Big Data y la lucha contra el cambio climático

En lo que respecta al cambio climático y al calentamiento global, lo que ignoramos supera con mucho lo que sabemos. Para empeorar aún más las cosas -incluyendo a la actual administración presidencial-, ni siquiera sabemos si la información de la que disponemos es realmente fiable. Tampoco comprendemos de forma cabal cuáles son las soluciones que tienen un carácter “razonable”.

Se trata de un problema global que continúa acumulando riesgos potenciales día tras día, y prácticamente todos los esfuerzos que se han realizado para ralentizarlo o detenerlo por completo apenas han resultado útiles.

Lo que sí sabemos es que se trata de una cuestión que requiere más estudios, lo que implica reunir información y dedicar tiempo. Una forma de acelerar la adquisición de conocimiento, al menos en el escenario actual, consiste en aprovechar las tecnologías de Big Data. Mediante la recopilación de flujos continuos de información y de datos, podemos extraer conocimiento inteligente e ideas susceptibles de ser procesadas que podrían favorecer a nuestra comunidad.

 

Big Data might be the final tool to prevent what Climate Change will cause in our planet / Image: CC0 Public Domain

Big Data podría constituir la herramienta definitiva para evitar lo que provocará el cambio climático en nuestro planeta: el deshielo en el Ártico, inundaciones, el aumento de las temperaturas o la desaparición de especies. / Imagen: CC0 Dominio público

Mediante el uso de Big Data, la información histórica resulta tan valiosa como la información más reciente. Nos permite mapear distintas tendencias y patrones que podemos utilizar para predecir mejor qué ocurrirá en un futuro. Y conocer lo que está por venir implica la existencia de soluciones más viables para gestionar potenciales problemas.

Mapear el pasado, crucial para el futuro

El primer paso para encontrar una solución a cualquier problema, sea grande o pequeño, es tratar de comprender qué sucede en la mayor medida posible. Necesitamos entender el cambio climático en su totalidad, qué está sucediendo en nuestro planeta y qué es lo que está provocando los cambios medioambientales más importantes. Y lo que es más importante: tenemos que entender en qué difiere el mundo de hoy del mundo de ayer y cómo podemos utilizar dicha información para predecir el estado del mundo el día de mañana.

Se crea o no, sistemas como este ya existen desde hace bastante tiempo. La tecnología Landsat de la NASA, por ejemplo, ofrece increíbles imágenes de la superficie terrestre global y nos permite conocer cómo ha cambiado a lo largo de los años. Asimismo, la Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos ha utilizado su vasta colección de datos correspondiente a eventos pasados para mostrar qué cambios se están produciendo en nuestro planeta.

 

 Electricity and heat production are the two most significant factors in greenhouse gas emissions, with agriculture and forestry hot on their heels./ Image: CC0 Public Domain

La electricidad y la calefacción constituyen dos de los factores más significativos que contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero, con la agricultura y el sector forestal pisándoles los talones./ Imagen: CC0 Public Domain

No obstante, para poder hallar soluciones que tengan un impacto importante necesitamos profundizar aún más. Y no hay forma de lograr un progreso real a menos que, como especie, aceptemos la existencia y el riesgo que supone un cambio climático provocado por el ser humano.

Lograr una mayor concienciación

En la actualidad, el uso de Big Data ya supone una gran ayuda a la hora de concienciar y dar a conocer los riesgos a los que nos exponemos. Iniciativas tales como el Reto sobre el cambio climático utilizando Big Data que lanzó la ONU en 2014 son simplemente el comienzo.

Mediante esfuerzos colectivos, la NASA, la EPA de los Estados Unidos y Global Pulse están trabajando para reunir, analizar y compartir datos acerca del tema. Una de las formas más avanzadas para llevar a cabo esta tarea consiste en evaluar redes sociales en busca de diversos análisis y menciones acerca del tema. Resulta posible ver un mapa de Global Pulse  indicando la relevancia de los tuits sobre el cambio climático en todo el mundo. Incluso resulta posible obtener un desglose por tema, incluyendo cuestiones generales, el clima, la política, etc. En esa misma línea, resulta posible contemplar exactamente cuáles son los aspectos del cambio climático que más interesan al público.

 

Click this image to surf the world mal of how we are tweeting about climate change / Image: screenshot of the UN Global Pulse

Haz click en esta imagen para navegar en el mapa mundial de los tweets sobre cambio climático / Imagen: pantallazo de la web del proyecto ONU Global Pulse, http://www.unglobalpulse.net/climate/

Utilizar datos para combatir el cambio climático y comprender mejor la cuestión no es algo novedoso. Pero está claro que tendremos que continuar confiando en la tecnología si queremos marcar la diferencia. En sí mismo, el tema resulta demasiado complejo como para que una sola persona pueda comprender todas sus aristas. De hecho, su simple reconocimiento resulta demasiado complicado para la mayor parte de la gente.

Las herramientas analíticas modernas, los sistemas predictivos, la tecnologías de Big Data y el aprendizaje de máquina jugarán un importante papel en el futuro del cambio climático. Tenemos algunas limitaciones que debemos superar antes de poder dar un gran paso adelante, pero esto sucede cuando se aplica cualquier tecnología en formas nuevas e innovadoras. Esperamos poder vencer dichas dificultades y cambiar el futuro de nuestro planeta para bien.

 

Nathan Sykes

Experto en tecnología financiera, fundador y editor de Finding an Outlet.