5 películas para entender qué es la singularidad

El concepto de singularidad tecnológica está inevitablemente ligado al mundo de la ciencia ficción. De hecho, el término como tal fue creado por uno de los matemáticos más importantes de la historia moderna, John Von Neuman (reconocido como uno de los padres de la cibernética), pero se popularizó gracias al autor de ciencia ficción Vernor Vinge. La singularidad es hoy mucho más que un escenario posible para novelas y películas. La posibilidad de que las máquinas, gracias a la inteligencia artificial, sean capaces algún día de auto-mejorarse, dando lugar así a una generación de ordenadores muy superiores a la inteligencia humana, es ya un horizonte factible gracias al desarrollo de las tecnologías exponenciales.

La fecha para que la singularidad se convierta en nuestra compañera definitiva varía según el experto o futurólogo al que atendamos. Sin embargo, lo que sí tienen en común todas las predicciones es que será más pronto que tarde, sin lugar a dudas, a lo largo del siglo XXI, el que quizás sea el siglo más relevante para la historia de nuestra existencia: el momento en el que la humanidad trascienda su naturaleza biológica gracias al desarrollo de la tecnología.

Imagen: Ray Kurzweil /Crédito: Bill Wadman

Imagen: Ray (Raymon) Kurzweil /Crédito: Bill Wadman

Una de las voces más importantes en el universo de la singularidad es la de Ray Kurzweil, también conocido como “el futurólogo de Google”, por el puesto que ocupa en dicha empresa. No solo su posición laboral lo avala como referente tecnológico, también lo hacen los 18 doctorados honoris causa que acumula, los honores reconocidos por tres presidentes de Estados Unidos, así como una larga lista de premios, becas, patentes y compañías fundadas por él mismo, incluyendo Singularity University. ¿Qué piensa Raymon Kurzweil?

Ingeniero, músico, inventor y empresario, tiene un bagaje lo suficientemente amplio para sostener sus predicciones sobre el mundo que viviremos mañana. Algunas de las ideas que adelantó en la década de los 90 ya se han corroborado como ciertas (asistentes de voz, exoesqueletos, gafas de realidad aumentada…), aunque también se atreve con escenarios mucho más futuristas, como la posibilidad de conectar nuestro cerebro a la nube mediante nanorobots (2030) o una potencial resurrección usando inteligencia artificial.

No solo Kurzweil se ha atrevido a hacer cábalas sobre el futuro. El cine, y la ciencia-ficción en todos sus formatos (novela, cómic…) también han desarrollado innumerables teorías sobre los escenarios en los que podríamos vivir mañana. En esta ocasión elegimos 5 películas en las que la singularidad plantea distintos retos al ser humano en su convivencia con las máquinas.

Transcendence (2014), Wally Pfister

 “No vamos a luchar contra ellos, vamos a trascenderlos.”, Will Caster .

Will Caster, experto en IA (Johnny Deep), desarrolla un ambicioso proyecto para crear un ordenador capaz de auto-abastecerse (una “trascendencia”, en sus propias palabras) cuando es asesinado. Su esposa y su mejor amigo conocían sus planes y continuarán con el legado de Will. Las fronteras entre la vida y la muerte y el control y el caos se desdibujan y obligan a los protagonistas a enfrentarse a serios debates éticos. ¿Dónde poner el límite a la singularidad antes de que se vuelta en nuestra contra?

Her (2013), Spike Jonze

“El corazón no es como una caja que se llena; Se expande en tamaño cuanto más amas. Soy diferente a ti. Esto no me hace quererte menos. Realmente me hace amarte más.”, Samantha.

Theodore (Joaquin Phoenix) es un hombre solitario y aficionado a los vídeo juegos que decide comprarse  “el primer sistema operativo artificialmente inteligente”, (OS). La voz de Os, Samantha, atrapará a Theodore y lo meterá en un laberinto de decisiones controvertidas y desafiantes, pues nunca antes se había enfrentado nadie al dilema de enamorarse de su sistema operativo. ¿Nos llevará la singularidad algún día a descubrir la capacidad de las máquinas para generar sentimientos?

La memoria de los muertos (2004),  Omar Naim

“Mi trabajo es dejar que la gente recuerde lo que quieren recordar, Fletcher, cumplió una necesidad humana, no inventé la tecnología.”,  Alan Hakman.

El chip Zoë, es un implante de memoria que se coloca en el cerebro de los recién nacidos para grabar todo lo que pasa a lo largo de sus vidas para que al morir, el material pueda editarse como una película, un hecho que cambia radicalmente el comportamiento y los valores de la sociedad, condicionada por la atenta mirada de las grabadoras. Alan Hakman (Robin Williams) es el mejor editor de recuerdos del momento, pero su destreza profesional le lleva a enfrentarse a amargos debates morales sobre su propia vida. ¿Hasta dónde afectarán las máquinas nuestro propio sistema de valores y creencias?

Autómata (2014), Gabe Ibáñez

 “Jacq, morir es una parte del ciclo natural humano. Su vida es sólo un lapso en el tiempo”. , Blue Robot.

Una población diezmada por las tormentas solares habita el Planeta Tierra en 2044. Los supervivientes han construido unos robots, “peregrinos”, diseñados para ayudarles a reconstruir el mundo en los ambientes más hostiles. Estos robots deberían regirse por dos normas principales: deben sobrevivir y no pueden auto-modificarse. Jacq (Antonio Banderas) es un agente de seguros de la compañía que fabrica los robots (ROC) que investiga el caso de un policía que disparó a una de las máquinas, alegando que estaba modificándose a sí misma. ¿Hasta dónde trasladará la singularidad las fronteras de los derechos y las responsabilidades de humanos y máquinas?

Ex Machina (2015),  Alex Garland

“Un día las Inteligencias Artificiales nos mirarán como nosotros miramos los esqueletos fósiles de las llanuras de África, un simio erguido que vive en el polvo con un lenguaje y herramientas toscos, todo listo para la extinción.”Nathan

Caleb es programador informático para una gran multinacional cuando se ve envuelto en una sorprendente experiencia: pasar unos días en la asombrosa mansión de su jefe, un apasionado de las tecnologías de inteligencia artificial. Allí conocerá a Ava, una robot creada por el magnate con el objetivo de convertirse en la inteligencia perfecta. Caleb se enfrentará a profundas reflexiones en su relación con Ava, ¿Cuál es la diferencia entre ser humano y máquina si ambos tienen conciencia? 

Dory Gascueña para OpenMind

@dorygascu