Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Margaret Wheatley: la nueva guerrera
17 agosto 2015

Margaret Wheatley: la nueva guerrera

Cultura empresarial | Filosofía | Humanidades
Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

Meg Wheatley es una mezcla de filósofa, activista y pensadora, una mujer extraordinaria que se dio a conocer en 1992 con su libro Leadership and the New Science, en el que desarrolla diversos conceptos relacionados con el pensamiento sistémico y la neurociencia.

Pertenece a un tipo muy especial de consultores de gestión que se sirven no solo de disciplinas específicas de gestión y empresariales, sino también de una amplia gama de ciencias, prácticas y experiencias.

Siempre quiso salir al mundo e interesarse por su funcionamiento y estudió con avidez muchas disciplinas distintas, incluida la ciencia, la historia, la literatura, el pensamiento sistémico, el comportamiento organizativo, la política social, la cosmología, la arqueología, la geología y la teología. Valora lo que ha aprendido de cada uno de estos campos diferentes porque ninguna disciplina, institución o especialización, por sí sola, puede dar respuesta a las preguntas a las que nos enfrentamos. Todos debemos abordar muchas perspectivas diferentes tanto para comprender como para renovar el mundo. Su interés prioritario es cómo mantener la dirección, la integridad, la motivación y la eficacia mientras nos enfrentamos a la incesante turbulencia y al cambio interminable en este mundo tan problemático.

Ha sido consultora y conferenciante desde el año 1973 y ha trabajado con prácticamente todos los tipos de organizaciones y personas, desde el jefe del ejército de EE. UU. hasta Girl Scouts de doce años, pasando por consejeros delegados de empresas y clérigos de pequeños pueblos. Esta diversidad incluye empresas que figuran en la lista Fortune 100, organismos gubernamentales, instituciones sanitarias, fundaciones, colegios públicos, universidades, importantes confesiones religiosas, asociaciones profesionales y monasterios. Recientemente declaró que quiere dedicar el resto de su vida a la guerra: pretende convertirse en una guerrera. Veamos cómo pretende hacer su particular guerra.

Un camino para Guerreros del espíritu humano

En una reciente carta enviada a sus numerosos amigos, compañeros y admiradores de todo el mundo ha dicho:

“Con este correo electrónico anuncio mi nuevo trabajo, un trabajo al que espero dedicar el resto de mi vida: el adiestramiento de Guerreros por el espíritu humano. Hace tres años, en mi libro So Far From Home: Lost and Found in Our Brave New World, me referí al papel del guerrero como una nueva identidad para aquellos que trabajamos activamente en el mundo -en organizaciones, comunidades, gobiernos- como un medio para transformar nuestra tristeza, indignación y frustración en las habilidades de percepción y compasión para enfrentarnos a estos tiempos oscuros con valentía, decencia y consideración.”

“Por aquel entonces sabía que querría crear un adiestramiento para guerreros con el fin de fortalecer nuestra capacidad para servir a otros sin ser víctimas del temor, la ansiedad y la agresión de nuestros tiempos. También sabía que ese adiestramiento exigiría una verdadera disciplina, valentía y devoción para servir al espíritu humano.”

“Ha llegado ese momento. Con la ayuda de mis maestros y los sabios consejos de compañeros de confianza, estoy iniciando una serie de adiestramientos centrados en formar una identidad clara como Guerrero por el espíritu humano, y aprendiendo los medios y la estabilidad mental que nos permitan seguir trabajando en nuestras comunidades y prestar un verdadero servicio. El ciclo de adiestramientos tiene una duración de un año e incluye tres reuniones presenciales además de trabajo continuado durante los intervalos con profesores y un grupo.”

“No es un programa centrado en personas individuales o que desemboque en un certificado. Una parte integrante de este adiestramiento es la formación de una comunidad de Guerreros -dispersos en el espacio, pero estrechamente unidos en el corazón- que puedan contar con los demás para obtener apoyo, compañerismo, ideas, consuelo y deleite. Como Guerreros, debemos involucrarnos activamente en el mundo y no podemos hacerlo solos.”

En mi primer artículo para Open Mind, The Second Curve, comenté el libro con el mismo título de Charles Handy. El autor sostiene que necesitamos segundas y terceras, y más curvas para seguir caminos diferentes, ya que la curva actual parece no llevarnos a ninguna parte, o lo que es peor, nos lleva al precipicio. Margaret Wheatley, como Handy y otros muchos, nos están recordando la necesidad de cambiar de rumbo y hacerlo mientras tengamos recursos disponibles de la actual (primera) curva. Sería insensato y contrario a nuestros intereses reales no hacer caso a estos pensadores y filósofos. Mi humilde papel, como el de los demás, es difundir la noticia, compartir la información sobre las preocupaciones de personas excepcionales que están iluminando la vida organizativa.

Carlos Herreros de las Cuevas

Master of Science in Management, London Business School

Publicaciones relacionadas

Más publicaciones de Carlos Herreros

La segunda curva

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada