Elaborado por Materia para OpenMind Recomendado por Materia
3
Inicio Alessandro Volta, de la corriente en ranas a la pila eléctrica
18 febrero 2018

Alessandro Volta, de la corriente en ranas a la pila eléctrica

Historia
Tiempo estimado de lectura Tiempo 3 de lectura

Condecorado por Napoleón Bonaparte por el invento de la pila eléctrica, el italiano Alessandro Volta (18 de febrero de 1745 – 5 de marzo de 1827) no siempre tuvo a la comunidad internacional a su favor. El físico demostró que no eran los cuerpos de los animales sino el contacto de dos metales lo que producía una corriente eléctrica, algo entonces revolucionario, que desmontaba las teorías anteriores y que provocó fuertes controversias entre los científicos de la época.

Las pilas actuales son una evolución del invento de Volta. Crédito: Peter Miller.

Su vida también empezó saliéndose de los cánones establecidos. Nacido en una familia aristocrática, sus padres se alarmaron porque no empezó a hablar hasta los cuatro años, como recoge el libro Alessandro Volta (1999), de Umberto F. Molteni. Pero esta tardanza no perjudicó a su desarrollo intelectual posterior. Además del italiano, aprendió latín, francés, alemán, inglés, español, holandés, ruso y griego antiguo.

Educado por los jesuitas, tras cursar estudios humanísticos se interesó por la experimentación y con solo dieciocho años mantuvo correspondencia con el físico francés Jean-Antoine Nollet acerca de la atracción eléctrica.

Y en 1775, cuando trabajaba en las Escuelas Reales de Como (Italia), desarrolló su primer invento (o más precisamente, mejoró, dio nombre y popularizó una versión anterior): el electróforo perpetuo, un aparato que, por inducción electrostática, producía una corriente eléctrica continua y que transfería electricidad a otros objetos.

Ilustración del electróforo perpetuo diseñado por Volta. Crédito: Gillard, Leçons de Physique; Éditions Vuibert et Nony.

Interesado también por la química, Volta descubrió que el aire inflamable emanado de los pantanos era en realidad un gas, el metano, que provenía de la materia vegetal y animal en descomposición. El hallazgo le llevó a sustituir el aceite de las lámparas por metano y a crear la lámpara de Volta.

Descarta la electricidad animal

Esos años, el inventor viajó también por Europa y entró en contacto con reconocidos intelectuales de la época como Horace-Bénédict de Saussure o Voltaire. Y en 1778 consiguió la cátedra de física experimental de la Universidad de Pavía (Italia), donde daría clases durante casi treinta años.

En esa época, otro científico italiano, Luigi Galvani, de la Universidad de Bolonia, investigaba lo que denominó electricidad animal. De forma accidental, la pata de una rana muerta que estaba junto a una máquina de electricidad estática se contrajo cuando le rozó la punta de un cuchillo.

A raíz de esto, Galvani realizó experimentos con otros animales y llegó a la conclusión de que las contracciones las producía un fluido eléctrico de los órganos de los animales. Volta quedó asombrado por el descubrimiento, que calificó como maravilloso, pero decidió investigarlo por sí mismo.

La pila voltaica estaba hecha de discos alternativos de cobre y de zinc y capas húmedas. Crédito: GuidoB

Al hacerlo descubrió que en realidad no hacían falta animales para producir esa corriente eléctrica. “Todos estos experimentos no prueban de manera concluyente que exista electricidad animal ya que los órganos permanecen pasivos, mientras que los metales están siempre activos”, afirmó. Lo que hacía falta para originar ese flujo era el contacto entre dos metales.

El hallazgo enfrentó a los dos científicos, a sus universidades y dividió a la comunidad internacional, que finalmente se rendiría ante Volta por su invento más famoso: la pila voltaica. Diseñada en 1799, en ella se sucedían discos conductores de cobre y zinc con una capa húmeda. El contacto entre los metales producía electricidad en forma de chispas.

Napoleón Bonaparte, su gran admirador

La pila se convirtió en la primera fuente continua de corriente eléctrica y fue decisiva en el estudio del electromagnetismo y en el desarrollo de los equipos eléctricos. En 1800, Volta escribe a Joseph Banks, presidente de la Royal Society de Londres (Reino Unido), explicándole su invento.

Alessandro Volta consiguió reconocimiento internacional como inventor de la pila eléctrica. Crédito: Garavaglia Giovita – Gaetano Bonatti/ Edgar Fahs Smith collection.

Validada por la institución británica, la pila rápidamente se conoce en todo el mundo y Napoleón Bonaparte le pide al inventor una demostración en el Instituto Nacional de Ciencias de Francia. Maravillado con el dispositivo, el emperador le nombra conde y senador del Reino de Lombardía. También fue elegido miembro del Instituto Nacional de Ciencias y condecorado como Caballero Comandante de la Legión de Honor.

Tras superar una apoplejía, Volta falleció en su casa de Como rodeado de su esposa y sus dos hijos el 5 de marzo de 1827 a los ochenta y dos años. En su honor, el Congreso Internacional de Electricidad aprobó el voltio como unidad de la fuerza electromotriz y un cráter lunar y un asteroide llevan su apellido.

Laura Chaparro

@laura_chaparro

Publicaciones relacionadas

Comentarios sobre esta publicación

Escribe un comentario aquí…* (Máximo de 500 palabras)
El comentario no puede estar vacío
*Tu comentario será revisado antes de ser publicado
La comprobación captcha debe estar aprobada