Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Así influirá la inteligencia artificial en la mente humana
28 marzo 2017

Así influirá la inteligencia artificial en la mente humana

Futuro | Innovación | Inteligencia artificial | Machine learning | Tecnología
Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

El desarrollo de la inteligencia artificial (IA) es uno de los grandes hitos de los últimos años: ha cambiado nuestra forma de relacionarnos con la tecnología y será la base para la cuarta revolución industrial donde la robótica irá ganando terreno respecto a los humanos. Los coches autónomos y los smartphones, como ejemplos de IA, no solo nos hacen la vida más cómoda, sino que podemos hablar con ellos e interactuar. Los expertos se están planteando cómo influye esta transformación en los procesos mentales y cómo afectará a la vida de los humanos, a su forma de comportarse y a su manera de pensar.

La ciencia ha tenido complicaciones para retratar este fenómeno que avanza a pasos agigantados, pero hay puntos concretos en los que sí se ha llegado a un consenso. Multitud de investigaciones demuestran ya que las interacciones constantes con la tecnología están cambiando nuestro cerebro: influyen en la información que recordamos, en nuestro sentido de la orientación e incluso en las cosas que nos hacen felices.

La inteligencia artificial permitirá a los humanos usar sus cerebros de forma más creativa. Crédito: Pixabay

Nuestros móviles y tabletas se han convertido en sistemas de consulta y almacenamiento de información, lo que nos permite volcar datos en su tarjeta de memoria y olvidarnos de guardarlos en nuestra cabeza. Eso nos ayuda a tenerlos más a mano, pero nos quita la obligación de tener que retener la información. Cada vez que intentamos recordar un dato, la ruta que nos lleva hasta él se fortalece y allana el camino para que volvamos a él en el futuro.

No le preguntes a Siri

Pero si, en lugar de hacer ese esfuerzo, preguntamos a Siri —los asistentes virtuales son una de las apuestas más populares de la inteligencia artificial de los últimos años— no tenemos que hacer ese ejercicio de memoria y los mecanismos de recuperación de la información se van obstruyendo poco a poco. Ya en 2011, un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard puso nombre a este fenómeno y lo llamó Efecto Google. Este síndrome ha provocado que tendamos a olvidar la información o dónde podemos conseguirla.

La influencia de la tecnología inteligente en el sentido de la orientación es otro de los aspectos en los que los expertos se muestran de acuerdo. En lugar de comprobar el mapa y diseñar una ruta antes de salir de casa, la gente empieza a confiar enteramente en los GPS de sus teléfonos móviles. Un estudio reciente desarrollado por el University College de Londres demuestra que el uso de GPS está debilitando la capacidad del cerebro para orientarse y que los navegadores hacen que las áreas cerebrales dedicadas a la orientación espacial y la navegación reduzcan su actividad.

La inteligencia artificial podrá perjudicar nuestro desarrollo cognitivo. Crédito: Pixabay

Estos dos puntos pueden llevar a pensar que la inteligencia artificial va a perjudicar nuestro desarrollo cognitivo. Pero, por otro lado, otras investigaciones han demostrado que la IA permitirá a los humanos usar sus cerebros de forma más creativa, ya que los bots pronto automatizarán las tareas repetitivas que ahora realizan los trabajadores. El desarrollo de la robótica dejará más tiempo libre a los humanos para que lo inviertan en una vida más contemplativa, en ocio y cultura.

Explotar nuestras habilidades humanas

De esta forma, la inteligencia artificial permitirá que desarrollemos más el pensamiento abstracto, la imaginación y la intuición. “La IA nos empujará a acceder a las partes más complejas de nuestras mentes. Cuando el trabajo rutinario sea automatizado, podremos explotar nuestras habilidades más humanas. El futuro de la sociedad se basa en individuos que accedan a un razonamiento superior y puedan utilizar habilidades complejas para resolver problemas”, explica Chris Brauer, profesor de la Universidad de Londres.

Algunos estudios apuntan a que la IA fomentará el desarrollo de todas las capacidades que suponen un valor añadido respecto a las máquinas. También “aumentará la seguridad y optimizará las herramientas de trabajo, pero no podrá reemplazar a la mente humana cuando el juicio y la subjetividad sean el valor diferencial”, asegura Germán de la Fuente, socio director de Deloitte, una de las principales auditoras que recientemente ha introducido la robótica de forma sistemática en la elaboración de informes.

En 2015, las tres habilidades más solicitadas para ocupar un puesto de trabajo fueron la comprensión de problemas complejos, la coordinación con otros y la gestión de equipos, según el estudio The Future of Jobs, presentado el año pasado en el Foro Económico Mundial de Davos. Pero, según ese mismo informe, conforme avanza el desarrollo de la IA cambian las exigencias, y en tres años las empresas darán más importancia al pensamiento crítico y la creatividad.

 María Victoria S. Nadal

@stareatLyra

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada