Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
8
Inicio ¿Qué hay de cierto en estos diez mitos de los animales?
21 julio 2017

¿Qué hay de cierto en estos diez mitos de los animales?

Animales | Biodiversidad | Biología | Evolución
Tiempo estimado de lectura Tiempo 8 de lectura

Los avestruces esconden la cabeza en la tierra cuando sienten peligro, los peces tienen una memoria de tres segundos, los camellos resisten la sed almacenando agua en sus jorobas, y los tiburones mueren si dejan de nadar. ¿O no? El mundo de los animales nos sorprende continuamente con sus maravillas, pero realidades y mitos se confunden a veces de tal modo que es difícil saber dónde acaban los hechos y dónde comienza el fruto de especulaciones erróneas, invenciones de la ficción o incluso patrañas fabricadas con propósito comercial. De hecho, algunas de las ideas más populares sobre varios animales son falsas. Por ejemplo, ¿es cierto que…?

¿…los flamencos descansan en el agua sobre una pata para no enfriarse?

Para los flamencos, descansar sobre una pata es la posición más estable. Crédito: Sceyenceguy
Para los flamencos, descansar sobre una pata es la posición más estable. Crédito: Sceyenceguy

Incluso los carteles de los zoológicos suelen explicar que los flamencos descansan sobre una pata para conservar el calor, al tener sólo una extremidad en el agua en lugar de las dos. Pero siempre hay algún niño que pregunta: entonces, ¿por qué lo hacen también fuera del agua? Por fin, la prensa científica acaba de aportar una solución fresca y satisfactoria al enigma. Dos investigadores de Georgia Tech (EEUU) han analizado la biomecánica de la postura del flamenco. En su estudio descubren que se trata simplemente de reducir el esfuerzo: aunque para nosotros descansar sobre una pierna sea trabajoso, para el flamenco es la posición más estable, que no requiere trabajo muscular. De hecho, los científicos comprobaron que incluso es posible colocar en esta postura a un ave muerta. Sin embargo, aclaran que los huesos no quedan encajados unos con otros, sino que el funcionamiento es más parecido al de una hamaca, debido a la peculiar anatomía del flamenco.

¿…los avestruces esconden la cabeza en la tierra cuando se asustan?

Avestruces con la cabeza en la arena. Crédito: Fwaaldijk
Avestruces con la cabeza en la arena. Crédito: Fwaaldijk

Es probablemente uno de los mitos más extendidos, pero su popularidad es lógica, teniendo en cuenta que ha tenido 1.938 años para propagarse: fue el naturalista romano Plinio el Viejo quien en su Historia Natural, publicada por primera vez tras la muerte de su autor en la erupción del Vesuvio del año 79 d. C., escribió sobre los avestruces: “su estupidez no es menos notable; pues aunque el resto de su cuerpo es tan grande, imaginan, cuando han metido su cabeza y su cuello en un arbusto, que todo el cuerpo queda oculto”. La idea errónea de Plinio se consolidó al observar a estas aves picando el suelo, lo que hacen con diversos fines, como tragar arena y guijarros para ayudar a su digestión o voltear los huevos que ponen en sus nidos terrestres. La fama del avestruz como ave asustadiza es injustificada; como otros animales, puede huir si siente peligro, pero también a veces presenta batalla con las patadas de sus potentes patas, dotadas de garras letales.

¿…los lemmings se suicidan en masa?

Durante las migraciones, los lemmings pueden intentar cruzar cursos de agua y a veces morir en el intento. Fuente: Popular Science
Durante las migraciones, los lemmings pueden intentar cruzar cursos de agua y a veces morir en el intento. Fuente: Popular Science

En 1958, un documental de Disney titulado White Wilderness mostraba a un numeroso grupo de lemmings precipitándose en masa desde un acantilado hacia su muerte en el océano. Lo cierto es que el mito sobre la presunta conducta suicida de estos pequeños roedores árticos ya existía antes, e incluso el escritor de ciencia ficción Arthur C. Clarke lo había utilizado como argumento en uno de sus relatos. Sin embargo, fue el documental el que contribuyó en gran medida a popularizarlo. Hasta que en la década de los 80, un programa de televisión canadiense sobre la crueldad con los animales en Hollywood descubrió que la escena era un montaje y que los lemmings no habían saltado voluntariamente sino que habían sido empujados por el equipo de filmación. En realidad, según los expertos, los lemmings ocasionalmente migran cuando las poblaciones crecen y el alimento escasea; durante estos movimientos masivos pueden intentar cruzar cursos de agua y a veces morir en el intento. Pero hablar de suicidio sería tanto como afirmar que los ñus del Serengeti buscan la muerte al lanzarse al río Mara.

¿…existen los cementerios de elefantes?

Es probable que en períodos de escasez y sequía, los elefantes se agrupen en ciertas zonas. Crédito: Karen Arnold
Es probable que en períodos de escasez y sequía, los elefantes se agrupen en ciertas zonas. Crédito: Karen Arnold

En el lenguaje común, la expresión “cementerio de elefantes” se utiliza sobre todo para designar los lugares donde se coloca a las viejas glorias de la empresa o la política antes de su retiro definitivo. Pero ¿realmente existen los cementerios de elefantes? En la época de las grandes exploraciones, los europeos adoraban la imagen romántica del África misteriosa, y es probable que los relatos sobre varios esqueletos de elefantes en un área determinada alimentaran la idea de que estos inteligentes y nobles animales acudían a un lugar concreto para morir. No es cierto. Según los expertos, es probable que en períodos de escasez y sequía se agrupen en ciertas zonas, por ejemplo las pocas charcas restantes; pero no para morir, sino para tratar de sobrevivir. La acumulación de esqueletos es el resultado cuando no lo consiguen.

¿…a los ratones les encanta el queso?

La asociación entre ratones y queso es un ejemplo más de clichés de la ficción. Crédito: Alice Popkorn
La asociación entre ratones y queso es un ejemplo más de clichés de la ficción. Crédito: Alice Popkorn

Los ratones son visitantes habituales en los hogares humanos. Hoy podemos impedir los destrozos de sus incursiones con trampas que los atrapan sin causarles daño, lo que nos permite liberarlos después sanos y salvos; eso sí, siempre a varios cientos de metros de casa para que no puedan regresar. Tanto los fabricantes como los usuarios de las trampas suelen recomendar cebos como el chocolate o la mantequilla de cacahuete; los ratones adoran el dulce, mucho más que el queso. En realidad la de los ratones y el queso es una más de las asociaciones entre animal y alimento favorito que no son reales, sino clichés de la ficción. Otros ejemplos son elefantes y cacahuetes, o conejos y zanahorias. Este último caso nació de una broma de los guionistas de Bugs Bunny, que presentaron al conejo masticando una zanahoria como parodia de una escena similar protagonizada por Clark Gable en la película de 1934 Sucedió una noche.

¿…las cebras tienen franjas para camuflarse de los depredadores?

El propósito del traje de rayas de la cebra sigue siendo un debate abierto. Crédito: hbieser
El propósito del traje de rayas de la cebra sigue siendo un debate abierto. Crédito: hbieser

El peculiar aspecto de las cebras ha mantenido a los científicos ocupados en el intento de explicar a qué propósito sirven sus características franjas blancas sobre fondo negro. ¿O son negras sobre fondo blanco? Sobre esto, la ciencia tiene una respuesta: dado que el embrión tiene color oscuro y las zonas claras aparecen posteriormente por desactivación de los melanocitos, parece más correcto decir que la cebra es negra con franjas blancas. Pero la finalidad de este traje a rayas aún es un debate abierto. La hipótesis más tradicional le asignaba una función de camuflaje. Sin embargo, en 2016 un estudio que simuló la visión de los depredadores ante imágenes digitales de cebras concluía: “parece muy improbable que las franjas sean una forma de camuflaje antidepredadores”. Otros expertos sugieren que tal vez el traje a rayas resulte menos atractivo para insectos picadores como tábanos y moscas tsetsé. Por último, es posible que el diferente calentamiento de las áreas blancas y negras cree corrientes de aire que ayuden a regular la temperatura corporal. Un estudio de 2015 descubrió que las cebras de climas más cálidos poseen franjas más marcadas y oscuras.

¿…a los toros les enfurece el color rojo?

Los toros no distinguen específicamente el rojo de otros colores. Crédito: Marcus Obal
Los toros no distinguen específicamente el rojo de otros colores. Crédito: Marcus Obal

El uso tradicional de telas rojas para provocar la embestida de los toros llevó probablemente al mito de que es una mala idea atravesar un cercado de reses vistiendo alguna prenda de este color. Sin embargo, el efecto del color rojo sobre estos animales es sólo una leyenda. Los toros no distinguen específicamente este tono de otros, ya que sus ojos, como los de la mayoría de los mamíferos, son dicromáticos; es decir, sólo tienen dos tipos de receptores de color, a diferencia de los tres tipos en humanos y simios. Como resultado, su visión es parecida a la de las personas daltónicas. En realidad los toros embisten por el movimiento del torero y de la muleta, y no por el color rojo de ésta, como demostró un experimento del programa de televisión MythBusters de Discovery Channel.

¿…los camellos almacenan agua en las jorobas?

Los camellos pueden sobrevivir bebiendo agua sólo casa 8 o 10 días, pero no almacenan reservas de agua. Crédito: Bernard Gagnan
Los camellos pueden sobrevivir bebiendo agua sólo cada 8 o 10 días, pero no almacenan reservas de agua. Crédito: Bernard Gagnan

Los camellos son seres con una resistencia extraordinaria, entre los mamíferos, a las condiciones extremas. Pueden sobrevivir bebiendo agua sólo cada 8 o 10 días, pero no se debe a que lleven la cantimplora incorporada; no almacenan reservas de agua. Cuando tienen ocasión de beber, pueden tragar 200 litros de una sentada, pero los utilizan para reponer el 30% del peso de su cuerpo que pueden perder por deshidratación. Esta capacidad de perder mucha agua y volver a ganarla rápidamente viene facilitada por asombrosas adaptaciones fisiológicas, como unos glóbulos rojos ovalados que fluyen más fácilmente y resisten una gran variación osmótica. Además, los camellos son especialistas en retener agua, reciclándola en sus fosas nasales, expulsando heces casi completamente secas y una orina espesa. Las jorobas son depósitos de grasa, pero ésta no se utiliza para producir agua, ya que el oxígeno que necesitarían inhalar para ello les haría perder demasiada agua por evaporación a través de los pulmones. En su lugar, utilizan la grasa como fuente de alimento para obtener energía, lo que les da una gran autonomía en regiones áridas y en períodos de escasez.

¿…los peces tienen una memoria de tres segundos?

Varias especies de peces son capaces de recordar a largo plazo por semanas, meses o incluso años. Crédito: Tewy
Varias especies de peces son capaces de recordar a largo plazo por semanas, meses o incluso años. Crédito: Tewy

El simpático personaje de Dory, en la película de Disney Pixar Buscando a Nemo, contribuyó a asentar la idea de la memoria de pez, la falsa noción de que los peces no pueden recordar nada nuevo durante más de tres segundos. En realidad, Dory padecía amnesia anterógrada o pérdida de memoria a corto plazo, un trastorno que existe fuera de los dibujos animados y que el personaje retrataba correctamente. Pero lo que llamamos memoria de pez no existe: numerosos experimentos a lo largo de varias décadas han mostrado que diversas especies de peces son capaces de recordar a largo plazo durante semanas, meses o incluso años, ya sean peligros que evitar, estímulos que han aprendido a relacionar con la comida, o ciertas rutas en las que aprenden a orientarse.

¿…los tiburones se mueren si dejan de nadar?

Los tiburones carecen de vejiga natatoria, un órgano que otros peces utilizan para controlar su flotación. Credito: Hemanus Backpackers
Los tiburones carecen de vejiga natatoria, un órgano que otros peces utilizan para controlar su flotación. Credito: Hemanus Backpackers

En el lenguaje coloquial, llamamos tiburones a los financieros agresivos, que mueren si dejan de nadar en su búsqueda constante de presas. Es cierto que los tiburones carecen de vejiga natatoria, un órgano que otros peces utilizan para controlar su flotación. Por tanto, un escualo que deja de nadar cae hacia el fondo, pero no muere, ya que su cuerpo es capaz de soportar grandes presiones; aunque sí es verdad que algunas especies de tiburones deben mantenerse en movimiento para impulsar el agua oxigenada hacia sus branquias. Otro mito relacionado con los tiburones es que nunca padecen cáncer, algo que ha sido científicamente refutado. La idea fue popularizada en 1992 por el bioquímico estadounidense I. William Lane como reclamo comercial para vender cartílago de tiburón contra el cáncer, un tratamiento que ha sido considerado fraudulento por científicos y autoridades reguladoras.

Javier Yanes

@yanes68

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada