Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Códigos que rompen el mito de ser de ciencias o de letras
24 julio 2020

Códigos que rompen el mito de ser de ciencias o de letras

Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

¿Qué personas están más cualificadas para programar y para trabajar con códigos? ¿La gente de letras o de ciencias? Desde el mismo momento en que irrumpieron los primeros ordenadores se asumió que el perfil idóneo era el de un individuo con una mente matemática. Sin embargo, un estudio recientemente publicado obliga a cuestionarse este estereotipo. Aquí lo ponemos a prueba, en la práctica, con estos dos criptogramas.

Pasatiempo 1: Puzzle alfanumérico matemático

Un puzzle alfanumérico es una operación matemática entre palabras de tal forma que para resolverlo hay que identificar qué cifra se oculta bajo cada letra. Cada letra representa una única cifra, y siempre a la misma; además, la primera letra de cada palabra nunca puede representar al 0. Sabiendo esto, encuentra el código que esconde la siguiente suma de matemáticos:

  GALOIS

+ PASCAL

——————- 

LAPLACE

Solución 1

 


Durante siglos se consideró que los mejores codificadores y criptoanalistas eran lingüistas y estudiosos de disciplinas afines. Sin embargo, la invención de la máquina de cifrado Enigma, en la primera mitad del siglo XX; su empleo por parte de las tropas alemanas durante la Segunda Guerra Mundial para codificar sus comunicaciones; y con ello la urgente necesidad de descifrarla para el devenir del conflicto bélico, obligó a cambiar tal percepción.

BBVA-OpenMind-MAteria-Codigos CyL 1-Máquina Enigma, siendo usada en diciembre de 1943, con su doble teclado (que muestra el mensaje codificado según se va tecleando el mensaje original). Fuente: Deutsches Bundesarchiv
Máquina Enigma, siendo usada en diciembre de 1943, con su doble teclado (que muestra el mensaje codificado según se va tecleando el mensaje original). Fuente: Deutsches Bundesarchiv

La Enigma era una máquina de cifrado electromecánica cuyo fundamento era eminentemente matemático: con un núcleo integrado por un juego de discos que rotaban a diferentes velocidades y un cableado interno que intercambiaba una serie de posiciones, su fortaleza e invulnerabilidad residía en la inabarcable cantidad de posibles combinaciones que dicho núcleo permitía.

Y del mismo modo, fueron los matemáticos polacos liderados por Marian Rejewski, primero, y posteriormente los criptonalistas británicos comandados por Alan Turing, quienes consiguieron derrotar a la temible máquina de cifrado nazi. Y no solo eso, sino que lo lograron gracias a la invención de unas maquinas descifradoras igualmente construidas bajo principios matemáticos, las denominadas bombas de Turing; a las que sucedió el imponente Colossus, considerado el primero de los ordenadores electromecánicos.

Así, la irrupción de los ordenadores, y su constante evolución, supuso el inicio de una nueva era en la codificación y decodificación. El tránsito entre la criptografía clásica y la moderna. Y dado que los ordenadores operan con números binarios y que, de hecho, los primeros programas informáticos fueron desarrollados por matemáticos, desde el principio se asumió que los mejores programadores. Los más aptos, eran aquellas personas con una mente (y una formación) matemática; antes que lingüistas y otros expertos en la estructura del lenguaje.

BBVA-OpenMind-Materia-Codigos CyL 2-Imagen de la película 'The Imitation Game', en la que Alan Turing contempla la máquina (Bombe) que usó para descifrar el código enigma de los nazis. Crédito: The Weinstein Company
Imagen de la película ‘The Imitation Game’, en la que Alan Turing contempla la máquina (Bombe) que usó para descifrar el código enigma de los nazis. Crédito: The Weinstein Company

Sin embargo, puede que haya llegado el momento de revisar esta idea. Al menos eso sugiere un reciente estudio realizado por investigadores de la universidad de Washington que ha concluido que a la hora de programar y escribir códigos es mejor tener aptitudes lingüísticas que matemáticas. O dicho de otro modo, que a la gente que se le da bien el lenguaje y los idiomas, tiene una mayor facilidad para programar (y aprender a hacerlo) que aquellos que destacan con los números.

La explicación que esbozan los autores de la investigación es que escribir códigos implica aprender y manejar otro lenguaje, por lo que la habilidad para aprender un nuevo vocabulario y gramática y combinarlos para expresar ideas e intenciones con la mayor claridad posible es primordial. Eso por lo que respecta a escribir códigos, a codificar. ¿Pero sucede lo mismo a la hora de descifrar códigos desconocidos, de decodificar mensajes cifrados? En principio, debería ser así dado que ahora se trata de saber interpretar un conjunto de símbolos y las reglas que siguen para expresar una idea. 

De hecho, el propio Alan Turing ya se anticipó también en este sentido. Cuando tras la invención de sus bombas, el Departamento de Códigos y Letras británico emprendió una campaña de reclutamiento para incorporar nuevos miembros, lo hizo lanzando un desafío anónimo a los lectores del Daily Telegraph consistente en resolver un crucigrama. Y los 25 lectores que contestaron fueron invitados a las instalaciones del Departamento para superar una nueva prueba que, otra vez, consistía en un crucigrama. El motivo es que se entendía que los expertos en jugar con las palabras podían ser asimismo buenos descifradores y complementar a los matemáticos, físicos e ingenieros del equipo de Turing.

Pasatiempo 2

A continuación se presenta un mensaje codificado que el lector tiene que resolver teniendo presente que el código ha sido tecleado por alguien “de letras”, que se gana la vida tecleándolas:

(1,2) (3,2), (1,2)     (9,2), (9,1), (4,3), (3,1), (9,2), (1,2), (3,3), (3,1)

Solución 2

 

Miguel Barral

@migbarral

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada