La cuarta revolución: filosofía para sobrevivir a la era digital

Quiénes somos y cómo nos relacionamos con los demás. Esta es una de las cuestiones fundamentales en cuya respuesta es más evidente el cambio provocado por Internet. La forma en que nos construimos a nosotros mismos y nos relacionamos con el entorno se ha transformado radicalmente. Las TIC ya no son una mera herramienta: se han convertido en el entorno inevitable de nuestra existencia. Son, según el filósofo Luciano Floridi, una fuerza antropológica, social e interpretativa.

Y en medio del mundo de “e-todo”, (e-commerce, cloud computing, smartphones, apps, wearables, cursos online, social media…) necesitamos filosofía. Es imprescindible contar con una filosofía que permita desarrollar el marco intelectual propio de cualquier revolución, también de la que vivimos actualmente. La filosofía de la información, es la filosofía de nuestro tiempo.

Tecnofóbicos y tecnofílicos. Todos necesitan respuestas y todos se preguntan qué será lo próximo. ¿Acaso existe una perspectiva unificada, una macrotendencia global para analizar el fenómeno de la irrupción de las TIC? Las tecnologías de la comunicación están modificando nuestra realidad física e intelectual: abriendo nuestra interpretación del mundo a nuevos horizontes.

La vida “onlife”

Las barreras entre el mundo online (conectados a la red) y offline (fuera de la esfera digital) se diluyen, y todos entramos en la vorágine de la “infoesfera”, viviendo una realidad “onlife” (nuestra vida cotidiana transcurre entre ambos mundos simultáneamente). Según Floridi, este cambio metafísico no es sino el cuarto escalón, después de Copérnico, Darwin y Freud: la cuarta revolución.

Cómo compramos, cuidamos nuestra salud o manejamos nuestras relaciones sociales, interaccionamos con el mundo del derecho, las finanzas o la política. Incluso la guerra. En todas estas facetas de la vida, las TIC son ya una fuerza ambiental ineludible.

El nuevo escenario tecnológico, con sus ventajas digitales e inmediatas, implica también una responsabilidad intelectual que, según Floridi, no es palpable todavía en el mundo académico e institucionalizado, pero sí en la calle. Existe una atmósfera de expectación y preocupación al mismo tiempo. De dudas y fascinación ante los cambios producidos por la tecnología. Cambios en nuestra perspectiva del mundo, de nosotros mismos y de los demás. ¿Nos dan poder las TIC o nos controlan? ¿Seremos capaces de sacarle partido a las nuevas tecnologías de la información sin dejar que la red de redes nos controle a nosotros?

Descubre las claves del cambio filosófico en el libro de Luciano Floridi, The Fourth Revolution: How the Infosphere is Reshaping Human Reality.

Dory Gascueña para OpenMind

@dorygascu