Maquiavelo para la Inteligencia Artificial

Aparte de su acuñación en latín “dīvide et īmpera”, la expresión “divide y vencerás” no se es originaria de los antiguos romanos, sino del filósofo, político, poeta, diplomático e historiador italiano Nicolás Maquiavelo y su famoso libro “El príncipe” (en italiano “Il Principe”), un libro sobre la filosofía de la política y el gobierno, escrito especialmente para la familia de los Medici, que gobernaba Florencia y era la dinastía familiar más importante de su época.

La Virgen y el Niño con Santa Ana y miembros de la familia Medici como santos / Wikimedia

La Virgen y el Niño con Santa Ana y miembros de la familia Medici como santos / Wikimedia

Divide y vencerás representa el principio de dividir un grupo grande en subgrupos más pequeños y así hacerlos caer con más facilidad. Esto se consigue no solo con la pura división, sino también haciendo que los nuevos subgrupos no tengan relaciones entre sí, de modo que las relaciones pasan siempre por el líder. Esta estrategia no fue una incitación de Maquiavelo, de hecho, este recibió la inspiración de la política exterior del Imperio Romano que ya utilizaba el propio Emperador César.

Casi 500 años después, este principio se utiliza en el campo de la Inteligencia Artificial y su proceso de aprendizaje. Los desarrolladores de Maluu, la empresa de Microsoft, utilizaron este concepto para enseñar a su Inteligencia Artificial (IA) jugando al Pac Man. Este software divide las distintas tareas en subtareas:

  • Tomar píldoras de energía.
  • Comer frutas adicionales.
  • Escapar de los fantasmas.
  • Capturar fantasmas azules.

Igual que la IA (al igual que el software tradicional) tiene capacidad multitarea, también calcula para cada subtarea su propio algoritmo de aprendizaje, incluido un multiplicador positivo virtual para las subtareas ejecutadas satisfactoriamente (como tomar una píldora de energía).

Las cuatro subtareas trabajan simultáneamente pero de forma totalmente independiente unas de otras. La IA toma un valor medio como dirección para Ms. Pac Man. Justo como lo definió Maquiavelo, la IA separó las cuatro subtareas y a continuación evaluó los resultados en el siguiente nivel para fusionarlos y tomar la decisión sobre la dirección hacia la que Ms. Pac Man debe moverse.

En una época en que nos hemos convertido en Cyborgs, cuando una parte de nuestra memoria se ha externalizado a Wikipedia y otros sitios de Internet, podemos analizar cómo se puede aplicar el aprendizaje automático a los humanos. Las empresas están en proceso de buscar nuevos caminos para su formación y el  “microaprendizaje” es uno de ellos. En vez de realizar una formación completa y explicar todos los aspectos de un proceso, las distintas tareas se separan y se incluyen en pequeñas sesiones de formación online de cinco minutos. Como las sesiones de formación son breves, los empleados se mantienen motivados y concentrados. Una serie de microaprendizajes sustituye a las sesiones de formación web tradicionales más prolongadas. Si es necesario, los episodios individuales se pueden promover y repetir de forma personalizada. A fin de cuentas, el aprendizaje humano y el aprendizaje de las máquinas es bastante similar.

Patrick Henz

Referencias