Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
6
Inicio Tecnologías móviles para el desarrollo del tercer mundo
22 agosto 2019

Tecnologías móviles para el desarrollo del tercer mundo

Tiempo estimado de lectura Tiempo 6 de lectura

Para una gran parte de la humanidad, las tecnologías móviles son hoy una herramienta imprescindible. Y aunque hubo un tiempo en que el uso de la telefonía móvil solía asociarse a una economía desahogada, hace años que dejó de ser así. Según datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), perteneciente a Naciones Unidas, en 2017 la penetración de las suscripciones a líneas móviles alcanzó el 98,7% de la población en los países en desarrollo. En las naciones con economías medias o bajas, hay más personas con acceso a dispositivos móviles que a agua o electricidad, según el Banco Mundial.

En las regiones más pobres, las tecnologías móviles se han convertido en una oportunidad para impulsar el desarrollo económico, sanitario, educativo y tecnológico. Dado que el uso de smartphones aún es minoritario, estos servicios a menudo utilizan tecnologías básicas como la mensajería SMS. Repasamos aquí algunos ejemplos de cómo la tecnología móvil puede convertirse en una poderosa arma contra la pobreza.

iCow

En 2011, la granjera keniana Su Kahumbu Stephanou creó la aplicación iCow con el fin de ayudar a los pastores y pequeños ganaderos locales a monitorizar el calendario de gestación de sus vacas, facilitándoles así un mejor seguimiento de la salud de los animales. La mayoría de los granjeros en aquellas regiones tienen acceso a un teléfono móvil, aunque se trate de modelos antiguos sin grandes prestaciones, por lo que el sistema funciona a través de SMS.

BBVA-OpenMind-Materia-Tecnologías móviles para el desarrollo del tercer mundo-Apps tercer mundo_2-iCow ofrece a los granjeros y agricultores multitud de informaciones y consejos útiles para sus explotaciones. Crédito: CIAT
iCow ofrece a los granjeros y agricultores multitud de informaciones y consejos útiles para sus explotaciones. Crédito: CIAT

Con el tiempo, iCow ha ampliado sus funcionalidades hasta convertirse en una plataforma que ofrece a los granjeros y agricultores multitud de informaciones y consejos útiles para sus explotaciones, además de conectarlos entre sí y con servicios de su interés, como consultas veterinarias o centros de inseminación. Según los creadores de la premiada aplicación, los usuarios de iCow —que ya ascienden a cientos de miles en Kenia, Tanzania y Etiopía—, aumentan su productividad y sus ingresos en tres meses, mejorando la salud de los animales y el rendimiento de sus cosechas.

RapidSMS

Un aspecto clave del uso de las tecnologías móviles en la ayuda al desarrollo es proporcionar herramientas que permitan a los propios usuarios y emprendedores locales adaptarlas a sus necesidades concretas. Este es el propósito de RapidSMS, una plataforma creada por Unicef en 2007 en lenguaje Python y en código abierto que inicialmente se diseñó para recolección de datos y actividades destinadas al público joven, pero que se ha aplicado a múltiples usos.

BBVA-OpenMind-Materia-Tecnologías móviles para el desarrollo del tercer mundo-Apps tercer mundo_3
RapidSMS permite crear de forma rápida y sencilla servicios de mensajes de texto y recogida de datos en comunidades de usuarios. Crédito: evanmwheeler

RapidSMS permite crear de forma rápida y sencilla servicios de mensajes de texto y recogida de datos en comunidades de usuarios, de modo que la información es inmediatamente accesible por internet. El sistema, que ha cosechado diversos premios, se emplea en varios países africanos para fines como registrar nacimientos, hacer seguimientos nutricionales o enviar diagnósticos desde ubicaciones remotas. La cocreadora del sistema, Erica Kochi, contaba en un artículo cómo un emprendedor en Ghana lo utilizaba para mantenerse informado sobre las ventas de estufas de cocina en todo el país. RapidSMS es también la base de U-Report, una red social para el público joven que cuenta con 6 millones de usuarios en 53 países.

M-Pesa

Para los habitantes de los países desarrollados, el teléfono móvil es una útil herramienta complementaria para nuestras transacciones económicas; nos permite operar con nuestras cuentas bancarias, productos financieros y tarjetas de crédito o débito. Pero para quienes no tienen cuentas bancarias, productos financieros ni tarjetas de crédito o débito, el móvil es a menudo la única herramienta disponible.

En 2007 el operador Safaricom, filial de Vodafone en Kenia, lanzó M-Pesa (Mobile Pesa, por “dinero” en suajili), un sistema de transferencias y pagos por móvil dirigido a las personas sin acceso a los circuitos financieros convencionales. Permite cargar dinero en la tarjeta SIM y enviarlo a otros teléfonos, además de convertir el saldo en efectivo en un establecimiento autorizado. M-Pesa nació con vocación de llegar a la tienda de cualquier esquina, y así lo hizo; hoy prácticamente no existe aldea en Kenia que no disponga de algún comercio conectado al sistema. Las transacciones se realizan por SMS, lo que permite operar desde teléfonos básicos.

BBVA-OpenMind-Materia-Tecnologías móviles para el desarrollo del tercer mundo-pps tercer mundo_4
M-Pesa opera hoy en diez países de África, Asia y Europa Oriental. Crédito: Fiona Graham / WorldRemit

El éxito de M-Pesa ha sido tal que se ha convertido en el principal servicio de dinero móvil en el mundo. Hoy opera en diez países de África, Asia y Europa Oriental, y continúa su expansión. En 2016, el sistema procesó unos 6.000 millones de transacciones a través de una red de más de 287.400 agentes y con 29.5 millones de usuarios activos. Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachusetts estimó que el servicio ha ayudado a salir de la pobreza extrema a 194.000 hogares de Kenia, el 2% del total. Además, M-Pesa reduce los atracos callejeros y la pequeña corrupción vinculada a los pagos en efectivo.

Diagnóstico por smartphone

Además de los numerosos beneficios que los teléfonos móviles pueden aportar a sus usuarios en los países en desarrollo, merecen mención aparte los sistemas destinados a que los profesionales sanitarios puedan aprovechar sus smartphones como una poderosa herramienta médica en regiones remotas, donde no existen hospitales ni laboratorios sofisticados. La creación de apps y utilidades para promover la atención médica en el tercer mundo mediante tecnologías móviles es un campo hoy en ebullición, sobre todo en el área del diagnóstico.

Un ejemplo es la app Peek, creada por el oftalmólogo británico Andrew Bastawrous. Utilizando la pantalla de un smartphone, la aplicación permite examinar la visión del paciente, ayudando al diagnóstico temprano de cegueras producidas por parasitosis u otras dolencias. En otros casos, la cámara del teléfono permite el diagnóstico por imagen de enfermedades infecciosas en muestras del paciente, incluso transformando el móvil en un microscopio gracias a lentes especiales o a la técnica de imagen holográfica digital, que alcanza resoluciones micrométricas sin usar lentes.

BBVA-OpenMind-Materia-Tecnologías móviles para el desarrollo del tercer mundo-Apps tercer mundo_5-La app Peek utiliza la pantalla de un smartphone para examinar la visión del paciente. Crédito: Francisclarke
La app Peek utiliza la pantalla de un smartphone para examinar la visión del paciente. Crédito: Francisclarke

Otras apps permiten también compartir las imágenes con expertos para ayudar al diagnóstico, e incluso actualmente se están creando aplicaciones móviles que emplean tecnología de reconocimiento facial e inteligencia artificial para simular el ojo experto de un especialista entrenado en la identificación de parásitos por imágenes microscópicas.

WorldReader

La educación y la alfabetización son objetivos siempre pendientes en los países en desarrollo, y este es también un campo que puede beneficiarse enormemente del uso de las tecnologías móviles. En el caso de los niños, disponer de libros para leer o de todo el material necesario para completar un curso académico es un lujo inalcanzable en las regiones más pobres. Sin embargo, hoy la tecnología abre nuevas vías mediante el uso de dispositivos móviles de bajo coste, ya sean teléfonos, tabletas o e-readers.

BBVA-OpenMind-Materia-Tecnologías móviles para el desarrollo del tercer mundo-Apps tercer mundo_6
WorldReader pone 35.000 títulos en 52 idiomas a disposición de una comunidad de lectores. Crédito: WorldReader

Un ejemplo son los más de 30.000 e-readers distribuidos en 16 países de África por la ONG WorldReader, con el apoyo de la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional (USAID) y otras instituciones. También a través de su app, que los usuarios pueden instalar en su tableta o teléfono móvil, WorldReader pone 35.000 títulos en 52 idiomas a disposición de una comunidad de lectores que ya supera los 10 millones en 49 países.

Javier Yanes

@yanes68

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada