Marte: La importancia estratégica de la agilidad

De esta gran película en la que su director Ridley Scott vuelve a ser algo que había perdido: fiel a sí mismo, podemos sacar varias enseñanzas para nuestra actividad organizacional. Precisamente porque nos explica muy bien cómo puede ser la naturaleza humana en situaciones límite, a través de las peripecias de un Matt Damon astronauta (Mark Watney) abandonado a solas en el lejano Marte. Y en un contexto tan complejo como está viviendo el sector financiero, me parece que nos puede ser muy útil introducir el concepto de agilidad que recorre toda la misión de rescatar a Matt Damon desde Cabo Cañaveral a través de la nave Ares 3. Y este enfoque de agilidad compartida que sostienen a la vez nuestro astronauta en Marte, la oficina del Proyecto de la NASA y la nave asignada será la clave del éxito final en un entorno adverso. Como el de hoy.

bbva-openmind-marte-cartel-pelicula-esp

La importancia de la agilidad

El concepto de “agilidad” aplicado a metodologías de trabajo nace durante los 90 en el mundo del software, como reacción a la “pesadez”  de las metodologías en cascada que imperaban en el diseño e implantación de los programas. La necesidad de una mayor consideración de las necesidades cambiantes del cliente, la posibilidad de variar “sobre la marcha” el enfoque y ejecución de un proyecto o servicio, y evitar muchas horas de trabajo malgastadas en metodologías muy rígidas pedían un enfoque nuevo.

Así, el 17 de febrero de 2001 diecisiete programadores críticos de los antiguos enfoques acuñaron el término de “métodos Ágiles” redactando el denominado Manifiesto Ágil cuyos principales fundamentos recogemos en el siguiente esquema:

bbva-openmind-marte-leaniz-1

Imagen: Mainifiesto Agil, 2001

Pero sería un error circunscribir estas exigencias de la agilidad al mundo de los sistemas informáticos: vale para todas nuestras áreas y funciones. En Marte, vemos muy bien cómo estos cuatro postulados dominan el enfoque y gestión del proyecto de rescatar a Matt Damon en una situación inédita para todos los actores de la aventura espacial. Veamos algún ejemplo en la película de aplicación de cada postulado:

  1. Énfasis en las personas e interacciones: frente a la primacía de los procesos y herramientas- que en este caso quedan muy limitadas por la situación excepcional- vemos como las interacciones a través de las conversaciones de Matt Damon con Cabo Cañaveral se priorizan dando lugar a un feedback Tierra-Marte en el que se idea y comparte la elaboración del plan de rescate.
  2. Trabajo en proceso: frente a la documentación exhaustiva, se van diseñando por ensayo y error posibles soluciones in situ, propiciadas por los conocimientos botánicos y científicos que tiene en este caso Matt Damon, que le permiten diseñar un proceso de supervivencia hasta que logren rescatarlo. Toda la construcción del refugio y vivero provisional en Marte es la aplicación fiel de esta mentalidad de “proceso continuo” que postula la Agilidad.
  3. Colaboración con el cliente: frente al mero cumplimiento del contrato negociado con el cliente,  observamos como la nave Ares 3 rediseña su misión ajustándose a una nueva necesidad imprevista de su cliente interno (Matt Damon). Esta flexibilidad de la nave basada en el “Customer Centric” dará un nuevo nivel de agilidad que hará posible el éxito final.
  4. Respuesta al cambio: frente al seguimiento de un plan, los tres ejes del Proyecto (Marte-Cabo Cañaveral-nave de rescate) muestran una elevada resiliencia o capacidad de adaptarse a los cambios que implican los incidentes e imprevistos que van surgiendo en ese nuevo entorno crítico. El cambio no es un lujo, sino una necesidad para sobrevivir en el entorno hostil sideral. Muy parecido a los nuevos entornos de nuestras organizaciones.

Una década después, se pudieron  plasmar los beneficios  observados que tenía la implantación de estos enfoques ágiles frente a los tradicionales. En el siguiente  eje vemos en el cuadrante superior derecho las ventajas más importantes y que mayor mejora han supuesto. Como se ve,  suponen beneficios nada desdeñables y que justifican la adaptación progresiva de metodología s agiles tales como XP, Kanban o  SCRUM.

bbva-openmind-marte-leaniz-2

Imagen: 8th Annual State of Agile Development Survey, VersionOne, 2014

Cómo trabajar con un  enfoque Ágil

Ahora bien, para crear un entorno de “agilidad” en nuestros equipos de trabajo, más allá de que sean áreas de software, hace falta un requisito fundamental como observamos que se cumple en nuestra película comentada: la confianza mutua. Confianza que descansará a su vez en el nivel de eficacia y eficiencia que muestran los resultados progresivos que alcanza ese equipo.

En Marte esa confianza a distancia entre el triángulo Marte-NASA-nave Ares 3 es la clave para pensar soluciones posibles de rescate, implantarlas y corregirlas antes de que se agoten los suministros y abastecimientos del astronauta abandonado. La confianza de la Tierra en las habilidades científicas y técnicas de Matt Damon tendrá su reciprocidad en la confianza de este en la voluntad de Cabo Cañaveral de invertir el dinero y esfuerzo necesarios para rescatarlo. La confianza permite la agilidad y la agilidad la adaptación a los cambios y unos tiempos de respuesta e improvisación muy veloces.

Dicha confianza grupal será la clave para liderar ágilmente un equipo que trabaja con estos rasgos:

  • Entorno seguro.
  • De forma proactiva.
  • Es posible el ensayo y experimentar nuevos productos, métodos o soluciones.
  • Comunicación fluida ascendente y descendente.
  • Trabajo grupal con colaboración en esquema de mutuo beneficio.

El siguiente cuadro nos diferencia estos atributos de un equipo ágil frente a otros más tradicionales.

bbva-openmind-marte-leaniz-3jpg

“The Five Dysfunctions of a Team – A Leadership Fable ”, Patrick Lencioni

Para el espectador de Marte, será muy formativo comprobar cómo el rescate y posible regreso a la Tierra de Matt Damon se convierten en todo un proyecto donde serán factores indispensables la rapidez, la minuciosidad y cada minuto de tiempo que el astronauta pasa en Marte. Y quien tenga o vaya a tener responsabilidades de liderazgo de un equipo, puede irse mentalizando con esta estupenda película de Ridley Scott sobre la necesidad de ir adoptando enfoques y actitudes ágiles si quiere alcanzar los objetivos en el nuevo entorno cambiante y problemático en el que nos movemos. Como el que nos muestra Marte. Véanla.

Ignacio García de Leániz Caprile

Profesor de Recursos Humanos/ Consultor

Universidad de Alcalá de Henares