Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
5
Inicio En busca de soluciones a la crisis mundial de la arena
05 octubre 2021

En busca de soluciones a la crisis mundial de la arena

Tiempo estimado de lectura Tiempo 5 de lectura

En la saga de ciencia ficción Dune, la acción se desarrolla en Arrakis, un planeta desértico envuelto en arena en el que poderosas familias se disputan el control de la extracción de especia, la sustancia más valiosa del universo. En nuestro planeta, dominado por los océanos, se extrae la propia arena. En cierto modo es la sustancia sólida más valiosa de nuestro mundo, ya que nuestros edificios, infraestructuras y gran parte de nuestra tecnología moderna están literalmente construidos con sus granos. 

La arena fundida se utiliza para fabricar la pantalla de cristal que estás viendo ahora mismo, por no hablar de los chips de silicio que alimentan tu dispositivo. La arena se encuentra en la pasta de dientes, la pintura, los cosméticos, la cerámica, las fibras sintéticas y otros muchos productos. La utilizamos para pavimentar nuestras carreteras y aceras, filtrar el agua y limpiar los vertidos de petróleo. Se extraen enormes cantidades de arena para proyectos de recuperación de tierras (en Singapur y Dubái, por ejemplo), para extraer gas de esquisto (fracking) y en las operaciones de alimentación de las playas.

La ferocidad y voracidad con la que nuestra civilización global extrae y consume arena y hace temer que empecemos a quedarnos sin este precioso recurso. Su demanda se prevé que se duplique en las próximas décadas, y la demanda actual de arena ya está devastando los ecosistemas y alimentando la delincuencia organizada y la violencia

BBVA-OpenMind-Material-En busca de soluciones a la crisis mundial de la arena 1 - El ritmo del desarrollo urbanístico del último medio siglo ha provocado un aumento de la demanda global de arena destinada a la construcción. Crédito: Wikimedia
El ritmo del desarrollo urbanístico del último medio siglo ha provocado un aumento de la demanda global de arena destinada a la construcción. Crédito: Wikimedia

Para que la humanidad reduzca su consumo global de áridos —actualmente estimado en 50.000 millones de toneladas al año, el equivalente al peso de 300 elefantes africanos cada segundo— a niveles responsables y haga la transición a un sistema de arena más sostenible, habrá que entender mejor el funcionamiento de ese sistema. Afortunadamente, los investigadores están estudiando el sistema mundial de la arena y buscando soluciones a la creciente crisis.

Desentrañando el sistema global de la arena

Aurora Torres, investigadora postdoctoral de la Universidad Estatal de Michigan y de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica), ha dedicado mucho tiempo y esfuerzo a entender el sistema global de la arena. Ella y sus colegas han publicado recientemente el artículo Sustainability of the global sand system in the Anthropocene, que hace hincapié en la necesidad de tener una perspectiva de gran alcance. Como explicó Torres a OpenMind: “Si sólo nos centramos en los lugares de extracción de arena, obtendremos una imagen incompleta del problema y nuestras soluciones podrían llevar a desplazar el problema a otro lugar. La extracción de arena está impulsada por la demanda de materiales de construcción en zonas urbanas o para proyectos de infraestructuras. Observar toda la red de suministro de arena nos permite obtener una comprensión holística de las tensiones que sufren tanto la naturaleza como las personas a lo largo del tiempo y el espacio e identificar los flujos de suministro más eficientes”.

Como señala el informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medioambiente de 2019 sobre la arena y la sostenibilidad: “La trazabilidad de la arena en las cadenas de suministro dentro del sector de la construcción es extremadamente débil. ¿Cómo podemos tener un consumo responsable sin rastrear y diferenciar las fuentes de arena responsables e irresponsables?” Si no se puede rastrear la arena, no se puede certificar la “arena sostenible”, lo que explica por qué la certificación de la cadena de suministro en el sector de la construcción está todavía en pañales.

BBVA-OpenMind-Material-En busca de soluciones a la crisis mundial de la arena 2 La extracción masiva de arena del lago Poyang y su cuenca ha producido grandes cambios en el ecosistema y su biodiversidad. En la imagen se puede ver la comparación entre 1995 y 2013. Imagen: NASA
La extracción masiva de arena del lago Poyang y su cuenca ha producido grandes cambios en el ecosistema y su biodiversidad. En la imagen se puede ver la comparación entre 1995 y 2013. Imagen: NASA

Una descripción de la característica opaca de la minería de arena en la India fue proporcionada por el periodista Rollo Romig en su artículo del New York Times de 2017 titulado How to Steal a River (Cómo robar un río): “La extracción de arena es ejecutada por un sinfín de pequeños actores independientes, a menudo temporales, que trabajan en gran medida por la noche y en secreto. Y cada paso de la línea de producción está separado del resto: La arena pasa de los excavadores a los camioneros, a los distribuidores y a los constructores, y cada eslabón de la cadena sabe lo menos posible de dónde procede la arena que compra o quién la extrae; por razones obvias, no quieren saberlo”.

