Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Blackbox, el primer juego de mesa científico
24 diciembre 2016

Blackbox, el primer juego de mesa científico

Innovación | Lógica | Matemáticas
Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

En 1976 el doctor en matemáticas y diseñador de juegos británico, Eric Solomon, inventaba el Blackbox, el primer y posiblemente el único juego de mesa de naturaleza genuinamente científica, inspirado por el trabajo de su compatriota Godfrey N. Hounsfield, que en la década anterior había desarrollado el escáner TAC (de Tomografía Axial Computerizada), logro por el que recibiría el premio Nobel de Medicina de 1979.

En esencia, el funcionamiento del TAC se basa en el bombardeo del cuerpo con haces de rayos X desde muchos ángulos distintos. Rayos que emergen más o menos atenuados tras atravesar el organismo en función de los tejidos que encuentran en su camino. Esa información es medida y, una vez procesada, permite obtener una detallada imagen tridimensional del interior del cuerpo.

El tablero de juego del Blackbox. Crédito: Steve Berry

Basándose en esto, Solomon ideó un juego de mesa en el que el objetivo consiste en determinar la posición de cierto número de átomos ocultos en un tablero mediante el bombardeo del mismo con haces de rayos X y la forma —o mejor, dicho el lugar— en que estos emergen del tablero.

El juego fue comercializado en 1976 por la casa británica Waddingstons Games con notorio éxito, hasta el punto que apenas un año más tarde la multinacional Parker Brothers adquirió los derechos para su venta, hasta convertirse en un clásico de los juegos de mesa. En 2007 la empresa alemana Franjos lanzó una nueva versión, el BlackBox+ con un tablero hexagonal que aumenta la complejidad del juego.

La irrupción de los ordenadores personales a mediados de los 80 y su cada vez más extendido uso como plataforma para juegos propició que el propio Solomon, a la sazón también programador informático, desarrollase una versión para ordenador. En la actualidad existen numerosas páginas webs y aplicaciones que permiten jugar a Blackbox on-line.

¿Cómo se juega? Los haces de rayos X básicamente se pueden comportar de cuatro formas:

  1. Pueden atravesar el tablero sin verse alterados en su trayectoria rectilínea si no pasan cerca de ningún átomo.
  2. Pueden desviarse 90º en su trayectoria si pasan cerca de un átomo (por una casilla que comparte un vértice con la ocupada por el átomo).
  3. Pueden ser absorbidos y no emerger si inciden directamente con un átomo (también si lo alcanzan tras haber sido desviados previamente).
  4. Y pueden ser reflejados justo antes de entrar cuando lo hacen por una casilla adyacente a una ocupada.

En el esquema adjunto los rayos absorbidos se indican con una A, los reflejados con una R. Para los rayos que atraviesan la caja se indica la posición de entrada y salida con el mismo número.

  •  El rayo rojo es desviado por al átomo a.
  • El rayo púrpura es absorbido por el átomo a.
  • El rayo azul es absorbido por el átomo de antes de ser desviado por el b. La absorción prevalece.
  • El rayo marrón es desviado por el átomo a (90º) y por el b (otros 90º) por lo que emerge reflejado por la misma casilla por la que entró.
  • El rayo verde es reflejado en el momento de entrar por el átomo c.

Originalmente fue ideado como un juego de mesa para dos jugadores, con sendos tableros, y donde el ganador es el jugador que precisa menos disparos para cumplir el objetivo. Sin embargo, al igual que sucede con otros juegos con la misma mecánica como el Hundir la flota, también se puede jugar con lápiz y papel.

El Blackbox puede ser convertido en un puzzle o problema lógico como los que se presentan a continuación; y en los que a la vista de la posición de entrada y salida de una serie de haces de rayos X hay que determinar la posición de los átomos ocultos en la cuadrícula.

Primero vemos un ejemplo resuelto, con solo dos átomos:

¿Estás preparado? Ahora te proponemos tres tableros vacíos para que los resuelvas: Encuentra los 4 átomos ocultos.

1.

 2.

3.

 

Soluciones:

Por Miguel Barral para Ventana al Conocimiento

@migbarral

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada