Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Martin Gardner y la diversión matemática
21 octubre 2015

Martin Gardner y la diversión matemática

Grandes Personajes | Historia | Lógica | Matemáticas
Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

Los retos matemáticos han cautivado a las mentes brillantes de la historia. Y más recientemente, atraparon al público, en gran parte gracias a la labor de Martin Gardner, que popularizó problemas de matemática y lógica como estos:

1. ¿Puedes trazar cuatro líneas rectas, sin levantar la punta del lápiz del papel, que pasen por los nueve puntos de la ilustración?

2. ¿Con cuánta rapidez puedes multiplicar estos números?
256 x 3 x 45 x 3961 x 77 x 488 x 2809 x 0

3. ¿Puedes elegir seis dígitos de la ilustración que sumados den 21?

Dejaremos para el final las soluciones. Estos acertijos se pueden resolver nada más verlos en la pantalla, si uno es capaz de pensar diferente, o desistir después de darle muchas vueltas a la cabeza… ¿Para qué sirven los problemas matemáticos? Para Martin Gardner (1914-2010) era una forma de despertar el interés de la gente por las matemáticas. Así lo contaba en la revista Scientific American, donde se pasó más de veinte años publicando una columna mensual sobre juegos matemáticos: «Con seguridad, el mejor camino para despertar a un estudiante consiste en ofrecerle un intrigante juego, puzzle, truco de magia, chiste, paradoja, pareado de naturaleza matemática… o cualquiera de entre una veintena de cosas que los profesores aburridos tienden a evitar porque parecen frívolas».

Martin Gardner, filósofo y divulgador científico. Crédito: Konrad Jacobs, Erlangen

Y es que Gardner fue algo más que un divulgador de los juegos matemáticos. Este licenciado en filosofía dedicó gran parte de su vida al periodismo y a la divulgación científica en general. Pero de todas las cosas que hizo, la que le hizo famoso en todo el mundo fue precisamente su legendaria sección mensual de juegos matemáticos, recopilados en libros como “¡Ajá! Paradojas que hacen pensar” o “Rosquillas anudadas y otras amenidades matemáticas”.

Además, Gardner fue un escéptico incansable. Junto con sus amigos Isaac Asimov y Carl Sagan, fundó en 1976 el Comité para la Investigación Escéptica (CSI, antes denominado CSICOP), una organización dedicada a la denuncia de la pseudociencia, en la que se volcó una vez que abandonó su columna de matemática recreativa. «Los científicos y los que escriben sobre ciencia tienen la obligación de denunciar los errores de la falsa ciencia, sobre todo en el campo de la medicina», decía. Buena parte de sus textos sobre pseudociencia pueden leerse en español en sus libros “La ciencia. Lo bueno, lo malo y lo falso”, “La nueva era”, “Extravagancias y disparates” y “¿Tenían ombligo Adán y Eva?”.

Pero, sin lugar a dudas, su verdadero best-seller fue “Alicia anotada”. En él, descubre los conceptos matemáticos, los mensajes codificados y las jugadas de ajedrez ocultas en la obra de Lewis Carroll.

Gardner, tal y como se relata en su libro “Matemática para divertirse” (1988) esperaba que los lectores pudieran «resistir la tentación de mirar la respuesta antes de haber intentado con toda sinceridad resolver el problema». E independientemente de dar con la respuesta correcta o no, deseaba que «estuvieran contentos de haber permitido que les confundieran».

Y como lo prometido es deuda, aquí están la soluciones:

1. 2. ¿Viste ese cero al final antes de empezar a multiplicar? Si lo ves, sabrás inmediatamente que la respuesta final tiene que ser cero.

3. Gira el dibujo y podrás elegir tres 6 y tres 1.

Por Andrea Arnal para Ventana al Conocimiento

@AndreaArnal

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada