Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
7
Inicio Feria de monstruos: Las joyas más raras del mundo animal
24 junio 2016

Feria de monstruos: Las joyas más raras del mundo animal

Animales | Biodiversidad | Biología | Ciencia
Tiempo estimado de lectura Tiempo 7 de lectura

No cabe duda de que hoy se destinan grandes esfuerzos a la conservación de especies amenazadas. Pero no a todas por igual: en los últimos años han sido varios los expertos que han alertado de que nuestro esfuerzo de conservación tiende a centrarse en las especies que nos resultan cercanas, simpáticas o carismáticas —como los pandas, las ballenas, los elefantes o los osos polares. Sin embargo, para la naturaleza no existe la estética, sólo la necesidad de conservar todas las especies por su valor ecológico. He aquí algunos de los animales más extraños y sorprendentes de nuestro planeta. Algunos de ellos quizá no inviten precisamente a abrazarlos, pero también merecen sobrevivir.

Murciélago Yoda (Nyctimene sp.)

1-animales-murcielago
Crédito: Piotr Naskrecki, Conservation International

Los mamíferos alados parecen especialmente propensos a sorprendernos por su aspecto peculiar. Uno de los más extraños es el que hasta ahora se conoce únicamente como murciélago Yoda, por lo que algunos juzgan como un cierto parecido con el personaje de la saga cinematográfica Star Wars. El animal, que vive en las selvas de Papúa Nueva Guinea, había sido observado anteriormente, pero fue con ocasión de una expedición auspiciada en 2009 por Conservation International cuando se hizo popular en internet. Por el momento los científicos sólo saben que probablemente pertenece al género Nyctimene, un tipo de murciélagos de la fruta extendido por Oceanía y que desempeña una importante función ecológica en la dispersión de semillas. Por lo demás, lo único que puede añadirse sobre este curioso murciélago es que hay quienes niegan categóricamente su parecido con Yoda.

Cangrejo heike (Heikeopsis japonica)

2b-animales-heike
Crédito PBS

Contemplando el aspecto del cangrejo heike o heikegani, y teniendo en cuenta que habita en los mares de Japón, no tiene nada de raro que la mitología local viera en este crustáceo el rostro de un samurái. La tradición popular los contempla como reencarnaciones de los heike, un clan que fue derrotado en una batalla por el trono imperial en el año 1185. En su serie Cosmos, el astrónomo Carl Sagan propuso que los rasgos del cangrejo eran un ejemplo de selección artificial, ya que los pescadores liberaban aquellos ejemplares capturados que más se asemejaban a rostros humanos, asumiendo que éstos albergaban los espíritus de los guerreros muertos. Sin embargo, otros expertos han cuestionado esta explicación con el argumento de que el cangrejo heike no se emplea como alimento. En cuanto a las extrañas marcas, sirven como anclajes para la inserción de los músculos.

Pez borrón o blobfish (Psychrolutes marcidus)

3-animales-blobfish
Crédito: Kerryn Parkinson

En su hábitat natural, el pez borrón o blobfish no presenta un aspecto especialmente llamativo. Pero fuera del agua es otra cosa. Al tratarse de una especie de aguas profundas, observada entre 600 y 1.200 metros, este habitante de las costas de Australia y Nueva Zelanda ha encontrado un curioso sistema para mantener su flotabilidad sin ayuda de vejigas natatorias de gas que servirían de poco a tales profundidades. En su lugar, este pez de unos 30 centímetros posee un cuerpo de consistencia gelatinosa, que le ofrece una densidad menor que la del agua. Pero cuando se le saca a la superficie, su carne se desparrama, resultando en un aspecto chocante que le hizo muy popular en internet; en 2013, su aparente rostro triste y melancólico, que incluso ha sido recreado en peluches, le valió el título de animal más feo de la Ugly Animal Preservation Society. Los expertos advierten de que podría hallarse en riesgo de extinción, ya que aparece con frecuencia como captura accidental en las redes de pesca en aguas profundas.

Aye-aye (Daubentonia madagascariensis)

4-animales-ayeaye
Crédito: nomis-simon

La isla de Madagascar es un experimento natural de evolución independiente. Separada del resto de masas continentales desde hace unos 88 millones de años, sirve de hogar a innumerables linajes únicos en el mundo. Sin duda los animales más conocidos y representativos de la fauna malgache son los lémures. Y este término, que en la mitología romana hacía referencia a espíritus malignos, tal vez comenzó a aplicarse a los primates endémicos de Madagascar por causa del aye-aye. Se trata de un raro lémur, único en su familia. Su aspecto poco agraciado para el ojo humano le ha convertido en víctima de la superstición: los habitantes locales lo exterminan por considerarlo un mensajero de la desgracia capaz incluso de provocar la muerte con su huesudo y fino dedo medio —según contó magistralmente el naturalista británico Gerald Durrell en el libro “Rescate en Madagascar”, tras una expedición en 1990. En realidad, el dedo central del aye-aye es una adaptación única entre los mamíferos; lo emplea para golpear los árboles en busca de huecos donde se ocultan las larvas de las que se alimenta.

Tiburón duende (Mitsukurina owstoni)

5-animales-duende
Crédito: Dianne Bray / Museum Victoria

Los mares son especialmente pródigos en criaturas desconocidas para el ser humano, ya que el 95% de los océanos aún no ha sido explorado, según datos de la Administración Atmosférica y Oceánica de EEUU (NOAA). Muchos de estos seres marinos poseen extrañas adaptaciones singulares que les confieren un aspecto inusual. Es el caso del tiburón duende. Aunque se conoce desde 1898, su clasificación fue inicialmente dudosa debido a su rasgo anatómico más sobresaliente: un morro aplastado bajo el cual se esconde una boca proyectable hacia delante con temibles dientes. Con la boca totalmente desplegada, se diría que es un cocodrilo lo que sale por su hocico. Fue esta peculiaridad la que dificultó su identificación, ya que los ejemplares con la boca oculta y proyectada parecían especies distintas. Finalmente se determinó que el tiburón duende es el único heredero de una familia por lo demás extinta hace 125 millones de años. Está extendido por las costas de todos los océanos, aunque no suele interactuar con el ser humano porque prefiere profundidades por debajo de los 100 metros.

Mixines (Myxini)

6-animales-mixin
Crédito: NOAA

Para habitantes extraños de las profundidades, los mixines no sólo lo son por su apariencia de serpientes marinas amenazantes que pueden superar el metro de longitud. Ni por su costumbre de segregar grandes cantidades de una especie de moco con el que pueden obstruir las branquias de sus atacantes. Ni por su desagradable manera de devorar a sus presas de mayor tamaño desde dentro, introduciéndose en las vísceras de sus víctimas gracias a su boca sin mandíbulas, que posee unas placas aserradas. Pero es que, además, la aberrante estructura corporal de estos primitivos animales, con cráneo pero sin vértebras, los ha mantenido en un limbo taxonómico mientras los zoólogos discutían dónde colocarlos. Hoy se les considera emparentados con las lampreas, aunque se piensa que los mixines representan formas degeneradas que han perdido muchos caracteres típicos de sus parientes.

Hormiga panda (Mutillidae)

7-animales-panda
Crédito: Craig Pemberton

¿Cuándo una hormiga no es una hormiga? Cuando en realidad es una avispa sin alas, capaz de infligir picaduras tan dolorosas que en algunos lugares se la conoce como “asesina de vacas”. La familia de los mutílidos comprende unas 8.000 especies repartidas por todo el mundo, sobre todo en los trópicos secos. Las hembras, las únicas que pican y carecen de alas, se conocen como hormigas aterciopeladas por su abundante vello de brillantes colores, que actúa como señal de peligro para advertir a posibles depredadores del peligro que corren si se atreven a molestarlas. Algunas se limitan a un austero blanco y negro, lo que les ha valido el doblemente engañoso sobrenombre de hormigas panda. Los adultos se alimentan de jugos vegetales, pero sus larvas crecen devorando las crías de otras avispas o abejas.

Rana Kermit (Hyalinobatrachium dianae)

8-animales-rana
Crédito: Brian Kubicki et al.

Las llamadas ranas de cristal, que habitan en la América tropical, son conocidas desde hace décadas por la piel traslúcida de su abdomen, que deja ver sus órganos internos. Pero desde 1973 no se descubría ninguna nueva especie de este grupo en la selva de Costa Rica, hasta que en 2015 una expedición encontró un nuevo representante. La ranita, de 2,5 centímetros, no sólo deja su interior a la vista; con su piel verde y sus saltones ojos blancos con pupilas negras, faltó tiempo para que los internautas le sacaran un asombroso parecido con la famosa rana Kermit de los muppets (conocida como la rana Gustavo en España, y rana René en Latinoamérica). Aprovechando el tirón publicitario, Disney publicó una entrevista en la que el muñeco opinaba sobre su nuevo pariente. Para desolación de muchos, la rana no lleva el parecido en su nombre oficial: su descubridor principal, que no se percató de la semejanza, la nombró en honor a su madre,

Javier Yanes para Ventana al Conocimiento
@yanes68

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada