Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
4
Inicio Arte en la Edad Media: más allá de las escenas religiosas
14 agosto 2014

Arte en la Edad Media: más allá de las escenas religiosas

Arte | Historia | Pintura | Religión
Tiempo estimado de lectura Tiempo 4 de lectura

Cuando uno piensa en la pintura del siglo XV le vienen a la mente imágenes religiosas, vírgenes y escenas bíblicas. Pero no todo el arte durante el final de la Edad Media en Europa era así. Estudios recientes desvelan otro tipo de decoración en las zonas más privadas de edificios religiosos, en las mansiones de familias pudientes e incluso en las casas de los arzobispos de la época. En Francia, se acaba de descubrir un importantísimo ejemplo de este tipo de arte.

1. Escena amorosa

El año pasado, en una casa a punto de ser derruida cerca de Bèziers, un equipo de historiadores encontró una colección de frescos del siglo XV tras los falsos techos del inmueble. Cuando vio todas aquellas muestras de arte entre los cascotes, el responsable del ayuntamiento detuvo la demolición y dejó que los historiadores desvelasen el misterio de aquellas pinturas.

En los últimos años habían sucedido cosas parecidas en otras ciudades francesas. Por ejemplo, en la región de Languedoc-Rousillon, que linda al sur con Cataluña, se descubrieron numerosos frescos de esta época detrás de una capa de pintura blanca que había sido pintada en el siglo XVIII. Pero, ¿por qué querrían los dueños del inmueble tapar unas obras de arte tan espectaculares?

2. El bufón de Capestang

Parte de la explicación se encuentra en los frescos del castillo de Capestang. Allí pueden verse pinturas de demonios cornudos o bufones que se exhiben sin pudor. Las imágenes se mezclan con otras de significado religioso. Otras muestran escenas de la vida cotidiana.

3. Un demonio

“Estas imágenes fueron juzgadas como la expresión de un arte popular poco digno de consideración”, ha explicado el historiador Pierre-Olivier Dittmar en la revista del Consejo Nacional de Investigación de Francia, que ha informado del singular descubrimiento de los nuevos frescos. Por eso fueron tapadas.

4. Otro fresco en la casa del arzobispo

El contenido mundano de algunas imágenes sorprende más aún porque el dueño de Capestang era el mismísimo arzobispo de Narbona. Y aún así, su casa estaba decorada con escenas de amor cortesano, evocaciones de la riqueza y también el mencionado bufón realizando gestos obscenos.

5. Una escena religiosa

Sin embargo no es este el único caso de pinturas licenciosas en entornos religiosos. Por ejemplo, en un presbiterio de Lagrasse hay frescos que representan a los monjes en prostíbulos, como clientes asiduos. ¿Eran imágenes moralizadoras? ¿Se trataba solo de un placer oculto de tener imágenes licenciosas en las partes privadas del edificio? Por ahora es un misterio

6. Una pareja

Gran parte de la pintura de esta época es de temática religiosa, por eso las pinturas descubiertas son tan importantes. Aportan, dicen los historiadores, nuevos datos sobre la vida cotidiana de aquella época y sobre los gustos de la incipiente burguesía a la hora de decorar sus lujosas mansiones. De hecho en varios de los paneles descubiertos pueden verse retratos de parejas ricamente vestidas.

7. Estado de los frescos hallados en Puisserguier, cerca de Bèziers

Muchos de los frescos han tenido que ser rehabilitados. En el caso de la casa cercana a Béziers estaban cubiertos por siglos de polvo y abandono y en otros casos sepultados bajo capas y capas de pintura

8. La casa de Puisserguier donde se hallaron los frescos.

 

 Ventana al Conocimiento

 

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada