Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Cómo evitar que los videojuegos empeoren el cambio climático
15 octubre 2020

Cómo evitar que los videojuegos empeoren el cambio climático

Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

Desde su irrupci√≥n en los a√Īos ochenta, los videojuegos no han dejado de crecer de forma exponencial, capitalizando cada vez m√°s tiempo del ocio de millones de usuarios de todo el mundo. Se ha convertido en la principal industria del entretenimiento y la sexta a nivel global. Y este crecimiento conlleva un impacto medioambiental cada vez m√°s elevado. Varios estudios se√Īalan este sector como uno de los principales contribuyentes al calentamiento global, con masivas emisiones de CO2 derivadas de su elevado consumo energ√©tico.¬†

En EEUU, se estima que la energ√≠a consumida por los videojuegos representa el 2,5% del consumo el√©ctrico de los hogares. Esto se traduce en unos 24 millones de toneladas de CO2 liberados a la atm√≥sfera; el equivalente a las emisiones de 5 millones de coches. ¬ŅC√≥mo un hobby aparentemente tan inocuo, que se practica desde el sal√≥n de casa y con un peque√Īo dispositivo, puede ocasionar semejante impacto? Uno de los estudios m√°s recientes identifica los dos principales factores responsables.¬†

Producción en masa y elevado consumo energético

La producci√≥n y distribuci√≥n en masa de equipos y copias de juegos es el primero de estos factores. Seg√ļn este estudio, la producci√≥n de copias de juegos f√≠sicos emite 2O veces m√°s CO2 que su descarga digital. Por ejemplo, la producci√≥n de copias del popular juego FIFA 20 se estima que supuso durante 2019 la emisi√≥n de m√°s de medio mill√≥n de toneladas de CO2. Del mismo modo, producir los 100 millones de unidades de PS4 vendidas entre 2013 y 2019 gener√≥ 9,8 millones de toneladas de CO2, m√°s que lo emitido por pa√≠ses como Costa Rica o Moldavia.¬†

BBVA-OpenMind-Miguel Barral-Cómo evitar que los videojuegos empeoren el cambio climático 2-La producción de copias de juegos físicos produce más emisiones que su descarga digital. Crédito: Bas de Reuver
La producción de copias de juegos físicos produce más emisiones que su descarga digital. Crédito: Bas de Reuver

El segundo factor es el elevado consumo energ√©tico de las consolas, consecuencia directa de su potencia y del n√ļmero de horas que est√°n en funcionamiento. Este factor tiene cada vez m√°s peso, ya que cada temporada aparecen nuevos equipos m√°s potentes y con GPUs (unidad de procesamiento gr√°fico) m√°s grandes. Adem√°s, a su rebufo se generan juegos m√°s fren√©ticos que transcurren en escenarios cada vez m√°s realistas e inmersivos, con argumentos tan elaborados que requieren de muchas horas para completarlos. Igualmente, el n√ļmero de jugadores y el tiempo medio que pasan delante de la pantalla es cada vez mayor. Se calcula que m√°s de un tercio de la poblaci√≥n mundial juega asiduamente con videojuegos una media que supera las 7 horas semanales.

Sin embargo, los estudios tambi√©n reflejan que todav√≠a es posible reducir y limitar la huella de carbono si se adoptan las medidas planteadas por los expertos. El primer paso ‚ÄĒy el m√°s importante‚ÄĒ ya se ha dado: los fabricantes han comenzado a tomar conciencia del problema y a obrar en consecuencia para limitar el perjuicio que generan. Un ejemplo es la reciente iniciativa Playing4theplanet, a la que se han sumado numerosas compa√Ī√≠as, entre ellas los principales gigantes del sector como Sony, Microsoft y Google.

Los primeros brotes verdes

En cuanto a las medidas a adoptar, se aboga por reducir al m√°ximo la contribuci√≥n de la producci√≥n de los equipos y las copias f√≠sicas de los juegos. En esta l√≠nea de actuaci√≥n ya han asomado los primeros brotes verdes y, por ejemplo, Sega ha comenzado a comercializar sus juegos en envoltorios reciclables. Tambi√©n se sugiere potenciar el acceso y adquisici√≥n de los juegos mediante su descarga digital para minimizar la producci√≥n de copias f√≠sicas. Y limitar el consumo de los equipos apostando por juegos m√°s eficientes ‚ÄĒen los que el atractivo no resida en una acci√≥n fren√©tica en escenarios hiperrealistas‚ÄĒ y que impliquen partidas m√°s cortas.

En los √ļltimos tiempos, tambi√©n ha hecho acto de presencia un aliado que promete hacerse cada vez m√°s fuerte: el juego en la nube, para jugar desde los servidores de plataformas de streaming. Esto supone que no hace falta descargar el juego (proceso que lleva horas, con el consumo energ√©tico que implica), ni equipos muy potentes, ya que la resoluci√≥n gr√°fica y la velocidad corren a cargo del servidor.¬†

BBVA-OpenMind-Miguel Barral-Cómo evitar que los videojuegos empeoren el cambio climático 3-El juego en la nube ejecuta juegos en servidores remotos y los transmite directamente al dispositivo de un usuario Crédito: dronepicr
El juego en la nube ejecuta juegos en servidores remotos y los transmite directamente al dispositivo de un usuario. Crédito: dronepicr

¬ŅEs el juego en la nube la soluci√≥n definitiva? Depende. Los enormes servidores que alojan y mueven los juegos requieren una cantidad ingente de energ√≠a para funcionar a pleno rendimiento y en continuo. El consumo energ√©tico de uno de estos servidores equivale en promedio al de 25.000 hogares. La buena noticia es que compa√Ī√≠as como Google, Amazon o Ubisoft garantizan que todos sus servidores operan casi en exclusiva con energ√≠as renovables. La cuesti√≥n es si conforme aumente la oferta y la demanda de esta modalidad de juego se podr√° conseguir que todos los servidores sigan aliment√°ndose en gran medida con energ√≠as renovables.

Mientras tanto, tal vez la medida m√°s inmediata, sencilla y efectiva sea apelar a la responsabilidad individual de los jugadores. Conseguir que sean conscientes de en qu√© medida y c√≥mo su hobby contribuye a la destrucci√≥n del planeta; y tambi√©n de lo que pueden hacer para evitarlo sin renunciar a su ocio: apostar por las descargas y las plataformas de streaming, limitando las horas de juego y optando por juegos m√°s eficientes. Para ‚Äúfacilitarlo‚ÄĚ se ha sugerido que los fabricantes incluyan en las especificaciones de sus equipos y sus juegos el consumo energ√©tico y su equivalente en emisiones de CO2. Tambi√©n que los juegos incluyan en sus marcadores un contador de emisiones de CO2 siempre visible en pantalla que ayude al usuario a apagar el equipo por ese d√≠a.

Miguel Barral

@migbarral

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario ser√° revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada