Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
19
Inicio Un edificio singular y una ciudad polifacética: BBVA Madrid, un lugar de trabajo para el futuro
Artículo del libro Reinventar la empresa en la era digital

Un edificio singular y una ciudad polifacética: BBVA Madrid, un lugar de trabajo para el futuro

Tiempo estimado de lectura Tiempo 19 de lectura
El texto de los arquitectos ganadores del concurso de diseño de la nueva sede del BBVA en Madrid describe los procesos de formulación de ideas urbanas y arquitectónicas que hay detrás del nuevo edificio al que se trasladará el BBVA en 2015. Los autores explican que el proyecto requería encontrar una respuesta muy específica a una situación arquitectónica única y también crear una identidad que fomentara nuevas maneras de trabajo colaborativo. Otra cuestión vital era la incorporación de criterios de sostenibilidad como parte integral del proceso de diseño, desde la volumetría de los edificios hasta los detalles técnicos más pequeños. Herzog & de Meuron detallan una colaboración que puso de manifiesto la madurez, perseverancia y dedicación de todas las partes implicadas; un éxito que ha dado como resultado un edificio verdaderamente sobresaliente que el BBVA podrá considerar su hogar y en el que desarrollará la próxima etapa de su evolución.

¿Por qué ha emprendido el BBVA la tarea compleja y exigente de concentrar a su plantilla en una única sede? ¿Por qué en la era de la globalización y la digitalización ha decidido el banco construir una sede gigantesca cuando la tendencia hoy en día son modelos de trabajo flexibles?

Al igual que otros grupos empresariales internacionales, el banco sigue creyendo que el contacto personal entre empleados y con los clientes es un factor decisivo para el éxito y para ser competitivo.

Además, la arquitectura y la buena calidad del lugar de trabajo deberían ayudar a crear una mayor identificación con la empresa y contribuir a que buenos empleados permanezcan en ella, incluso en un momento en el que la lealtad tiende a considerarse algo del pasado y en el que cambiar de trabajo regularmente es un indicador de éxito personal.

Las reflexiones siguientes tienen como finalidad articular las ideas urbanísticas y arquitectónicas que hay detrás de la nueva sede central del BBVA en Madrid. No es nuestra intención afirmar que este proyecto es un modelo a seguir. Por el contrario, se trata de una respuesta muy específica a una situación única. Consiste en crear una identidad para un lugar que no tiene ni rostro ni historia y dotar de significado a lo que allí ya se encuentra.

¿Dónde estamos? ¿Por qué estamos aquí?

Cuando el BBVA invitó a arquitectos internacionales a que presentaran ideas para un nuevo campus en 2007, sus empleados se encontraban dispersos por distintos puntos del área metropolitana. Las oficinas centrales del banco estaban ubicadas en un rascacielos construido en 1981 por Francisco Javier Sáez de Oiza, ganador de un concurso convocado por el entonces Banco de Bilbao. Está situado en el paseo de la Castellana, el prestigioso eje principal del centro de Madrid, y es uno de los edificios más famosos e interesantes de su época en España. La calidad, e incluso la arquitectura de vanguardia, eran ya por entonces prioridad y esto se quería mantener en la nueva sede.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-El emplazamiento no ofrecía muchos puntos de referencia urbana, ni edificios importantes ni espacios de uso o interés público con los que establecer relaciones. Como consecuencia, desarrollamos el campus de dentro afuera, al tiempo que nos asegurábamos de que resultaba visible desde la autovía
El emplazamiento no ofrecía muchos puntos de referencia urbana, ni edificios importantes ni espacios de uso o interés público con los que establecer relaciones. Como consecuencia, desarrollamos el campus de dentro afuera, al tiempo que nos asegurábamos de que resultaba visible desde la autovía

Era necesario encontrar un terreno que estuviera dentro de los límites de Madrid y cuyo tamaño diera cabida a seis mil puestos de trabajo. El banco encontró un solar adecuado cerca del aeropuerto. Estaba rodeado de carreteras, en Las Tablas, una de las muchas áreas de expansión urbanística alrededor del área metropolitana resultantes del auge económico y de la burbuja inmobiliaria que lo acompañó.

Pero no era un solar vacío: se estaba construyendo el parque industrial Foresta, diseñado por Jorge Beroiz. Lo conformaban ocho edificios de tres plantas, alguno de los cuales ya tenían la fachada montada. Los edificios, todos del mismo estilo y con la misma estructura, eran de naturaleza especulativa y habían sido construidos para su venta o alquiler a distintas empresas. En términos urbanísticos, eran bloques aislados separados por calles.

Uno de los requisitos clave del concurso era incorporar en una primera fase una parte importante de estas edificaciones. Estas deberían estar listas para ser ocupadas antes de las de nueva construcción.

Para los empleados del BBVA, el nuevo campus de la empresa significaba abandonar la ciudad tradicional de uso mixto y trasladarse a un lugar monofuncional, artificial y creado ex profeso, sin historia. En las bases del concurso, el banco incluyó especificaciones no solo cuantitativas, también cualitativas; son las siguientes:

  • Se creará para la nueva sede del BBVA, un complejo hecho a medida, de excepcional calidad arquitectónica y de carácter representativo. Deberá tener el potencial de convertirse en un hito urbano.
  • El desafío específico son los edificios existentes. Tienen que ser modificados de manera que se integren en el conjunto del complejo.
  • La estructura de los edificios ha de ser clara y racional para asegurar su sostenibilidad económica. La eficiencia y flexibilidad del diseño son prioritarias. Debe ser posible alquilar o vender parte de los edificios individuales.

El concepto

El emplazamiento no ofrecía muchos puntos de referencia urbana, ni edificios importantes ni espacios de uso o interés público con los que establecer relaciones. El verdadero «factor público» era la autopista, por la que cada día circulan unos sesenta mil vehículos. Como consecuencia, desarrollamos el campus de dentro afuera, al tiempo que nos asegurábamos de que resultaba visible desde la autovía.

Creamos una ciudad gobernada por reglas y excepciones. Las reglas definen el tipo de lugar de trabajo, el tamaño de los edificios, la manera en que se interrelacionan, la lógica de la circulación y, por tanto, también la orientación. Las excepciones corresponden a las zonas comunes: salas de reuniones centrales, restaurantes, cafés, áreas de recepción, etcétera, que, en una ciudad de verdad, corresponderían a colegios e iglesias, cines y museos. Las reglas con sus excepciones dieron como resultado diversidad de espacios y sensaciones sin necesidad de ser creativos por el mero hecho de serlo.

Integrar los edificios existentes fue uno de los retos mayores y más estimulantes. Al contrario que otros proyectos, en los que se preservan estructuras existentes, estos edificios no tenían ni valor histórico ni eran extraordinarios desde el punto de vista tecnológico. Eran, sencillamente, una materia que habría sido irresponsable destruir.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-En la plaza se unen las ciudades «vieja» y «nueva». Su forma es similar a la del edificio en altura
En la plaza se unen las ciudades «vieja» y «nueva». Su forma es similar a la del edificio en altura

También queríamos dar una respuesta arquitectónica al clima y a la cultura de España. Interpretamos las tipologías urbanas y nos inspiramos en geometrías de los jardines árabes y en la maestría con la que en su momento configuraron un tejido entre el mundo natural y el construido. Los elementos más importantes del diseño, tal y como se formularon en el concurso, fueron los siguientes:

  • Una disposición lineal de edificios de tres plantas, repetitivos a simple vista, ocupa el emplazamiento en su totalidad como una alfombra entretejida por callejuelas y jardines. Los edificios ya existentes forman parte de este tejido de baja altura en el que se sitúan la mayoría de los puestos de trabajo.
  • La estructura se recorta en un punto para crear una plaza central. Es el centro del complejo, con servicios como cafeterías, restaurantes y salas de reuniones centrales. Tiene la forma de un círculo dibujado a mano alzada.
  • Un edificio en altura situado en la plaza hace al nuevo campus visible para los conductores que pasan por ahí e inscribe al BBVA en el horizonte urbano de Madrid.
    Tiene aproximadamente la misma forma que la plaza y también sirve de punto de orientación dentro de la ciudad.

Una alfombra de edificios, callejuelas y jardines

Los edificios de baja altura suponen el 83% de la superficie. Se rigen por las siguientes reglas básicas:

  • Los empleados pueden caminar por el campus para acceder a sus puestos de trabajo. Las calles, las plazas, los jardines, las callejuelas y las escaleras son lugares de encuentro; los ascensores no.
  • Los edificios son estrechos. La abundante luz natural crea un atmósfera agradable con el beneficio añadido de ahorro en iluminación artificial y en consumo energético. Los espacios relativamente pequeños crean un entorno más personal, a diferencia de las oficinas de planta libre tradicionales.
  • Amplias fachadas transparentes facilitan la conexión visual entre los edificios. Los espacios interiores y exteriores se solapan; el límite entre ellos se difumina.
  • Se puede mirar a través del complejo desde un extremo hasta el otro. Esto genera ambivalencia: ¿se trata de un único edificio o de varios individuales?
  • Los edificios existentes se parecen a los nuevos. Los lugares de trabajo deben ser similares para todos los empleados, tanto en la parte «vieja» como en la parte nueva de la ciudad.
  • La sección de los edificios sigue la topografía, aunque hay un garaje subterráneo. Las alas, algunas muy largas, están divididas en secciones más cortas y escalonadas. El final de cada callejuela continúa sin fisuras en el paisaje (urbano) circundante.
  • El entorno natural es un elemento integral de la arquitectura y del lugar de trabajo. Jardines lineales discurren en paralelo a los edificios alargados. Diferentes especies de árboles y plantas facilitan la orientación. El agua recogida en azoteas y jardines se almacena en una cisterna central cerca del edificio en altura y, desde allí, se distribuye para regar los jardines.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Plano Proyecto

Ya en la presentación oral de nuestra candidatura al concurso, el jurado nos preguntó si la textura de esta alfombra de edificios de baja altura podría repensarse. Es interesante señalar que el rediseño de las estructuras existentes en la «ciudad vieja» dio como resultado unas callejuelas de las mismas dimensiones que las callejuelas que formaban parte de la propuesta original para la parte nueva de la ciudad. Estos edificios están ya en uso, y a la gente parece gustarle el ambiente en las calles, la sensación urbana y también las condiciones lumínicas en sus oficinas. Nos complace que este concepto original se haya hecho visible en la parte vieja de la ciudad y será interesante comparar las distintas escalas de calles, callejuelas y jardines a través de todo el complejo. Las variaciones pueden ser enriquecedoras.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Los forjados de los edificios siguen la topografía del terreno. Algunas de las alas son muy largas, por lo que se han dividido en secciones más cortas y escalonadas
Los forjados de los edificios siguen la topografía del terreno. Algunas de las alas son muy largas, por lo que se han dividido en secciones más cortas y escalonadas

La plaza

Hay un lugar en la ciudad en el que todos se encuentran: la plaza. Su forma simboliza comunidad; es una especie de plaza de toros, en cuyo suelo arenoso se plantarán ciento cuarenta y cinco árboles. Las pasarelas que rodean la plaza unen los edificios de la ciudad horizontal entre sí y con el edificio en altura. Es una coincidencia que las dimensiones de la plaza (unos 100 metros de diámetro) sean las mismas que las de la plaza de toros de Las Ventas en Madrid.

También hemos adoptado otro elemento tradicional de la planificación urbanística española al recortar una forma geométrica del tejido urbano existente. Este tipo de plazas se pueden encontrar tanto en grandes como en pequeñas ciudades por toda España, y a menudo reciben el nombre de Plaza Mayor, como la de Madrid, cuyo tamaño es, además, comparable al de la plaza del BBVA.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Plaza de toros, plaza mayor: similitudes

Puesto que el círculo de la plaza está ligeramente distorsionado, como si se hubiera dibujado a mano alzada, el espacio es menos monumental que si se tratara de un círculo perfecto. Es similar a la forma que se crea cuando un grupo de gente se congrega alrededor de una hoguera.

El edificio en altura divide la plaza en dos: la planta baja de la torre es un espacio exterior, una especie de soportal que enlaza los «tendidos» de sol y de sombra de la plaza.

El edificio en altura

El edificio en altura solo mide 12 metros de profundidad; es tan estrecho como la altura de los edificios de la alfombra. Su forma es más o menos igual que la de la plaza, la arena, y por tanto da la impresión de haber sido recortada de la alfombra y alzada.

Esta forma «excéntrica» desconcierta y fascina a la vez; tiene algo ambivalente. Amenaza con alejarse rodando o incluso con volcar; es precaria y quizá imponga. Sin embargo, los suaves contornos y la transparencia del edificio también lo hacen frágil y delicado.

El edificio en altura acentúa la visibilidad del banco desde el mundo exterior y ayuda a orientarse dentro del complejo. Resulta visible desde casi cualquier punto y, por consiguiente, señala el emplazamiento de la plaza central. No solo domina el complejo, también sirve de ancla. Alguien comentó recientemente que recuerda a la iglesia del pueblo.

Junto con el edificio en altura, los brise-soleils son el rasgo más definitorio de la imagen de la nueva sede del BBVA

La organización interior es sencilla, gobernada por la forma esbelta del edificio: un núcleo central con ascensores y servicios, con un espacio a la derecha y la izquierda, destinados, idealmente, a espacios de trabajo abiertos. No es común poder mirar hacia fuera simultáneamente a través de las dos fachadas opuestas de un edificio en altura.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-La torre acentúa la visibilidad exterior del BBVA. Sus suaves contornos y su transparencia le dan un aspecto frágil y delicado
La torre acentúa la visibilidad exterior del BBVA. Sus suaves contornos y su transparencia le dan un aspecto frágil y delicado

Estos espacios ofrecen vistas espectaculares de la ciudad y también de la sierra y están destinados a diferentes usos, desde espacios de trabajo hasta zonas comunes. Herzog & de Meuron diseñó una parte de los interiores del edificio en altura.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-La forma de la torre coincide más o menos con la de la plaza. Es como si hubiera sido cortada de la «alfombra» y alzada
La forma de la torre coincide más o menos con la de la plaza. Es como si hubiera sido cortada de la «alfombra» y alzada

Las escaleras de emergencia siguen la silueta curva del edificio, minimizando el tamaño del núcleo. Hasta más adelante no fuimos conscientes de lo espectaculares que serían estos espacios.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Las escaleras de emergencia siguen la curva de las fachadas a lo largo del contorno del edificio
Las escaleras de emergencia siguen la curva de las fachadas a lo largo del contorno del edificio

Al principio, el edificio en altura estaba alineado con las alas horizontales. Después de considerar el diseño de la fachada y de realizar los estudios solares, nos dimos cuenta de que la torre debía estar orientada al sur. Puesto que al sur el sol está más alto, un alero de dos metros proporciona sombra suficiente en las plantas de oficinas de tipo estándar sin necesidad de instalar elementos de protección solar. La colocación de parasoles (brise-soleils) fijos como los de los edificios horizontales habría obstaculizado las vistas desde arriba. Mecanismos o elementos móviles exteriores no son recomendables en un edificio en altura debido al mantenimiento que exigen. La fachada norte no precisa protección solar exterior, basta con un pequeño voladizo de una profundidad que permita la limpieza de la fachada. La nueva orientación del edificio en altura asegura transparencia de suelo a techo y el máximo de vistas espectaculares.

La orientación adecuada del edificio permitió un ahorro considerable en costes de construcción y consumo energético. Es interesante destacar que, como ocurre a menudo, esta decisión «razonable» trajo consigo otras mejoras. Alineamos el acceso con la torre y lo desplazamos al extremo noroccidental, con lo que el impacto visual es mayor que si se accediera a él desde una de las múltiples calles longitudinales. En un segundo paso, acercamos la torre a la entrada de manera que estuviera en contacto con el llamado «anillo» que rodea la plaza a modo de espacio exterior en la primera planta.

Por último, al desviarse de la retícula geométrica general, la nueva orientación de la torre la hace más visible desde el interior del complejo, lo que acentúa su singularidad.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-La torre solo tiene 12 metros de profundidad, su anchura equivale a la altura de los edificios horizontales
La torre solo tiene 12 metros de profundidad, su anchura equivale a la altura de los edificios horizontales

Afinidad entre estructuras nuevas y existentes

En el diseño que presentamos a concurso recortamos patios alargados en los edificios existentes para interconectar los diferentes edificios. En la fase siguiente nos dimos cuenta de que reducir el volumen de los edificios no bastaba. La relación entre las estructuras previas y la alfombra de edificios nuevos no era convincente. Además, para satisfacer el requerimiento del banco de completar más áreas de oficinas en la primera fase de construcción, llenamos varios espacios que había ya entre los edificios existentes. A consecuencia de ello se eliminó un gran patio semicircular que habría sido un elemento geométrico disonante entre las zonas nueva y vieja de la ciudad. El relleno de espacios también dio como resultado una vía de paso principal e identificable por la que se accede a todos los edificios existentes y los conecta con la plaza principal. Se convirtió en la calle más larga y estrecha de la ciudad.

La orientación de la torre asegura transparencia en toda su altura y el máximo de vistas espectaculares

Una vez «engullidas» las antiguas estructuras, la primera fase de construcción originó un tejido de edificios y calles lineales semejante al de los nuevos edificios. La fusión de lo viejo y lo nuevo generó transiciones espaciales muy interesantes tanto en planta como en alzado: surgieron irregularidades. Por ejemplo, algunos de los edificios presentaban geometrías diagonales que generaron dos pliegues en la calle principal, a la que empezamos a referirnos en el estudio como «Broadway». Los edificios existentes se situaban escalonados en el terreno; no estaban todos a la misma altura porque en un principio habían sido diseñados como edificios de oficinas exentos. Como resultado se tiene la sensación natural de calles y patios en pendiente.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-10

La necesidad de unir las partes sueltas, la superposición de las estructuras irregulares existentes con el orden cartesiano de los nuevos edificios y la gran densidad de la primera fase de construcción que generó callejuelas estrechas fueron todos ellos factores que convergieron para dotar a esta parte del complejo de un carácter distintivo. Incluso se podría decir que posee cierto aire de ciudad medieval, con sus calles angostas y serpenteantes y ocasionalmente sin salida. Por contraste, la ciudad nueva hacia el oeste se caracteriza por una clara geometría racional, repetición y abundante luz.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-11

Para la primera fase fue necesario diseñar dos salas de grandes proporciones en las que la altura estándar de las oficinas existentes no bastaba: la sala de tesorería y el comedor. En consecuencia, tuvimos que retirar algunos forjados de los edificios existentes e intentamos establecer una relación visual entre los interiores, las callejuelas lineales y los patios exteriores. Estos dos espacios, concurridos por muchas personas al mismo tiempo, son excepciones en el entramado de alas de oficinas, que son todas de un tamaño similar. Son como plazas interiores y constituyen puntos de orientación útiles.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-El límite entre espacio interior y exterior es difuso. Plaza de la ciudad «vieja»
El límite entre espacio interior y exterior es difuso. Plaza de la ciudad «vieja»

Sostenibilidad

Para abordar este tema en profundidad necesitaríamos un ensayo monográfico. No obstante, ofrecemos un breve resumen. Aparte de la reutilización de las estructuras previas, el complejo en su totalidad se basó en los principios de la «arquitectura pasiva». Esto significa incorporar los criterios de sostenibilidad como parte integral del proceso de diseño, lo que afecta a cada decisión, desde la composición de los edificios hasta los detalles técnicos. El objetivo es, en primer lugar, reducir el consumo de energía y, a continuación, cubrir las necesidades restantes con recursos sostenibles. Las principales medidas adoptadas han sido la rigurosa protección solar, la gestión del agua y los sistemas de bajo consumo de energía —es el complejo más grande de Europa iluminado únicamente con tecnología LED—. Nuestro objetivo es cumplir los requerimientos del certificado oro del sistema de calificación LEED.

Hormigón al desnudo, arquitectura para el sur

Los edificios existentes eran el principal punto de partida para diseñar las fachadas del nuevo complejo. No tenía demasiado sentido retirar su revestimiento económico y estándar y sustituirlo por otro más «bonito» o de mayor calidad. Lo que queríamos era, mediante distinciones sutiles, transmitir que algunos de los edificios eran renovados y otros completamente nuevos. Para ello, trasladamos todo el acristalamiento al interior y dejamos los soportes y losas de hormigón en el exterior. Con esto quedó al «desnudo» la estructura de los edificios existentes. Aunque no fue nunca parte del plan inicial.

En los edificios nuevos, tanto en la torre como en los edificios horizontales, aplicamos la misma estrategia de dejar al descubierto soportes y losas en el exterior. Siempre que fue posible, también hicimos uso estructural y funcional de los elementos de hormigón externos. Las vigas de cuelgue invertido, que recorren toda la fachada en las alas horizontales y alrededor de la plaza, permiten que los vanos entre pilares sean más amplios. Estas vigas hacen simultáneamente las veces de bancos, mientras que los voladizos pueden usarse como balcones y pasajes entre edificios, con lo que la arquitectura cobra vida en el sentido literal del término. Los elementos estructurales tridimensionales del exterior también ayudan a la protección solar. Proyectan sombras y capturan la luz del sol; crean contrastes de un modo que no habría sido posible con una fachada de vidrio enrasado o una fachada de metal.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Estructura remodelada en la «ciudad vieja»
Estructura remodelada en la «ciudad vieja»

El lenguaje escultórico del hormigón, muy arraigado en la arquitectura de todo el mundo desde el primer modernismo, nos parece que su uso es especialmente apropiado para el clima caluroso de la latitud sur.

En el edificio en altura, los voladizos establecen una afinidad con el diseño de los edificios horizontales y le confieren una apariencia inacabada. En contraste con los edificios de la «alfombra», el acristalamiento se encuentra en la cara exterior de los pilares. Como resultado, desde el interior de las plantas estándar no se aprecian las carpinterías de fachada. Los grandes paños de vidrio, que ofrecen vistas espectaculares de Madrid, están enmarcados en soportes de hormigón sin revestimiento. De esta manera, el carácter desnudo del edificio también es perceptible desde su interior.

El contorno del edificio en altura, lo que sería «el anillo», está revestido de paneles de aluminio. Esta capa acaba antes de tocar el suelo. En las plantas inferiores, dicho anillo queda al descubierto y se funde con los caminos horizontales que rodean la plaza y con la rampa situada frente a la entrada principal.

Velado al exterior, transparente al interior

A lo largo de la fachada exterior de la ciudad nueva, entre las losas horizontales de hormigón, se han insertado brise-soleils de diferentes tamaños. Estos elementos fijos y de una planta de altura se han usado tanto en las estructuras nuevas como en las existentes, uniendo así lo viejo y lo nuevo y confiriendo unidad al conjunto. Esta solución sería comparable a una cerca de listones que rodeara toda la ciudad, como en tiempos medievales. En algunos puntos, las lamas se interrumpen para crear puertas de acceso a la ciudad del BBVA. Desde el punto de vista ambiental, las lamas bloquean el sol y reducen la necesidad de aire acondicionado. Su forma distintiva se consiguió tras prolongados estudios destinados a establecer el equilibrio óptimo entre protección solar, luz natural y vistas. Su ángulo, en relación con la fachada acristalada, varía según la orientación de esta y la trayectoria solar.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Diseñar las lamas fue crucial para el desarrollo del proyecto después del concurso. Empezamos trabajando con paneles rectangulares sencillos
Diseñar las lamas fue crucial para el desarrollo del proyecto después del concurso. Empezamos trabajando con paneles rectangulares sencillos

Los brise-soleils están hechos de fibra de vidrio. El peso del hormigón habría añadido una carga excesiva en la estructura y habría sido demasiado costoso. Una vez elegido el material, decidimos que fueran de color blanco, que intensifica la luz natural que proyectan en el interior y resaltan la diferencia de materiales.

Trabajar los brise-soleils fue clave para el desarrollo del proyecto después del concurso. Junto con el edificio en altura, son el rasgo que más define la imagen de la nueva sede del BBVA. Empezamos trabajando con paneles rectangulares sencillos, pero obstruían demasiado las vistas. Entonces, probamos a hacerlos más pequeños en la base para mejorar la visibilidad sin comprometer la protección solar. Antes de llegar a su forma definitiva también estudiamos elementos tridimensionales, pero resultaron demasiado complejos desde el punto de vista técnico y, por tanto, demasiado caros de fabricar. En términos de diseño, es probable que también hubieran sido demasiado invasivos.

Dentro del complejo, estores móviles proporcionan protección solar. Mientras las persianas verticales resguardan las ventanas que dan a los jardines longitudinales más amplios de la ciudad nueva, para las estrechas callejuelas de la «ciudad vieja» se han usado toldos. Estos entoldados horizontales blancos sujetos por cables —similares a los que hay en ciudades como Sevilla— se alternan con plantas trepadoras que reptan por las cuerdas hacia el suelo. El juego entre tela y vegetación aporta ritmo a la iluminación de las callejuelas, pero también era la única manera de incorporar elementos naturales a espacios tan estrechos. No fue posible añadir una capa de tierra sobre el aparcamiento subterráneo para plantar a nivel de suelo.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Estos elementos fijos de una planta de altura se han usado tanto en los edificios nuevas como en las existentes, unificando así lo «viejo» y lo «nuevo»
Estos elementos fijos de una planta de altura se han usado tanto en los edificios nuevas como en las existentes, unificando así lo «viejo» y lo «nuevo»
BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-En todas las zonas de trabajo queríamos generar la sensación de que el complejo es un gran todo. Los diferentes departamentos del banco, aunque están en edificios distintos, forman parte de un todo
En todas las zonas de trabajo queríamos generar la sensación de que el complejo es un gran todo. Los diferentes departamentos del banco, aunque están en edificios distintos, forman parte de un todo

El uso de brise-soleils responde al árido paisaje de Las Tablas, en especial al molesto tráfico de la autopista. Dentro, sin embargo, la protección debería activarse solo cuando la luz del sol entra con fuerza, para asegurar así que los edificios siguen siendo lo más abiertos y transparentes posible, tanto en días claros como nublados.

Por una parte, queríamos maximizar la conexión con el exterior en esta ciudad horizontal ampliando, en la medida de lo posible, la vista hacia los jardines. La vegetación es uno de los factores que contribuyen a la individualidad y contextualización de cada empleado dentro del complejo en su conjunto. La diferencia entre la mesa de trabajo de un empleado y la de su colega reside, entre otras cosas, en la especie de árbol que se ve desde la ventana.

A diferencia de la mayoría de los campus empresariales, formados por edificios independientes sin relación entre sí, la sede del BBVA es al tiempo un gran edificio y una ciudad polifacética

Por otra parte, queríamos generar la sensación, en todos los puestos de trabajo, de que el complejo es un gran todo. Los diferentes departamentos del banco, aunque están en edificios distintos, forman parte de un todo, como las distintas partes de un mismo cuerpo. Describiéndolo desde la perspectiva del usuario, una mujer puede estar sentada durante años en el ala C observando a ese hombre tímido y atractivo del ala D sin hablar jamás con él y aun así ser consciente de que ambos forman parte del mismo conjunto, como vecinos, y no simplemente por trabajar en la misma empresa.

A diferencia de la mayoría de los campus empresariales, formados por edificios independientes sin relación entre sí, la sede del BBVA es simultáneamente un único edificio y una ciudad polifacética. Para nosotros, esta ambigüedad es esencial en el proyecto. Creemos que existe un potencial rico y sugerente en las cosas que no son ni blancas ni negras.

¿Es de verdad una ciudad?

Llevó un tiempo persuadirnos de que participáramos en el concurso para diseñar la nueva sede del BBVA. Éramos reacios por varios motivos: el emplazamiento no parecía ser particularmente atractivo, la incorporación de los edificios de oficinas a medio acabar prometía ser complicada y en ese momento en el estudio estábamos muy ocupados con otros proyectos. Hoy nos damos cuenta de que el gran potencial de este proyecto se reside en la complejidad de los condicionantes iniciales. Es casi sorprendente ver el resultado final y estamos muy agradecidos de que el banco nos insistiese. Ha resultado ser un proyecto muy específico y con gran identidad.

La atmósfera del campus es la de una ciudad nueva: hay callejuelas, calles, plazas y jardines, edificios grandes y pequeños, viejos y nuevos, re­glas y excepciones

La atmósfera del campus es la de una ciudad nueva: hay callejuelas, calles, pla- zas y jardines, edificios grandes y pequeños, viejos y nuevos, reglas y excepciones. Resulta sorprendente experimentar una auténtica sensación de densidad urbana creada por un ligero atasco en la entrada principal en la hora punta. A primera vista, no se percibe que se está en una sede corporativa de una sola empresa.

¿Y si miramos a un futuro lejano? ¿Qué sería de esta ciudad, hecha a medida para el banco, si el BBVA decidiera algún día trasladar su sede a otro lugar? El proyecto permite que en el futuro otra empresa pueda facilmente instalarse en ella. Pero quizá ocurra algo distinto a que el campus simplemente se convierta en sede de otro tipo de servicio. Tal vez, si sus muros se derriban algún día, la ciudad circundante, caracterizada por edificios de gran escala, descubrirá las callejuelas, las plazas y los jardines, y los convertirá en un nuevo centro urbano, en un lugar donde la gente vivirá y trabajará, comerá y dormirá, como sucede por evolución natural con los pequeños pueblos que acaban engullidos por áreas metropolitanas en expansión y a su vez confieren identidad a las ciudades al transformarse en sus núcleos históricos.

Pero volvamos al presente. BBVA inició el traslado a su nueva sede el pasado verano y el resto de empleados de Madrid lo hará el próximo. Cuando los árboles hayan crecido y asentado sus raíces, y los edificios se hayan ido cubriendo de pátina, será entonces cuando la gente empiece a sentirse aquí como en casa. En poco tiempo, lo nuevo ya no lo parecerá tanto. Esperamos que los habitantes tomen pronto posesión de su nueva ciudad, que vivan y trabajen en ella y se olviden de los arquitectos que la construyeron.

BBVA-OpenMind-Reinventar-la-empresa-Herzog-Calle principal de la «ciudad vieja»
Calle principal de la «ciudad vieja»

Unas palabras de agradecimiento

La buena arquitectura no existiría sin un buen cliente. Las muchas personas responsables del proyecto en el BBVA demostraron una gran dedicación y compromiso con este, detallándonos en todo momento sus exigencias, tanto a nosotros como a los otros consultores y contratistas. Asumían la inmensa responsabilidad de asegurar que el producto final tenía, en última instancia, sentido desde el punto de vista funcional, económico, social y ambiental para los miles de empleados que representan, y de mantener al mismo tiempo la identidad de una propuesta que fue evaluada y adjudicada después de un proceso meticuloso y con un jurado cualificado.

Al releer la memoria del proyecto inicialmente presentado a concurso, que diseñamos sin haber tenido un intercambio de ideas previo con el cliente, nos dimos cuenta de que lo que vemos hoy es bastante similar a ese proyecto. Resulta asombroso, dada la dificultad del proceso. Esto no quiere decir que tuviéramos razón o que ganáramos más batallas. Pero sí demuestra la madurez, la perseverancia y la dedicación de todas las partes implicadas. Algo verdaderamente sobresaliente se ha hecho realidad gracias a que las visiones divergentes respecto a detalles siempre se resolvían sin poner en peligro la visión general. Queremos dar las gracias de corazón a TODOS los que participaron por su contribución personal a esta fructífera colaboración.

Citar esta publicación

Publicaciones relacionadas

Descargar Kindle

(2,0 MB)

Descargar EPUB

(5,5 MB)

Descargar PDF

(13,1 MB)
Ver libro 2015 Reinventar la empresa en la era digital
Escuchando
Mute
Cerrar

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada