OpenMind reflexiona sobre la influencia social de Internet en la sede del MIT

El MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) acogió ayer un debate sobre cómo Internet está cambiando nuestras vidas con motivo de la presentación en sociedad del libro C@mbio, publicado por OpenMind. El libro recoge hasta 19 relatos de distintas personalidades que reflexionan sobre la influencia de Internet, como el agente de cambio reciente más poderoso, en la economía, la educación, la salud y la sociedad, en general.

En este debate, al que acudieron un centenar de asistentes, han participado tres de los firmantes del libro: el presidente de BBVA, Francisco González; el profesor del MIT, Tomas Malone, y el profesor de Harvard, Yochai Benkler. La cita ha sido moderada por Jason Pontin, que es director de la revista MIT Technology Review.

El primero en tomar la palabra fue el presidente de BBVA, Francisco González. Su discurso ha versado sobre el motivo de elección de Internet como tema central del libro C@mbio. “Internet es el protagonista principal de los cambios que se dan en la actualidad, afecta a todas las esferas de nuestra vida, posee un inmenso potencial e implica grandes retos y preocupaciones”, aseguró.

openmind-mit-event-change

El sector financiero está también condicionado por el cambio digital, según González, que citó la influencia de nuevas herramientas y aplicaciones tecnológicas —como PayPal— que “hacen que usemos el software como billetera”. Estos ejemplos, según el presidente de BBVA, obligan a mejorar la  seguridad y la tecnología “para conectar mejor con los clientes”. Ademá,s esto se traduce por un cambio interno en la empresas  que “tiene que adaptarse a las exigencias online”.

De este modo, González comentó que BBVA quiere ser “un líder en cuanto al cambio tecnológico en el sector bancario”. Para él, la entidad ya es “pionera” y “está a la cabeza en cuanto a la relación digital con los clientes y en cuanto a servicios en la nube”.  Además, añadió que el momento actual es “magnífico” para el desarrollo de nuevas ofertas y productos.

El director del Centro de Inteligencia Colectiva del MIT y profesor de Gestión de la misma entidad,Thomas Malone, explicó cómo Internet puede contribuir a que la sociedad colabore de manera inteligente, dando ejemplos de cómo se traduce esta inteligencia colectiva a las redes, a través del caso de las búsquedas predictivas de Google, que se avanzan a la petición del usuario, o el caso de Wikipedia.

 “Internet propaga la información sin la necesidad de tener un líder o una jerarquía como única fuente”

Según el profesor, la tecnología, y especialmente el caso de Internet, ha simplificado la comunicación colectiva. “Internet propaga la información sin la necesidad de tener un líder o una jerarquía como única fuente”, dijo. Así, esta tesitura permite que se desarrollen formas colectivas de negocio que van “desde pequeñas compañías hasta grandes multinacionales”. En esencia, “Internet ha descentralizado el proceso de toma de decisiones”, sentenció el profesor del MIT.

Con estas facilidades tecnológicas, han surgido proyectos como Wikipedia o Linux, entre otros, que se han generado a través de la contribución colectiva de los usuarios. Sin embargo, el reto que lanza Malone consiste en saber cómo aprovechar estos recursos para solucionar problemas colectivos como el cambio climático. Así, el profesor ha citado el caso de Climate CoLab, una plataforma desarrollada por el MIT que impulsa ideas colectivas para contrarrestar los efectos del cambio climático.

“Con un mundo cada vez más conectado, tenemos el reto de conseguir crear una mente global. La inteligencia colectiva tiene que hacernos más inteligentes y a la vez más sabios”, sentenció Malone en su discurso.

También participó en el evento el codirector del Centro Berkman sobre Internet y sociedad de Harvard Yochai Benkler, que ha descrito la influencia de Internet a la hora crear nuevos modelos organizativos. Ha tomado el ejemplo de la cultura que históricamente partía de enciclopedias —Enciclopedia Británica— que saltó al terreno digital —caso de Encarta— hasta llegar a un modelo open source —Wikipedia.

Tradicionalmente, las empresas se situaban en un plano bidimensional en función de su grado de centralización y su sometimiento a los criterios del mercado en el que un extremos estaban las empresas y en el otro las instituciones. En los últimos años, las empresas han adoptado un papel híbrido que las reparte de manera atomizado en este mismo mapa, aseguró.

Sin embargo, para entender mejor el nuevo mapa organizativo, Benkler propone un nuevo mapa tridimensional, algo esotérico, que responde a tres ejes: el grado de difusión de conocimiento, la jerarquía y el grado de predicción de un negocio. Y sobre posibles predicciones en cuanto al modelo organizativo, el profesor aseguró, tajante:  “

“El futuro ya está aquí y no está igualmente repartido”.

Si quieres ver el vídeo del acto completo pincha aquí.

 OpenMind