (JAXA) diseñó su programa más ambicioso de sondas espaciales, las Hayabusa —del japonés “halcón peregrino”—, diseñadas para cazar asteroides y traer muestras de su superficie a la Tierra.

La primera Hayabusa, lanzada en 2003, superó un largo viaje lleno de accidentes y desafíos para cazar el asteroide Itokawa y traer a la Tierra muestras del mismo en 2010, todo un éxito de la exploración espacial.

Ilustración de Hayabusa 2 descendiendo para aspirar muestras de la superficie del asteroide Ryugu. Crédito: JAXA

Una segunda versión mejorada, la sonda Hayabusa 2, fue lanzada en 2014 con el objetivo de interceptar otro asteroide. El camino no fue fácil: hicieron falta cuatro años para conseguir la velocidad necesaria utilizando un motor iónico, pero desde junio de este año orbita el asteroide Ryugu. Este objeto no está muy lejos de la Tierra; de hecho, es uno de los clasificados como cercanos y también peligrosos, ya que en un futuro puede llegar a impactar contra nuestro planeta.

Desviar asteroides peligrosos

Entre los objetivos principales de la Hayabusa 2 está probar tecnologías para interceptar asteroides peligrosos. La pregunta no es si algún día volverá a colisionar con la Tierra un gran asteroide como el que acabó con los dinosaurios; la pregunta es cuándo. Volverá a pasar, y tener capacidad para neutralizar esta amenaza es lo que nos permitirá desviarlo y salvar nuestra civilización en el futuro. No sólo se trata de interceptar, sino que también necesitamos entender de qué están compuestos estos objetos y cómo se comportan, ya que esta información será vital para el día en que haya que desviar uno de ellos.

Recreación de los dos robots Minerva-II1. Crédito: JAXA

Hayabusa 2 lleva cámaras que están enviando gran cantidad de datos que desvelan todas estas incógnitas, pero esta misión no termina en la mera medición a distancia. A finales de septiembre la sonda lanzó a la superficie del asteroide los Minerva-II1, dos pequeños robots del tamaño de latas de conserva que han capturado imágenes espectaculares. En ellas se puede ver la morfología del asteroide, un conglomerado de rocas de diversos tamaños y polvo, unido por la débil gravedad que genera su pequeña masa. Los asteroides de este tamaño, en torno a un kilómetro, tienen una consistencia parecida a la del poliexpán que se utiliza en los embalajes, un montón de bolas apenas unidas por una pequeña fuerza.

El futuro de la minería espacial

Los Minerva-II1 no son los únicos ingenios en la superficie del asteroide. A principios de octubre, una caja metálica del tamaño de un microondas aterrizó dando botes a la vez que tomaba mediciones y fotografías. Es el aterrizador MASCOT, del DRL, centro aeroespacial alemán que colabora en la misión. Una vez detenido, utilizó varios detectores para analizar la superficie del asteroide. Al acabar el escaneo activó un sistema parecido al vibrador de un móvil, que con la poca gravedad de Ryugu es suficiente para dar un buen salto y analizar otra posición a varios metros de la primera. Diseñado para funcionar solo 17 horas, está dejando imágenes para la historia de la exploración espacial.

Sus análisis ayudarán a determinar la presencia de elementos valiosos como el platino, el paladio, el rodio o el osmio, muy abundantes en los asteroides, mientras que en la Tierra pueden llegar a ser más caros que el oro por su escasez. Se trata de recursos útiles en muchos procesos industriales; más de la mitad de los productos de consumo llevan o han necesitado estos elementos en algún momento de su producción. Por ello el asteroide Ryugu está valorado por las compañías de minería espacial en unos 95.000 millones de dólares, con un potencial beneficio de 35.000 millones.

El origen del Sistema Solar y los planetas

Por si alcanzar un asteroide y depositar robots en su superficie no fuera bastante, el punto álgido de la misión llegará cuando Hayabusa 2 lance una carga explosiva contra su objetivo. Mientras la sonda se refugia en la parte opuesta de Ryugu, expulsará un proyectil a dos kilómetros por segundo –el doble de la velocidad de un cañonazo– para formar un cráter de impacto que dejará al descubierto las capas internas del asteroide.

Entonces llegará el picado de Hayabusa 2: emulando a un halcón, descenderá hasta la superficie y con un gran embudo absorberá muestras del suelo y de las capas inferiores del cráter, que no están contaminadas por los micro meteoritos o el viento solar.

Imagen de la superficie de Ryugu tomada por Minerva-II1. Crédito: JAXA

Estas muestras son restos de la formación del Sistema Solar, inalterados durante miles de millones de años y que guardan la pista para entender cómo se crean los sistemas planetarios y las moléculas imprescindibles para nutrir el caldo de cultivo que dio origen a la vida en la Tierra.

Souvenir de un asteroide

Completada su misión, Hayabusa 2 pondrá rumbo de vuelta a la Tierra. En diciembre de 2019 dejará el asteroide para llegar a finales de 2020, depositando el contenedor de muestras en la atmósfera terrestre en caída libre sobre una zona controlada, donde se recogerá tras el aterrizaje.

Mientras nos envía el souvenir, Hayabusa 2 se desintegrará por completo durante su reentrada en la atmósfera. Desde la superficie podremos verlo como una estrella fugaz, el símil perfecto para esta ambiciosa misión con la que estamos explorando las tecnologías para interceptar y desviar un asteroide, evaluando la viabilidad de la minería espacial y buscando los restos del nacimiento del Sistema Solar que nos ayudarán a entender cómo se forman los planetas. Permanezcan atentos a sus pantallas, porque aún nos aguardan muchas sorpresas.

Borja Tosar

@borjatosar

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada