Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Robots en Marte: la nueva generación de geólogos
15 diciembre 2017

Robots en Marte: la nueva generación de geólogos

Astrofísica | Ciencia | Espacio | Física | Investigación
Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Desde que en 1976 aterrizaran en Marte las misiones Viking de la NASA —las primeras en lograrlo con éxito—, el planeta rojo se ha convertido en el campo de estudio perfecto para los rovers, los vehículos de exploración espacial que recorren su árida superficie. Ahora se preparan nuevas misiones con robots-geólogos, que pretenden ahondar en los misterios astrobiológicos del planeta y llegar hasta profundidades que nunca se habían alcanzado.

En total, hasta el momento, han explorado Marte cuatro dispositivos de este tipo: el pequeño Sojourner (1997), del tamaño de un microondas; los robots gemelos Spirit y Opportunity (2004), y el famoso Curiosity (2012), el vehículo explorador de la NASA cuyo aterrizaje mantuvo en vilo a toda la comunidad científica. Opportunity y Curiosity siguen operativos aunque pronto les llegarán los relevos, una nueva generación de robots que prometen superar con creces las funciones de los actuales.

“Hasta ahora, las misiones han excavado a una profundidad máxima inferior a diez centímetros para obtener muestras para sus análisis”, explica a OpenMind Jorge Vago, científico de la Agencia Espacial Europea (ESA) en el programa ExoMars. “La comunidad científica cree que, si uno busca posibles trazas de vida pasada, es necesario ir más abajo”, añade.

Recreación artística de Opportunity en la superficie de Marte, con las herramientas propias de un geólogo robótico. Crédito: NASA/JPL/Cornell University

El suelo actúa como un escudo protector frente a las condiciones extremas de la superficie de Marte —con luz ultravioleta y la radiación ionizante— y los científicos quieren averiguar si esconde rastros de vida. Por eso, en el marco del programa ExoMars de la ESA y Roscosmos (la agencia espacial rusa), los investigadores van a enviar al planeta un rover equipado de un gran taladro, capaz de penetrar dos metros de profundidad.

Será la segunda de las dos misiones que componen ExoMars. La primera, lanzada en 2016, engloba al orbitador TGO, que actualmente está sobrevolando Marte, y al módulo Schiaparelli, cuyo aterrizaje en el planeta rojo el 16 de octubre de 2016 fue fallido y se estrelló. La segunda misión se lanzará en 2020 y su protagonista será el robot equipado con el taladro y herramientas para realizar investigaciones geoquímicas y astrobiológicas con las que averiguar si Marte albergó vida en el pasado.

“Tendrá varios instrumentos muy innovadores y entre ellos hay tres que se encuentran en el laboratorio de química analítica, que será como un centro de investigación en miniatura para estudiar la historia geológica y el contenido orgánico de las muestras recogidas con el taladro”, resume Vago.

El científico de la ESA destaca que el sistema de locomoción del vehículo va a ser muy avanzado, ya que le permitirá moverse incluso de forma lateral (como un cangrejo). Otra diferencia respecto a los robots actuales es que podrá utilizar sus ruedas como si fueran pies y no un único bloque, lo que mejorará su movilidad.

Las misiones no tripuladas de la NASA

Antes de que llegue el vehículo de ExoMars, en noviembre de 2018 está previsto que aterrice en Marte otro dispositivo robótico aunque, en este caso, no se trata de un rover, puesto que no se desplazará por el planeta.

“El módulo de aterrizaje InSight tiene movilidad vertical en el sentido de que introducirá una sonda en Marte (entre tres y cinco metros) de forma más profunda que cualquier pala, taladro o herramienta de otra misión anterior, pero la ubicación del módulo en la superficie no cambiará”, declara a OpenMind Guy Webster, portavoz del Jet Propulsion Laboratory de la NASA (EEUU).

La misión InSight estudiará el interior de Marte con un dispositivo robótico fijo. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

El objetivo fundamental de InSight será obtener información sobre las profundidades de Marte y para ello su robot utilizará un instrumento multisismómetro y una sonda de calor, entre otras herramientas.

Dos años después, la NASA también tiene programada otra misión, la Mars 2020, en la que incluye un nuevo rover. Según Webster, el vehículo no solo podrá examinar la composición química mineralógica de las muestras que recoja, sino que también podrá sellarlas herméticamente por si quisieran enviarse de vuelta a la Tierra para estudiarlas.

“Además, el vehículo explorador realizará un experimento para extraer oxígeno del dióxido de carbono en la atmósfera de Marte, una técnica que podría ser útil para futuras misiones tripuladas por humanos a Marte”, baraja el experto.

Nuestros científicos en el planeta rojo

Junto a estos proyectos, otros países como China quieren enviar nuevos robots al planeta rojo en los próximos años. A falta de los viajes tripulados, que parece que llegarán en unas décadas, los vehículos robotizados son nuestros científicos en Marte, un papel que ha ido evolucionando a lo largo de los años, en función de las tareas realizadas por cada aparato.

Si Opportunity y Curiosity eran capaces de tomar muestras y analizarlas con sus propios instrumentos, los nuevos aparatos van un paso más allá, con taladros profundos y laboratorios mucho más sofisticados.

Opportunity se bautizó como un geólogo robótico. Curiosity sería un geoquímico robótico mientras que el rover Mars 2020 tendrá nuevas capacidades, por lo que podríamos llamarlo un astrobiólogo robótico”, compara Webster.

Para el científico de ExoMars, el nuevo robot de la ESA será más que un geólogo. “Sus objetivos comprenden tanto geología como química molecular porque queremos explorar el lugar de aterrizaje (geología), buscando los mejores sitios para taladrar en profundidad y recoger muestras que nos permitan identificar señales de vida (química molecular)”, concluye Vago.

Laura Chaparro

@laura_chaparro

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada