“No podría dedicarme a predecir el futuro si no fuese optimista”, Anne Lise Kjaer

Personas, Planeta, Principios y beneficio (Profit), son las 4P del modelo que propone Anne Lise Kjaer para las empresas del futuro. La futuróloga danesa considera que ha llegado el momento de que las grandes compañías y los líderes del mundo se cuestionen aspectos fundamentales, ya que: “el futuro no es un lugar hacia el que nos dirigimos, nosotros creamos el futuro”. El fundamento principal del modelo que propone Kjaer es conseguir que las empresas y organizaciones no se alimenten del entorno, sino que tengan un impacto positivo sobre el mismo, contribuyendo activamente a su enriquecimiento.

Paradójicamente, para entender la labor de un futurólogo hay que mirar al presente, según explicó la propia autora en palabras de MacLuhan: “avanzamos de espaldas a nuestro futuro, y eso significa que sólo podemos avanzar mirando al pasado y al presente”. Esa es la labor de Anne Lise Kjaer, analizar las tendencias, conceptos, ideas y ejemplos de hoy que puedan tomarse como inspiración para crear un mañana mejor: “toda la ciencia actual nos habla claramente sobre cómo será el futuro”.

https://www.bbvaopenmind.com/wp-content/uploads/2013/05/presentaci%C3%B3n-Kjaer.jpg

Para abordar todos los factores que participan en un contexto tan complejo, Anne Lise ha elaborado su propia herramienta: el Atlas de Tendencias, un sistema que le permite identificar diferentes dimensiones imprescindibles a la hora de hacer una valoración sobre la dirección que está tomando el futuro: “con un mapa como este podemos observar los cambios que ya se están produciendo”.  

En su artículo Imaginar el futuro. A la vanguardia de un mundo cambiante. Tendencias de consumo para el futuro, del último libro “Hay futuro: visiones para un mundo mejor”  la autora de OpenMind expone más concretamente algunas de las tendencias que ya ha identificado: “el cerebro global”, los nativos digitales y su papel como futuros líderes del mundo etc. OpenMind te ofrece la oportunidad de adelantarte y conocer cómo serán los patrones de consumo o las poderosas consecuencias de la innovación sobre nuestra sociedad futura. Por lo demás, date prisa porque Kjaer espera que “durante los próximos 20 a 36 meses empiecen a surgir cosas muy positivas”.