La falta de información dificulta la gestión sostenible

Los áridos se dragan del fondo del mar, se extraen de las playas, se sacan de las canteras y se producen a partir de roca triturada, pero la mayor parte de los áridos que alimentan la industria de la construcción en China, India, Bangladesh y otros países en desarrollo se extraen de ríos y lagos, y es aquí donde la falta de información es más evidente. Aunque las imágenes por satélite pueden ayudar a las autoridades a controlar la actividad minera legal y detectar la extracción ilegal, lo que ocurre bajo la superficie del agua queda oculto a la vista, lo que hace imposible cuantificar la cantidad de recursos extraídos ilegalmente y regularla de forma eficaz.

En China, gran parte de la arena utilizada para construir las megaciudades del país procede del lago Poyang, el mayor lago de agua dulce del país y reserva natural nacional. Se han dragado millones de toneladas de arena de las orillas y el lecho de este lago poco profundo desde 2001, cambiando drásticamente su aspecto y devastando su ecosistema.

La extracción de arena sin ningún tipo de regulación se ha convertido en una actividad regular de organizaciones criminales en países en desarrollo. Imagen: India Water Portal

Muchos países cuentan con normas para controlar la extracción de arena, pero a menudo son inútiles y no se aplican. Torres explica que la industria de la arena y los áridos es especialmente difícil de regular porque “está dominada por pequeñas y medianas empresas, y los diez principales productores combinados representan menos del 5% de la producción mundial. De hecho, el sector es en gran medida informal en muchos países, donde la arena se ha extraído tradicionalmente para proyectos de construcción sin necesidad de licencia y pensando que se trata de un recurso infinito”. Esta mentalidad del Salvaje Oeste ha atraído el interés del crimen organizado, que ha llegado a dominar la industria de la extracción de arena en muchos países, sobre todo en la India, donde las mafias de la arena son capaces de burlar las leyes que existen mediante la corrupción, la intimidación y la violencia.

Evitar el consumo innecesario de arena 

Si bien es posible que en algún momento se establezca un nuevo marco legal que permita la cooperación internacional en el comercio mundial de arena, mientras tanto hay que explorar soluciones más activas. El informe de las Naciones Unidas sobre Arena y Sostenibilidad sitúa el evitar el consumo innecesario de arena natural en la construcción a la cabeza de la lista de soluciones disponibles y afirma que la “evitación del consumo irresponsable de arena debe diseñarse en nuestros proyectos de infraestructuras, proyectos de construcción y productos industriales desde el principio”. 

Las medidas enumeradas en el informe incluyen evitar los proyectos de construcción excedentes, como los destinados a la especulación o el prestigio; planificar un crecimiento urbano más compacto; diseñar edificios más ligeros que requieran menos hormigón; sustituir el hormigón en los edificios por materiales tradicionales como la madera u opciones no tradicionales que surjan de la innovación; emplear infraestructuras verdes (como el pavimento permeable) en lugar de infraestructuras construidas; readaptar edificios antiguos en lugar de demolerlos; y diseñar para el desmontaje y la reutilización de los componentes de los edificios.

Utilizar materiales reciclados y alternativos para sustituir la arena natural en la construcción

Se está investigando mucho para encontrar subproductos de residuos de otros procesos que puedan añadirse con seguridad al hormigón para reducir la cantidad de arena natural necesaria, desde residuos de plástico hasta cenizas de incineradoras, cenizas volcánicas, neumáticos triturados, cenizas de combustible de aceite de palma tratadas e incluso cáñamo. Los investigadores alemanes están estudiando si la arena del desierto —cuya forma redondeada la hace inadecuada para el hormigón— puede ser tratada térmicamente para producir material de construcción, un proceso prometedor aunque de alto consumo energético. El reciclaje obligatorio de los residuos de la construcción y la demolición también contribuiría en gran medida a proporcionar una fuente más sostenible de áridos e incentivaría la innovación en la reutilización de dichos materiales.

Una de las soluciones clave para la crisis de la arena pasa por integrar tecnologías y otras soluciones que supongan una alternativa al uso masivo de hormigón en la construcción. Crédito: Stephano Borghi

En última instancia, sin embargo, incluso si logramos reducir nuestro uso de arena eliminando las prácticas de despilfarro, adoptando la innovación tecnológica y desarrollando un sistema de reciclaje en la industria de la construcción, la mosca en la oreja es que el aumento previsto de la demanda de áridos en las próximas décadas debido al crecimiento de nuestras ciudades y a las medidas de mitigación del cambio climático que se nos impondrán está preparado para comerse cualquier mejora en la eficiencia. Como dice Torres, la solución de este problema requerirá “una transformación de la sociedad hacia estilos de vida menos intensivos en materiales, que nade a contracorriente de las tendencias mundiales actuales. El futuro de los recursos de la arena, la naturaleza y las comunidades humanas que dependen directa o indirectamente de ellos está inevitablemente ligado a la dirección que tomemos como sociedad en el Antropoceno”.

Neil Larsen

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada