Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio El daltónico que vislumbró los átomos
25 julio 2018

El daltónico que vislumbró los átomos

Biología | Cuerpo humano | Física | Grandes Personajes | Investigación | Química
Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

John Dalton no podía ver el mundo como la mayoría de nosotros: “A menudo he preguntado en serio a una persona si una flor era azul o rosa, pero normalmente pensaban que estaba bromeando”, cuenta en una de las múltiples anotaciones que hizo sobre la ceguera para los colores que sufría. Una patología a la que dedicó, intrigado, muchas horas de estudio a lo largo de su vida. Aun así, sus problemas de visión no le impidieron comprender la realidad más allá de lo visible: tuvo tiempo para convertirse en un meteorólogo meticuloso, un reputado físico y químico; y para postular la primera teoría atómica de la historia.

John Dalton fue un meteorólogo meticuloso y un reputado físico y químico. Autor: Charles Turner

Nacido en una familia inglesa demasiado pobre para proporcionarle la educación elemental, John Dalton (6 de septiembre de 1766 – 27 de julio de 1844) siguió con determinación un camino largo y sinuoso para lograr instruirse y poder progresar en la vida. Su extraordinaria curiosidad le llevó a consolidar una rica formación con la que se convirtió en docente y conferenciante de prestigio. Tras trasladarse a Manchester en busca de trabajo, comenzó a escribir y publicar. Observaciones y ensayos de meteorología (1793), Hechos extraordinarios relacionados con la visión del color (1794) o Elementos de la gramática inglesa (1803) son solo algunas de sus obras, que corroboran la variedad de temas que estudió en profundidad y sus ansias por conocer mejor el mundo.

Primera teoría sobre la materia

Sin duda alguna, la mayor aportación a la ciencia de Dalton fue la primera teoría científica de la historia sobre la composición de la materia. Tras estudiar las propiedades físicas del aire atmosférico y de otros gases, recuperó y amplió el supuesto enunciado más de 2000 años antes por el griego Demócrito, que defendía que la materia estaba formada por partículas indivisibles llamadas átomos.

Dos páginas de Nuevo sistema de filosofía química, en el que Dalton propone su versión de la teoría atómica basada en la experimentación científica. Fuente: Wikimedia

La publicación de los postulados de Dalton en su Nuevo sistema de filosofía química (1808) tuvo una gran repercusión. En esta obra expuso sus principales ideas, como que la materia está formada por átomos, partículas muy pequeñas e indivisibles; que los átomos de un mismo elemento, como por ejemplo el hidrógeno, son iguales entre sí y tienen la misma masa y propiedades; y que los compuestos químicos se forman al unirse átomos de dos o más elementos. El escrito también incluía las masas atómicas de varios elementos conocidos, con relación a la masa del hidrógeno.

Aunque no consiguió medidas absolutamente precisas, constituyen la base de la clasificación de la tabla periódica de los elementos que conocemos. El llamado modelo atómico de Dalton permitió los grandes avances que la química experimentó a lo largo del siglo XIX.

La ceguera para los colores

Mientras investigaba sobre nuevos conocimientos, un tema recurrente en la vida de Dalton lo intrigaba, su problema de visión, que le llevó a escribir sobre sí mismo.

Ejemplo de cómo se ve una imagen con deuteranopia y sin deuteranopia. Crédito: Simon Strandgaard

Hasta entonces, la ceguera para los colores que padecían algunas personas nunca se había descrito. Su investigación, rigurosa y metódica, fue tan ampliamente reconocida que “daltonismo” se convirtió en el término común para designar esta patología. Su hipótesis, sobre su propio problema, era que él veía el mundo a través de un filtro azul, ya que pensaba que el humor vítreo —sustancia gelatinosa ubicada dentro del globo ocular— de sus ojos era azulado. Decidido a que alguien comprobara su hipótesis, donó sus ojos y dio instrucciones para que, a su muerte, se analizaran. Estaba equivocado. Su humor vítreo era tan transparente como el de cualquier otra persona, lo que llevó a pensar que el problema estaba en cómo el cerebro percibe los colores.

Lo que queda de los globos oculares de Dalton está en el sótano del Museo de Ciencia e Industria de Manchester (Reino Unido). En 1995, un grupo de fisiólogos de la Universidad de Cambridge recogió una pequeña muestra de su retina para extraer ADN. Así, comprobaron que tenía un tipo de ceguera al color poco común, la deuteranopia. Además del azul y el púrpura, Dalton solo era capaz de reconocer un color más, el amarillo. De su particular visión del mundo, siempre nos quedará su modelo atómico.

Bibiana García

@dabelbi

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada