Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
7
Inicio Dos gigantes enfrentados: marxismo y darwinismo
21 agosto 2018

Dos gigantes enfrentados: marxismo y darwinismo

Tiempo estimado de lectura Tiempo 7 de lectura

Para elaborar una teoría del materialismo histórico-dialéctico que pudiera explicar e intentar cambiar la historia de la humanidad, Karl Marx (1818-1883) “bebió” de distintas fuentes y contactó con diversos pensadores, economistas, filósofos, políticos etc. Además, para que su teoría también fuese “científica” tuvo en cuenta conocimientos y avances en las diversas ramas de las ciencias de la naturaleza. Y especialmente, las teorías de Darwin (1809-1882).

Sin embargo, la relación de Marx y Darwin no fue sencilla. Dos siglos después del nacimiento de Marx, el análisis actual de las relaciones que tuvo con Darwin no sólo es interesante desde el punto de vista de la historia de la ciencia, sino que también puede contribuir a explicar algunos de los acuerdos y, sobre todo, desacuerdos que ha habido desde entonces entre el marxismo y el darwinismo.

Charles Robert Darwin (1809-1882) / pixabay

El interés científico de Carl Marx: un proceso histórico de cambios

Como es ampliamente conocido el año 1859 Darwin publicó El Origen de las Especies, lo que provocó una enorme reacción en muy diversos sectores de la sociedad, desde la ciencia a la religión. Las ideas recogidas en este texto suscitaron inmediatamente el interés de Karl Marx, que por entonces trataba de revolucionar con su propia obra la sociedad de su tiempo.

Sus comentarios iniciales ponen de manifiesto que Marx está de acuerdo en tener muy en cuenta la tesis de Darwin sobre la evolución de los seres vivos. Así, en una carta del 19 de Diciembre de 1860 dirigida a su amigo y compañero Friedrich Engels, Marx afirma que el libro de Darwin constituye “el fundamento histórico-natural de nuestra concepción”. En otra misiva dirigida al activista Ferdinand Lassalle (16 de Enero de 1861) concluye que “el libro de Darwin es muy importante y me conviene como base de la lucha histórica de clases”. Por lo tanto, Marx estaba de acuerdo con Darwin en que la sociedad, como los seres vivos de la Tierra, es el resultado de procesos históricos de cambio.

Retrato de Karl Marx, 1875. / International Institute of Social History in Amsterdam, Netherlands, John Jabez Edwin Mayall

 

Pero el 18 de Junio de 1862, en otra carta también dirigida a Engels ataca directamente la teoría de Darwin sobre la evolución biológica mediante la actuación de la selección natural actuando a nivel de los individuos por cuanto “aplica a la naturaleza el modelo victoriano social”, se entiende que malthusiano-capitalista y contrario a la lucha de clases que él defiende que ha actuado y debe actuar en la sociedad.

Sin embargo, el principal desacuerdo de Marx con Darwin lo expresa, por ejemplo, en una carta de Agosto de 1866 dirigida a Engels en la que le señala que la obra de un evolucionista francés de la época, Pierre Tremaux, supone un importante avance sobre la de Darwin. Se trata en este caso de un libro titulado “Origen y transformaciones del hombre y de otros seres” que fue publicado en 1865 en el que se defienden dos aspectos de la evolución con los que Darwin no estaba de acuerdo. En primer lugar, se le daba a los grandes cambios un gran papel en la evolución de los seres vivos. Y en segundo lugar, Tremaux defiende que a lo largo de la evolución de los seres vivos se ha producido un aumento del progreso. Marx acoge favorablemente las ideas del francés por cuanto tienen para él más interés para su aplicación histórica y política. Darwin, en cambio, como la mayoría de los evolucionistas de antes y de ahora, pensaba que en la evolución de los seres vivos la mayoría de los cambios son graduales y que no se produce un aumento neto del progreso.

Portada del libro “El origen del hombre”, de Charles Darwin. (Descent of Man, 1871). / Imagen: wikimedia

 

Darwin y las “ideas descabelladas” del marxismo

La opinión de Darwin sobre la obra de Marx la expresó cuando tuvo lugar el único contacto directo demostrado entre ambos. Y es que, a raíz de la publicación en 1873 de la segunda edición del primer volumen de “El Capital”, de Karl Marx, este escribió a Darwin la siguiente nota:

“A Mr. Charles Darwin de parte de su sincero admirador, Karl Marx”.

Naturalmente, esta admiración provenía de la lectura que Marx había hecho de El Origen de las Especies que Darwin había publicado el año 1859. De hecho, en el primer volumen de El Capital Marx cita dos veces a Darwin. Para defender sus argumentos compara el uso de los órganos de los seres vivos explicado por Darwin con el uso de los instrumentos y herramientas tecnológicas por parte del hombre;  Así, Marx concluye que “se debe escribir una historia de la tecnología como la que Darwin ha escrito en el mundo natural sobre la formación de los órganos animales y vegetales”.

“El Capital” de Karl Marx en una edición de 1867 de la Colección Saitzew en la Biblioteca Central de Zurich. / Imagen: Zentralbibliothek Zürich

 

En una carta fechada el 1 de Octubre de 1873, Darwin le contesta agradeciéndole el honor del envío del libro, pero puntualiza que hubiera sido mayor si él entendiera más de la materia, aunque al final le concede que ambos con sus obras luchan por la difusión del saber. De hecho, Darwin no llegó a abrir el libro de Marx y por lo tanto, no lo leyó. En resumen, Darwin fue reticente a relacionarse con él y con las ideas económicas y sociales de Marx. Así lo expresa, por ejemplo, en la carta que el 26 de Diciembre de 1879 escribe al explorador, naturalista y diplomático austriaco Karl von Scherzer en la que le dice que la idea de algunos socialistas alemanes de fusionar el socialismo y la evolución mediante la selección natural le parece una idea descabellada. Y tampoco Darwin apoyó el movimiento llamado “darwinismo social” nacido tras la publicación de El origen del hombre, y que defendía extender a las sociedades humanas la acción de la selección natural y la lucha por la vida de la naturaleza, incluso propugnando drásticas medidas eugenésicas. En este sentido, concluye Darwin en el último capítulo de su otra gran libro publicado en 1871 El origen del hombre (Cap., XXI) que “no es preciso emplear ningún medio para disminuir la proporción natural en la que aumenta la especie humana, aunque este aumento traiga consigo muchos sufrimientos”.

Herbert Spencer, contemporáneo de Darwin, interpretó la selección natural en términos de ‘la supervivencia del más apto’ y lo trasladó al campo de la sociología en lo que se conoce como “darwinismo social”. / Imagen: pixabay

 

La religión: el punto de desencuentro

Un aspecto especialmente destacado en el que Marx y Darwin no estuvieron de acuerdo la religión. Marx expresó claramente su idea contra la religión en el aserto, esquemático pero significativo, de que es “el opio del pueblo”. Y posteriormente la mayoría de los marxistas han secundado esta idea. En cambio, Darwin expresó su opinión contraria a los ataques a la religión en una carta suya que durante gran parte del siglo XX se  ha discutido  si iba o no dirigida a Marx.

Y es que, en el archivo de Marx se ha encontrado una carta de Darwin fechada el 12 de Octubre de 1880 en la que el naturalista rechaza el ofrecimiento que se le había hecho en una carta anterior (supuestamente) de Marx de dedicarle una obra que también se ha pensado que pudiera ser el segundo tomo de su obra cumbre, El Capital, aún sin publicar en esa fecha, y que como el tercer volumen no se publicaría hasta después de la muerte del propio Marx. Pero de esa supuesta carta enviada a Darwin por parte de Marx y de tal ofrecimiento no se han encontrado huellas.

Sin embargo, las investigaciones llevadas a cabo por diversos historiadores han puesto de manifiesto que en realidad la carta de Darwin pudo ser la respuesta a una misiva que sí se ha encontrado y que en esas fechas le dirigió un autor llamado Edward B. Aveling .

Por aquel entonces, Aveling  estaba preparando la publicación de un libro que se llamaría The Student’s Darwin (London: Freethought Publishing Co., 1881.) con argumentaciones contra el cristianismo y el teísmo, y pensó que si Darwin aceptaba participar en la dedicatoria, ganaría fuerza en sus argumentaciones. Darwin rechazó que se le dedicara un libro con esta temática, ya que según él, las argumentaciones directas contra el cristianismo poca mella hacen en el público, y sin embargo, la libertad de expresión se ve más favorecida por las argumentaciones meramente científicas. Por lo tanto, difícilmente su negativa pudo ser a que se le dedicara el segundo tomo de “El Capital”, porque ahí no se realizan tales ataques contra la religión.

Al final, la explicación de porqué apareció la carta de Darwin en el archivo de Marx estriba en que Edward Aveling fue amante de la hija de Marx, Eleonora (Jenny Julia Eleanor) Y ambos fueron los depositarios de su archivo en el que se pudieron mezclar documentos de Marx con los del propio Aveling.

Friedrich Engels, Karl Marx y las hijas de Marx: Jenny Caroline (1844-1883), Jenny Julia Eleanor (1855-1898) y Jenny Laura (1845-1911)/ Imagen: Karl Marx und die Frauen

En la carta de Darwin se ve claramente su negativa a que se le asocie a ataques directos a la religión. Y desde entonces, la mayoría de los darwinistas han estado más de acuerdo en este punto con Darwin que con Marx, con la excepción más destacada en la actualidad de Richard Dawkins. Otra cosa es que Darwin fuese creyente, que no lo era,  como lo demuestra una carta de su puño y letra (24 de Noviembre de 1880) en la que responde a un corresponsal americano llamado F. McDermott que “no cree en la Biblia como revelación divina, ni en Jesucristo como hijo de Dios”. Este documento ha permanecido oculto más de 100 años por petición del propio Darwin, habiendo sido subastada recientemente (el 21 de Septiembre de 2015) en Nueva York por la casa Bonhams  alcanzando la cifra record de casi 200.000 dólares.

Bibliografía

Manuel Ruiz Rejón

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada