Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Nanopartículas: una gran promesa contra el cáncer
14 mayo 2015

Nanopartículas: una gran promesa contra el cáncer

Biología | Ciencia | Investigación | Medicina | Salud
Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

El avance de la nanotecnología en la última década ha impulsado el desarrollo de numerosas aplicaciones médicas; pero ninguna tan prometedora como la del uso de nanopartículas dirigidas para mejorar el tratamiento del cáncer, que tiene graves efectos secundarios.

Las nanopartículas dirigidas son como un sofisticado caballo de Troya (ver funcionamiento en el vídeo): aprovechan los procesos físicos y químicos del cuerpo humano para llegar camufladas hasta el interior de las células cancerosas, donde liberan su arsenal anticancerígeno. Además, con esta “estrategia de guerra celular” las nanoparticulas sortean a las defensas del organismo y disminuyen los daños colaterales en los tejidos sanos.

El beneficio será una quimioterapia más efectiva y menos tóxica, si esta nanotécnica supera la fase de ensayos clínicos. Hasta ahora los resultados son esperanzadores en la fase I de los ensayos, que indican una regresión de los tumores aún utilizando unas dosis de medicamentos anticancerígenos menores que en la quimioterapia convencional.

Investigadores del MIT y del Brigham and Women’s Hospital de Boston diseñaron unas nanopartículas capaces de cumplir por primera vez simultáneamente con estos requisitos:

  • Circulación prolongada: gracias a un revestimento de polietilenglicol (PEG), desde fuera las nanopartículas parecen diminutas gotas de agua. Esto despista durante un tiempo a las defensas del cuerpo humano: las nanopartículas permanecen mucho más tiempo en la sangre y tienen más posibilidades de llegar a un tumor antes de ser eliminadas.
  • Dirigidas al tumor: con un tamaño de 50 a 100 nanómetros, son demasiado grandes para llegar a tejidos sanos a través de sus finísimos capilares sanguíneos. Pero los tumores crecen muy rápido y sus vasos sanguíneos son defectuosos, con huecos por los que sí pueden colarse las nanopartículas. Además, las nanopartículas “reconocen” a las células cancerosas porque llevan incrustadas unas moléculas específicas que se unen a una proteína (PSMA), abundante en la superficie de las células de varios tipos de tumores.
  • Entrega controlada del medicamento: las nanopartículas son cápsulas huecas que transportan en su interior moléculas de docetaxel, un medicamento usado habitualmente en quimioterapia para tratar el cáncer de mama, el de pulmón o el de próstata. Las nanopartículas están “programadas” para liberar su carga dentro las células cancerosas y a una velocidad adecuada.

El gran reto de esta técnica es dar con la combinación adecuada de estas tres propiedades. Para superar la fase de ensayos clínicos, los investigadores deben afinar el diseño de las nanopartículas, buscando la situación ideal que se describe en el vídeo. Y es que en la práctica, el equilibrio de factores es complicado. Por ejemplo, aumentar el tamaño de las nanopartículas dificulta que afecten a los tejidos sanos, pero llega un tamaño en el que son demasiado grandes para poder atacar a las células cancerosas o para evitar a las defensas del cuerpo humano.

Todavía queda un largo camino por recorrer. Aunque en las primeras pruebas la quimioterapia con nanopartículas ya se haya mostrado más específica que la convencional, aún sucede que en algunos casos no llega suficiente medicamento al tumor o que el medicamento afecta demasiado a tejidos sanos. En la práctica, las nanopartículas dirigidas aún no distinguen tan bien entre células sanas y cancerosas.

Para reducír más esos efectos secundarios en tejidos sanos se pueden diseñar nanopartículas más dirigidas hacia células cancerosas. Sin embargo, esto las hace menos viables técnicamente y más caras de producir. Controlar la toxicidad de los restos es otro de los retos de los ensayos clínicos, que se prolongarán durante esta década, antes de que la gran promesa de las nanopartículas contra el cáncer se convierta en una realidad.

Ventana al Conocimiento

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada