Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio ¿Qué es la informática autónoma?
14 julio 2016

¿Qué es la informática autónoma?

Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

La informática autónoma es la capacidad de un ordenador para administrarse a sí mismo de forma automática, mediante tecnologías adaptativas que aumentan la capacidad informática y reducen el tiempo que necesitan los profesionales de la informática para resolver dificultades del sistema y efectuar otras tareas de mantenimiento, como las actualizaciones de software.

El movimiento hacia la informática autónoma viene impulsado por el deseo de reducir los costes y la necesidad de eliminar los obstáculos que plantean las complejidades de los sistemas informáticos, lo que permitirá conseguir una tecnología informática más avanzada.

bbva-openmind-ahmed-banada-autonomic-computing
Imagen de Hoil Ryu / Freejpg.com

La iniciativa de la informática autónoma (ACI por sus siglas en inglés), desarrollada por IBM, demuestra y aboga por los sistemas de redes informáticas que no requieren mucha intervención humana salvo la definición de las reglas iniciales. La ACI se deriva del sistema nervioso autónomo del cuerpo humano.

IBM ha definido las cuatro áreas de la informática autónoma:

  • Autoconfiguración.
  • Autorreparación (corrección de errores)
  • Autooptimización (control automático de recursos para obtener el funcionamiento óptimo).
  • Autoprotección (identificación y protección contra ataques de forma proactiva).

Entre las características que debe incluir cada sistema informático autónomo se incluyen la automatización, la adaptabilidad y conciencia.

La informática autónoma se ha diseñado a imitación del sistema nervioso del cuerpo humano, en el sentido de que el sistema nervioso autónomo actúa y reacciona ante estímulos con independencia de la conciencia de un individuo: el entorno de informática autónoma funciona con un alto grado de inteligencia artificial pero sigue siendo invisible para los usuarios. Al igual que el cuerpo humano actúa y responde sin que la persona haga uso de las funciones de control (p. ej. la temperatura sube y baja, la respiración fluctúa, las glándulas segregan hormonas en respuesta a estímulos), el entorno de informática autónoma funciona orgánicamente en respuesta a los datos que recoge.

IBM ha establecido ocho condiciones que definen un sistema autónomo:

  1. El sistema debe conocerse a sí mismo en cuanto a saber a qué recursos tiene acceso, cuáles son sus capacidades y limitaciones y cómo y por qué está conectado a otros sistemas.
  2. El sistema debe ser capaz de configurarse y reconfigurarse automáticamente según lo requiera el cambiante entorno informático.
  3. El sistema debe ser capaz de optimizar su rendimiento para garantizar que utiliza el proceso informático más eficiente.
  4. El sistema debe ser capaz de resolver los problemas que encuentra, bien reparándose a sí mismo o bien alejando las funciones del problema.
  5. El sistema debe detectar, identificar y protegerse a sí mismo contra varios tipos de ataques para mantener la seguridad e integridad general del sistema.
  6. El sistema debe ser capaz de adaptarse a su entorno a medida que este cambie, interactuando con los sistemas vecinos y estableciendo protocolos de comunicación.
  7. El sistema debe estar basado en estándares abiertos y no debe existir en un entorno patentado.
  8. El sistema debe anticipar la demanda de sus recursos manteniéndose a la vez transparente para los usuarios.

La informática autónoma es uno de los pilares fundamentales de la informática generalizada, un modelo de informática futuro en el que estaremos rodeados de ordenadores pequeñísimos, casi invisibles, que se comunicarán a través de redes cada vez más interconectadas, lo que lleva al concepto de El Internet de Todo (IT). Muchos líderes del sector están investigando diversos componentes de la informática autónoma.

Beneficios

El beneficio principal de la informática autónoma es la reducción del TCO (coste total de propiedad). Los fallos serán menos frecuentes y, por tanto, los costes de mantenimiento se reducirán drásticamente. Se necesitará menos personal para administrar los sistemas. “El beneficio más inmediato de la informática autónoma será la reducción del coste de instalación y mantenimiento y la mayor estabilidad de los sistemas de TI a través de la automatización”, dice el Dr. Kumar, de IBM.

“Otras ventajas de orden superior son que las empresas podrán gestionar mejor sus negocios a través de sistemas de TI capaces de adoptar e implementar directivas basadas en la política empresarial y que pueden efectuar modificaciones de conformidad con entornos cambiantes”.

Otro beneficio de esta tecnología es que ofrece la consolidación de servidores para potenciar al máximo la disponibilidad del sistema y minimizar el coste y el esfuerzo humano por administrar grandes agrupaciones de servidores.

El futuro de la informática autónoma

La informática autónoma promete simplificar la gestión de los sistemas informáticos. Pero esa capacidad servirá de base para una Informática en la nube mucho más eficaz. Otras aplicaciones son, por ejemplo, el equilibrio de la carga de servidores, la asignación de procesos, la supervisión de la fuente de alimentación, la actualización automática de software y controladores, la advertencia de fallos, la corrección de errores en memoria, la copia de seguridad y la recuperación del sistema automatizadas, etc.

El texto original se publicó en el perfil de LinkedIn de Ahmed Banafa.

Ahmed Banafa

Experto en IC | Profesor | Autor | Orador

Referencias:

http://computer.financialexpress.com/20020819/focus1.shtml

http://www.webopedia.com/TERM/A/autonomic_computing.html

http://www.techopedia.com/definition/191/autonomic-computing

http://whatis.techtarget.com/definition/autonomic-computing

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada