Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Realidad o ficción: 5 mitos del cuerpo humano
03 diciembre 2018

Realidad o ficción: 5 mitos del cuerpo humano

Biología | Ciencia | Cuerpo humano
Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Las leyendas urbanas difundidas durante décadas han alimentado una mitología en torno al cuerpo humano que puede llegar a provocar malentendidos. Además, la ficción ha contribuido a estirar estos mitos y a anclarlos en el imaginario colectivo. Hemos recopilado algunos de estos estereotipos para tratar de explicar qué parte tienen de verdad y qué parte es mera fantasía.

1 – Viajar al espacio afecta al cuerpo humano

Muy pronto podríamos presenciar los primeros viajes de turismo al espacio, por lo que una preocupación evidente es cómo estos viajes pueden afectar a aquellos que viajen más allá de la atmósfera terrestre una vez que vuelvan a pisar nuestro planeta. Aparte de crecer hasta cinco centímetros tras separarse las vértebras en ausencia de gravedad (aunque vuelven a su estado original), las agencias espaciales buscan qué consecuencias tendría para nuestro organismo.

Viajar al espacio tiene consecuencias para nuestro organismo, especialmente para los huesos y los músculos.

Para ello, la NASA puso en marcha el programa Twins, en el que envió a un sujeto al espacio mientras su hermano gemelo se quedaba en la Tierra para la posterior comparación. La falta de gravedad altera la composición genética y acarrea problemas fisiológicos como la atrofia de los músculos, la pérdida de visión o el deterioro de la masa ósea. Además, se plantean otros problemas como la radiación espacial. Para aprender más puedes leer el artículo completo en ¿Cómo afecta el espacio al cuerpo humano?

2 – Por qué nos ponemos morenos

El tono de la piel varía cuando nuestro cuerpo se expone al sol, pero una tez bronceada no siempre fue sinónimo de belleza y salud. Durante siglos, la piel blanquecina era un símbolo de pertenencia a la alta sociedad, ya que reyes y nobles no estaban expuestos a dicha radiación. Fue a principios del siglo XX cuando casi por accidente, una famosa diseñadora puso de moda el broncearse a propósito.

Sin embargo, no en todas las culturas el bronceado es algo tan común, pues depende en gran medida de la percepción social, pero muchos mitos han rodeado siempre el proceso de tomar el sol, y puedes aprender más en ¿Para qué nos ponemos morenos?

3 – ¿Se puede criogenizar el cuerpo humano para revivirlo posteriormente?

Pese a lo que cuenta la leyenda urbana, el cuerpo del famoso animador Walt Disney no permanece congelado a la espera de una cura para el cáncer que padecía. El famoso creador del imperio audiovisual fue incinerado dos días después de su muerte. Esta falsa historia ha alimentado la idea de que la criogenización humana es posible con el objetivo de volver a la vida cuando el avance de la ciencia así lo permitiese.

De momento, este (caro) proceso pertenece más al campo de la ficción, ya que es imposible que las células humanas revivan después de haberse congelado, pero se está experimentando con otros seres vivos. Si quieres descubrir más sobre el polémico tratamiento, puedes hacerlo en el artículo El sueño de la criogenización.

La leyenda urbana que afirma que el cuerpo de Walt Disney se mantiene criogenizado es falsa.

 

4 – ¿Qué colores no distinguen los daltónicos?

Alrededor del daltonismo siempre ha habido muchas incógnitas e investigación y también mucha mitología, pero gran parte del misterio ha girado siempre en torno a qué colores distinguen o “confunden” los daltónicos. La primera persona en investigar la patología (y darle nombre) fue el físico inglés John Dalton, quien padecía esta alteración genética.

Dalton abrió la veda y gracias a él hoy podemos distinguir entre los distintos tipos de “ceguera del color” según la gama cromática y la distorsión a la hora de percibirla. Puedes aprender más de esta historia en El daltónico que vislumbró los átomos y ¿Qué colores confunden los daltónicos?

5 – ¿Se puede recuperar el sueño?

Las actividades que realizamos en el día a día configuran los llamados ciclos circadianos, los cuales, de ser alterados, pueden llegar a desestabilizar nuestro organismo y producirnos fatiga, desorientación o insomnio. Este efecto es conocido como jet lag cuando los efectos se producen por un cambio repentino de huso horario.

Se estima que los humanos debemos dormir una media de 8 horas al día. Al no hacerlo durante varios días, el agotamiento se irá acumulando y se creará una “deuda de sueño”. Por desgracia, no será suficiente con dormir unas horas más el fin de semana, sino que para anular nuestra deuda deberemos ajustar nuestro sueño diario lo máximo posible a las 8 horas. De esta forma, nuestro cuerpo se ajustará automáticamente al descanso necesario. Si quieres saber más sobre los ciclos circadianos, puedes hacerlo en el artículo Miles de relojes biológicos mantienen en hora el cuerpo humano.

Pablo García-Rubio

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada